La red vasca de Patarroyo

31/03/2010

El científico consiguió crear la primera vacuna sintética contra la malaria a finales de los años ochenta, en un país, el suyo, Colombia, lejos de los centros de investigación de referencia anglosajones. Empezó entonces una carrera en busca del reconocimiento a su trabajo, pero, sobre todo, marcada por una forma de ser, altruista y honesta; donó su descubrimiento a la Organización Mundial de la Salud, cuando podría haber firmado un contrato multimillonario con cualquier farmacéutica. Al País Vasco llegó invitado por Peio Salaburu, ex rector de la UPV. Antes había coincidido con él en Madrid, en 1996, cuando la Universidad Autónoma premió la carrera profesional del científico colombiano. Así empezaron las conferencias por el País Vasco y otro aluvión de reconocimientos. Doctor Honoris Causa por la UPV en 1999, por la de Cantabria y Navarra, que se sumaban al premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica de 1994.

Nuevo rechazo a la relación autismo-timerosal

31/03/2010

La Corte especial de Apelación Federal de Estados Unidos dictó que las vacunas no podían haber causado el autismo a un chico de Oregon llamado William Mead, poniendo fin a la petición de indemnización por parte de su familia en la demanda relativa a la asociación entre autismo y timerosal. Este fallo se suma a los otros dos que la misma Corte ha emitido en los últimos años. El Departamento de Salud de ese país en respuesta a la sentencia ha comentado que la comunidad médica y científica han revisado cuidadosamente toda la evidencia disponible acerca de las teorías existentes y no han encontrado una asociación entre ellas y la aparición de autismo. En febrero de 2009, el juzgado falló en contra de tres familias que afirmaron que unas vacunas causaron el autismo de sus hijos, afirmando que habían sido ”desinformados por médicos que son culpables, de grave negligencia médica”.

Primeros pasos de una vacuna contra un tipo de cáncer de pulmón

31/03/2010

La idea de dar con una vacuna capaz de atacar a las células tumorales no ha resultado tan fructífera en la realidad como les hubiese gustado a los científicos. Algunos de los intentos desarrollados hasta ahora han funcionado sólo a medias, así que hay que ser cautos con el nuevo avance recientemente publicado en ‘American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine’ con uno de los tipos de cáncer más mortales, el mesotelioma. Se trata de un ensayo en fase I, cuyo primer objetivo era demostrar que la terapia también es segura en humanos; aunque adicionalmente han observado indicios de eficacia. Los investigadores extrajeron células dendríticas inmaduras del sistema inmune de 10 pacientes con un mesotelioma en fases iniciales que sí habían respondido a la quimioterapia.

image_pdfimage_print
1 86 87 88


Subir al menú