Día agotador en el Wharf. Como de costumbre la mañana empieza pasada por agua bajo un cielo plomizo y ambiente cargado de humo de pescado y olores del mercado. Las acequias rebosan de agua turbia en contraste con el agua limpia con jabón que se distribuye en cubos con un pequeño grifo para la higiene de manos.