Desde el inicio de la epidemia ha habido mucho sufrimiento. La pérdida de seres queridos, el desarraigo de los supervivientes y el desconcierto de las personas que han visto como el Ébola se cobraba las vidas de sus vecinos y amigos.