Colaboración especial: Anna Gine.

El sistema de salud de Sierra Leona no estaba preparado para una epidemia de Ébola de esta envergadura y ha sido imposible responder adecuadamente a las necesidades de los pacientes.