Vacunología: ¿una palabra nueva en el diccionario de la RAE?

1/11/2006

image_pdfimage_print

Autor: Francisco Marcos-Marín
Cargo: Professor of Spanish Linguistics en la University of Texas at San Antonio (2004). Professore ordinario per chiara fama de la Università degli Studi di Roma "La Sapienza" (Lingua Spagnola e Traduzione, desde 2002). Catedrático de Lingüística General de la Universidad Autónoma de Madrid (jubilado voluntariamente). Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid.

Titulación: Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid

La vacuna, la vacunología y su desarrollo están unidos a la historia de la erradicación de la viruela, aunque hoy se apliquen en la lucha contra numerosas enfermedades.

La idea de inocular a las personas sanas fluido o polvo procedentes de personas enfermas es muy antigua, especialmente en el caso de la viruela (lat. variola), lo que dio origen al termino inglés variolation y sus derivados en diversas lenguas.

El término latino vaccinia, origen del inglés vaccine, procede de la palabra latina vacca, esp. ‘vaca’, por el uso de fluido de vacas enfermas de viruela vacuna, una forma diversa y leve de la enfermedad, en vez del material humano usado en la variolización.

El iniciador de este procedimiento fue un granjero inglés de Dorchestershire, Benjamin Jesty, en 1774. En 1796 otro inglés, de Berkeley, Gloucestershire, el médico Edward Jenner, comenzó a aplicar esta técnica, tras perfeccionarla, en un lento proceso que condujo mucho después al informe final de la Comisión Mundial para la Certificación de la Erradicación de la Viruela, Ginebra, en diciembre de 1979, en el cual se oficializó la erradicación oficial de una enfermedad cuya primera epidemia registrada remonta a la guerra entre egipcios e hititas, 1350 años antes de Cristo, después de que hubo dejado sus huellas en diversas momias egipcias, es decir, en los primeros restos humanos estudiables.

La palabra vacuna en español, referida al material necesario en el proceso de vacunación está registrada (en el corpus histórico de la Real Academia Española, CORDE) por primera vez en Colombia, en el año 1802, en sendas cartas de José Celestino Mutis (Cádiz 1732-Bogotá 1808), al Virrey don Pedro Mendinueta, de quien era médico, (6 de junio) y al Oidor Decano don Juan Hernández de Alba (8 de junio), (publicadas por Guillermo Hernández de Alba, Ministerio de Educación Nacional, Bogotá, 1947.)

En la segunda de ellas se explica perfectamente el conocimiento que el sabio español tenía del proceso:
No debiendo desistir del pensamiento de adquirir noticias relativas al hallazgo de la vacuna, además de las esperanzas que me acaba de participar un sujeto dedicado con empeño a estas investigaciones, anunciándome la probabilidad de sus favorables resultas dentro de pocos días, se me ha informado, por otra parte, que en el valle de Cáqueza se han observado semejantes viruelas en los pezones de las vacas primerizas.

Esta noticia, proferida con sencillez por una mujer de aquel valle a Rafael Flórez, que también se ha dedicado a practicar algunos experimentos, no es absolutamente despreciable, como no lo fue la conversación del pastor de Glócester con el doctor Jenner, a cuya sagacidad deberá la humanidad de todas las naciones el descubrimiento de tan precioso preservativo.

En años inmediatamente sucesivos, con motivo de la expedición española que llevó la vacuna a América (Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Expediente 1: Extracto General de la Expedición filantrópica de la Vacuna. Leg. 1558-A), consecuencia del interés y dedicación de Mutis y de la dedicación de Francisco Xavier Balmis, el término y la seguridad en el proceso quedan de manifiesto en dos magníficos ejemplos de la poesía de principios del siglo XVIII. Curiosamente, el término aparece en el título o en la explicación; pero no en el interior del texto. Parecería demasiado nuevo o demasiado prosaico. Balmis (Alicante 1753 – Madrid 1819) tiene el mismo título que Jenner como erradicador de la viruela, pues dedicó su vida a la difusión de la vacuna.

 

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú