Vacunas

1/05/2016

image_pdfimage_print

En el año 1948 se autorizó en Estados Unidos una vacuna antiparotidítica inactivada, utilizada entre 1950 y 1978, inducía inmunidad a corto plazo con una eficacia protectora baja. Desde entonces, en Japón, la antigua Unión Soviética, Suiza y los Estados Unidos se han perfeccionado vacunas vivas atenuadas.

En España, en un principio, se utilizaron como cepas vacunales de parotiditis la Jeryl-Lynn y la Urabe. A partir de 1992 se retiró la cepa Urabe por sus efectos secundarios y se fue incorporando gradualmente en las distintas Comunidades Autónomas la cepa Jeryl-Lynn, junto con la Rubini. La vacuna Rubini se administró de forma variable, durante los años 1993-1999, en la mayoría de las Comunidades Autónomas. A finales de 1998 se produjo un brote de parotiditis en dos ciudades españolas, Almoradí (Valencia) y Manacor (Baleares) afectando sobre todo a niños de entre dos y cinco años, de los que el 93 % estaban vacunados, la mayoría con la vacuna de parotiditis que contenía la cepa Rubini 1. El estudio de los brotes puso en evidencia la baja efectividad de la vacuna con cepa Rubini, lo que llevó a las autoridades sanitarias, a partir del año 1999, a restringir el uso de dicha vacuna a niños con alergia a algunos de los componentes de la Jeryl-Lynn. Así mismo, recomendó asegurar que todos los niños recibieran, al menos, una dosis de vacuna con una cepa vacunal distinta de la Rubini.

Actualmente las vacunas autorizadas de virus vivos atenuados contra la parotiditis están combinadas junto con el componente del sarampión y la rubéola: la vacuna combinada triple vírica frente al sarampión, la rubeola y la parotiditis (SRP).

En España, la vacuna triple vírica se introdujo en 1981 en el calendario de vacunación a los 15 meses de edad.

En 1995 se añadió una segunda dosis de vacuna triple vírica a los 11 años de edad. En 1999 esta segunda dosis se adelantó a los 3-6 años y se mantuvo la dosis de los 11 años hasta que todas las cohortes entre los 3 y los 11 años tuvieran la oportunidad de haber sido vacunadas.

La estrategia conjunta de eliminar sarampión, rubéola y parotiditis exige alcanzar y mantener, a nivel local y nacional, coberturas de vacunación con la primera y segunda dosis de triple vírica iguales o superiores al 95%.

Como se puede observar en la tabla siguiente, la cobertura de vacunación con vacuna triple vírica con la primera dosis a nivel nacional supera el 95%. En cambio, la cobertura con la segunda dosis es inferior a éste porcentaje, aunque se observa un ligero incremento en los últimos años.

Porcentaje de coberturas de vacunación frente a sarampión-rubéola-parotiditis (SRP)

Total Nacional, 2004-2014.

2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014
Triple Vírica: Sarampión, Rubéola y Parotiditis (SRP)
Primera dosis: niños de 1 a 2 años meses 97,3 96,8 96,9 97,2 97,6 97,4 95,5 96,8 97,1 95,3 96,1
Segunda dosis: niños de 3 a 6 años 92,7 91,6 94,1 95,0 94,4 90,4 92,3 91,3 90,3 90,7 93,0

Fuente: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Actualmente hay 2 vacunas trivalentes autorizadas y 2 tetravalentes de virus vivos:

PRIORIX®, del laboratorio Glaxosmithkline, S.A. Vacuna del sarampión, la parotiditis y la rubeola (virus vivos atenuados).

M-M-RVAXPRO®, del laboratorio Sanofi Pasteur MSD SNC. Vacuna del sarampión, la parotiditis y la rubeola (virus vivos atenuados).

PROQUAD®, del laboratorio Sanofi Pasteur MSD SNC. Vacuna del sarampión, la parotiditis, la rubeola y la varicela (vivos, atenuados). No comercializada en España.

PRIORIX TETRA®, del laboratorio Glaxosmithkline, S.A. Vacuna del sarampión, la parotiditis, la rubeola y la varicela (virus vivos atenuados). No comercializada en España.

Cualquiera de los 4 preparados está indicado para la vacunación simultánea contra el sarampión, la rubeola y la parotiditis. En el caso de los preparados PROQUAD® y PRIORIX tetra® se incluye también la inmunización contra la varicela. Aunque está autorizado su uso, no están comercializadas en España.

* En caso de brote o viaje a una zona endémica. ** Actualmente la dosis de refuerzo está recomendada a los 3-4 años de edad

Fuente: Agencia española del medicamento y productos sanitarios

Estas vacunas, producidas en embrión de pollo, pueden contener neomicina, sorbitol, lactosa, gelatina entre otros excipientes y varían en función del preparado comercial. La vacuna puede administrarse con seguridad a personas con alergia al huevo.

Está indicada su administración a partir de los 12 meses de edad siguiendo las recomendaciones del calendario común de vacunación español, por vía subcutánea y en la zona antero lateral del muslo o la zona deltoidea en función de la edad.

En situaciones especiales de riesgo se puede vacunar a niños a partir de los 6 meses de edad teniendo en cuenta que posteriormente habrá que administrar las dosis recomendadas en el calendario.

Pautas de vacunación

La vacuna combinada SRP se administra en dos dosis.

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud en el calendario común de vacunación infantil español recomienda administrar la primera dosis a los 12 meses de edad y la segunda entre los 3-4 años. Esta dosis se puede aplicar antes si se respeta el periodo mínimo de 1 mes entre dosis.

En el caso de tener que aplicar calendarios de rescate, tanto en niños como en adultos, se recomienda aplicar las dos dosis separadas al menos de 1 mes.

Indicaciones de esta vacuna

La OMS recomienda la inmunización frente a sarampión, parotiditis y rubéola en todos los niños y adultos susceptibles.

La vacunación sistemática del 95% de la población susceptible, impediría la circulación del virus generando inmunidad de grupo.

Niños

En España, se recomienda la vacunación sistemática de todos los niños a partir de los 12 meses que es la edad más temprana en la que el sistema inmune es lo bastante maduro como para que se consiga una buena respuesta de anticuerpos, sin que interfieran los anticuerpos maternos que llegan al recién nacido a través de la placenta.

En los niños mayores de 12 meses no vacunados previamente han de recibir la primera dosis lo antes posible y una segunda dosis, dejando 1 mes entre ambas como mínimo o adaptandola a la segunda dosis planteada en calendario.

Adultos

Se recomienda la vacunación de todas aquellas personas adultas, nacidas con posterioridad al año 1966, sin historia demostrada de haber padecido la enfermedad o sin antecedentes de vacunación.

Se debe evitar el embarazo hasta un mes después de la vacunación.

Viajeros

Existe un mayor riesgo para los viajeros no immunizados cuando éstos viajan a zonas donde la vacunación, con vacuna triple vírica, no se realiza de forma sistemática. El riesgo se incrementa según la duración y condiciones de la estancia.

A diferencia del sarampión, no hay ninguna recomendación para vacunación contra la parotiditis a lactantes menores de 12 meses antes de los viajes internacionales pero, como las recomendaciones van unidas a las del sarampión, se recomendará que los niños de 6 a 11 meses de edad que deban realizar un viaje a zonas endémicas deberían recibir una dosis de vacuna SRP (para protección contra el sarampión), y niños de ≥ 12 meses y adultos deben recibir 2 dosis de la vacuna triple vírica con un intervalo mínimo de 28 días entre ambas dosis.

Personal sanitario

La vacunación del personal sanitario es fundamental para el control y la eliminación de la enfermedad, evitando el contagio propio, de familiares y de compañeros y evitar ser fuente de contagio para los pacientes.

Todas las personas que trabajen en un centro de salud deben tener evidencia de inmunidad frente a la parotiditis:

  • documentación escrita de vacunación con 2 dosis de vacuna SRP
  • pruebas de laboratorio de inmunidad
  • confirmación de laboratorio de infección por parotiditis o enfermedad

La administración de 2 dosis de la vacuna combinada asegura una protección adicional contra el fracaso de la primera dosis de vacuna.

Estos profesionales, recién vacunados no requieren ningún tipo de restricción en sus actividades de trabajo.

Eficacia

La evaluación de la efectividad de las diferentes vacunas és compleja, ya que se han utilitzado diversas vacunas simultàneamente tanto a lo largo del tiempo, como en una misma población. Se ha comprobado que el riesgo de padecer parotiditis en individuos vacunados depende de la vacuna utilizada. Todas las vacunas frente a la parotiditis, a excepción de la fabricada con la cepa Rubini, muestran tasas de seroconversión cercanas al 95 % a corto plazo tras una dosis a los 12 meses de edad. Sin embargo, a largo plazo, algunos estudios determinan una efectividad de la vacuna del 78% con una dosis y del 88% con dos dosis.

Actualmente se recomiendan esquemas de dos dosis para mantener niveles de protección adecuados a largo plazo. La OMS recomienda que no se utilice la cepa Rubini en los programas nacionales de inmunización.

Contraindicaciones

  • Embarazo. No obstante, se debería administrar la vacuna en el puerperio inmediato a aquellas mujeres no inmunes.
  • Alergia grave a la vacuna (a la 1ª dosis)
  • Reacción anafiláctica o hipersensibilidad algún componente de la vacuna: gelatina, neomicina, sorbitol etc.
  • Inmunodeficiencia (salvo infección por el virus de la inmunodeficiencia humana en ciertas condiciones) o inmunodepresión, incluyendo la causada por determinados medicamentos.

Precauciones

  • Enfermedad febril aguda >38,5º. Debe posponerse la vacunación hasta que remita la fiebre.
  • Vacunación previa con vacuna de virus vivos en las últimas cuatro semanas.
  • Historia de trombocitopénia o trombocitopénia púrpura.
  • En caso de tuberculosis, posponer la vacunación hasta dos mesos después del inicio del tratamiento
  • Necesidad de realizar el test de la tuberculina.
  • Administrar con la debida precaución a personas con trastornos del sistema nervioso central susceptibles de padecer convulsiones febriles o con historia familiar de convulsiones.
  • En personas que han recibido gammaglobulinas humanas o transfusiones sanguíneas, se debe retrasar la vacunación durante tres meses o más (hasta 11 meses), El intervalo específico depende del producto.

Como norma general, se debería realizar siempre el cuestionario prevacunal de niños, adolescentes y adultos

image_pdfimage_print

Subir al menú