Los profesionales sanitarios que trabajan atendiendo a los pacientes diagnosticados de Ébola utilizan todas las medidas de protección que hemos visto en los medios desde el principio de la epidemia. Trajes de protección, botas, guantes, mascarillas y gafas son parte de su rutina diaria.