Whooping cough in general practice

24/08/2006

image_pdfimage_print

Whooping cough in general practice
Butler C, Francis N, Dinant GJ. BMJ 2006; 333(7560): 159-160
Palabra clave: Tos ferina

Estudio prospectivo realizado en el Reino Unido durante el periodo octubre 2001 a marzo 2005. Fueron seguidos 172 niños de 5-16 años de edad visitados por médicos generales (general practitioner) por presentar tos de, al menos, 14 días de duración. Un 37,2% de los niños (IC95% 30,0 a 44,4%) presentaron evidencia de infección reciente por Bordetella pertussis (incremento del título de anticuerpos IgG de 4 veces en muestras pareadas separadas por 4-6 semanas de tiempo o un título único >100 unidades ELISA/ml). Los niños con tos ferina tuvieron significativamente más tos, más vómitos y mayor producción de esputos que el resto de la cohorte. Así mismo, en los niños con tos ferina la duración de la tos fue más prolongada, tuvieron más de 5 accesos de tos al día y sufrieron más trastornos del sueño (también sus padres), que los niños con serología negativa para tos ferina. Los autores indican que un 86% de los casos habían recibido una serie completa de vacunación anti-pertúsica (en el Reino Unido emplean un menor número de dosis) y enfatizan que pese a ello, casi un 40% de los casos tenía evidencia de infección reciente por Bordetella pertussis. Destacan además que los médicos generales pocas veces diagnostican tos ferina en estos grupos de edad y alertan sobre la necesidad de pensar en esta enfermedad. Señalan que la eritromicina, administrada más de 2 semanas después de haber adquirido la infección probablemente ni reduce los síntomas ni previene la transmisión. Enfatizan, sin embargo, la importancia del correcto diagnóstico de la tos ferina que permite a los médicos generales dar a los padres una estimación de la duración de la enfermedad y evitar el innecesario empleo de fármacos contra el asma, así como realizar exámenes adicionales.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú