Priorización provisional para la vacunación antigripal del SAGE de la OMS, 2020


El Scientific Advisory Group of Experts de la Organización Mundial de la Salud ha actualizado las recomendaciones de vacunación antigripal para esta temporada 2020/2021 que databan de 2012. A la vista de la situación creada por la COVID-19, de las medidas de contención y de las restricciones a los viajes, reconsideran las priorizaciones de vacunación por las siguientes razones:

– Asegurar el óptimo control de la gripe en los grupos de alto riesgo.

– Disminuir el potencial de carga adicional de enfermedad al sistema sanitario.

– Reducir el absentismo entre sanitarios.

– Asegurar el óptimo manejo y, en su caso, la disponibilidad de vacuna.

La nueva priorización quedaría como sigue:

  • Grupos de riesgo de máxima prioridad
  1. Sanitarios
  2. Adultos de 50 o más años con alto riesgo de padecer COVID-19 grave
  • Grupos de riesgo adicionales sin orden específico de prioridad:
  1. Embarazadas
  2. Aquellos con trastornos de salud subyacentes
  3. Niños menores de cinco años, pero especialmente los de seis meses a dos años

Estas recomendaciones provisionales deben entenderse en el contexto del documento de 2012.




Aumenta el rechazo de los pediatras americanos a atender a familias que rechazan la vacunación para sus hijos


En la revista JAMA se publican los resultados de una encuesta llevada a cabo a pediatras norteamericanos entre los meses de abril y junio de 2019 en la que se pone de manifiesto que el 37% de los mismos a menudo o siempre rechazaban atender a familias que no querían que sus hijos recibieran las series primarias de vacunación y que el 6% las rechazaban si solicitaban su administración secuencial. Esa cifra supone un incremento respecto a 2012, donde era el 21% los que rechazaban a las familias, si bien es verdad que algunas reconsideraban su postura tras el rechazo.

Los autores concluyen que el rechazo de los pediatras es frecuente y podría generar importantes implicaciones a la hora de completar las vacunaciones rutinarias de la infancia de estos niños, por lo que convendría estudiar su efecto en las coberturas, si sirve para que los padres cambien de opinión y si erosiona la confianza en los médicos.




Efectividad relativa frente a la Gripe A de las vacunas de alta carga y carga convencional


En la revista Vaccine se ha publicado un estudio comparativo de efectividad de la vacuna antigripal de alta carga antigénica o de carga convencional en mayores de 65 años respecto a la gripe confirmada por laboratorio en las temporadas gripales entre 2015-16 y 2018-19, con un diseño de casos control test negativo.

Los autores encontraron que para el subtipo A/H1N1 las diferencias no eran significativas entre ambas, pero sí para el subtipo A/H3N2 con una diferencia significativa (31% vs 19%) del 27% (IC 95%: 9%-42%).

Emplearon datos del US Flu Vaccine Effectiveness (VE) Network y concluyen que la vacuna de carga convencional fue efectiva frente a la gripe ambulatoria por cualquier subtipo A y frente a A/H1N1, mientras que la de alta carga fue efectiva frente a cualquier A y frente a A/H3N2, en relación a la no vacunación.




Cepa gripal potencialmente pandémica en China


Según Medscape Infectious Diseases, en la reunión anual de la Infectious Diseases Society of America celebrada la pasada semana, un conferenciante alertó de una nueva cepa gripal que ha infectado hasta a un 15% de granjeros de cerdos en China según los resultados de la serología de anticuerpos específicos realizadas en estos. Además, comunicó que la cepa tiene todos los atributos como para originar una pandemia al ser fácilmente captada por las células humanas y diseminarse mediante secreciones respiratorias entre hurones. Estos, al infectarse, presentaban síntomas más graves que tras la infección por los virus gripales conocidos.

Este virus emergente, G4, ya referenciada en la revista PNAS, es un híbrido encontrado en pájaros europeos y asiáticos (H1N1pdm09) y una cepa norteamericana que contiene genes aviares, humanos y del cerdo.

 

 




La vacuna antigrupal adyuvada tiene mayor efectividad relativa que las convencionales en las residencias de la tercera edad


En la edición on-line de Clinical Infectious Diseases se publica un artículo en el que mediante un novedoso diseño se compara la efectividad de la vacunas antigripales adyuvadas y no adyuvadas en las hospitalizaciones por neumonía/gripe y todas las causas en personas de 65 o más años que residen en asilos durante la temporada gripal 2016/2017 en la que circuló mayoritariamente el subtipo gripal A/H3N2.

Tras analizar 823 residencias de la tercera edad con 50.012 residentes elegibles, encontraron que fueron inferiores, significativamente, ambos end-points para los que recibieron la vacuna adyuvada VS la vacuna no adyuvada, con hazard ratios ajustados de 0.80 (0.66-0-98) y 0.89 (0.89-0.99), respectivamente.

 

 




Publicado el mayor estudio a escala mundial sobre la confianza en las vacunas


En la edición on-line de la revista The Lancet Infectious Diseases, el grupo de trabajo de la Dra. Heidi Larson, de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, publica el mayor, hasta ahora, estudio retrospectivo sobre la confianza de la población en las vacunas tras haber mapeado 149 países entre 2015 y 2019, y que incluyó a 284.381 individuos encuestados. Entre otras, los encuestados debieron responder a preguntas entre las que destacaban “¿las vacunas son seguras?”, “¿las vacunas son importantes?” y “¿las vacunas son efectivas”?

Respecto a los países europeos, la confianza mostró mejoría entre 2018 y 2019 en Finlandia, Francia, Irlanda e Italia, aunque empeoró en Polonia. Los autores piensan que en el contexto de la pandemia por COVID-19, el “Indice de confianza en las vacunas” nos ayudará a identificar dónde se precisa construir más confianza para optimizar las coberturas de las vacunas venideras.




Una revisión de la literatura no encuentra muchos argumentos para esperar cuatro semanas entre vacunas atenuadas que no se hayan administrado simultáneamente


En la edición on-line de la revista Archives of Disease in Childhood el grupo del Dr. Andrew Pollard, de la Universidad de Oxford, revisa las evidencias disponibles desde 1946 respecto a la recomendación de separar al menos cuatro semanas las vacunas atenuadas no administradas concomitantemente. Constatan que esa recomendación se basa en tres estudios de hace más de cincuenta años y que las evidencias eran entonces muy limitadas.

Respecto a la administración de las vacunas TV y varicela con intervalo menor de 28 días entre ellas, un estudio retrospectivo de cohortes reportó una mayor tasa de infecciones breakthrough cuando no se respetaba ese intervalo. Por otra parte, hay evidencias de que las vacunas TV y la de fiebre amarilla no pueden administrarse simultáneamente, ya que podría haber una respuesta disminuida a esta última y a la parotiditis y rubéola. Public Health England ha elaborado recomendaciones a este respecto. Concluyen que:

  1. No hay evidencias de que las vacunas atenuadas administradas con un intervalo menor de 28 días disminuyan las respuestas de anticuerpos excepto para polio oral y rotavirus.
  2. La administración de algunas vacunas atenuadas en el mismo día puede reducir la respuesta de anticuerpos a una o a varias vacunas, aunque se desconoce la relevancia de este hecho en cuanto a la protección.
  3. Debe prevalecer el aspecto pragmático de asegurar que no se pierdan oportunidades de vacunar, respecto del riesgo teórico de interferencia en la respuesta de anticuerpos que pudiera resultar de administrar dos vacunas vivas simultáneamente o con menos de 28 días.



La vacuna antimeningocócica 4CMenB ha demostrado alta efectividad e impacto en dos regiones italianas


En la revista Vaccines se han publicado datos muy positivos del programa de vacunación con 4CMenB en las regiones italianas de Toscana (2, 4, 6 y 11-12 meses) y Veneto (7, 9 y 15 meses), que se adelantaron a la introducción de la misma en el resto del país. Las coberturas a los 24 meses en 2019 alcanzaron el 84.9% y el 84.7% en Toscana y Veneto, respectivamente. Mediante un estudio observacional retrospectivo evaluaron la efectividad y el impacto de la vacuna.

La incidencia de enfermedad meningocócica invasiva por serogrupo B en Toscana para los de 0 a 12 meses cayó un 74%, y en Veneto, en los de 1 a 2 años un 58%. El impacto global (vacunados+no vacunados) fue del 68% en Toscana y del 31% en Veneto. El total (solo en vacunados) fue del 94% y del 90%, respectivamente. La efectividad en el total de la población fue de 93.6% en Toscana y de 91.0% en Veneto.

Como datos importantes en las conclusiones, destacan los autores: a) sus hallazgos confirman los encontrados por Perikh y Ladhani en el Reino Unido, b) el mayor impacto vacunal se observa en la región con inicio de la vacunación a los dos meses, c) la protección vacunal parece extenderse en los años siguientes, y d) sus datos apoyan la introducción universal de la vacuna 4CMenB.




Vacuna de rotavirus y diabetes tipo 1. Una síntesis de la evidencia


En la revista The Journal of Infectious Diseases se revisan, si es que existen, las evidencias que establezcan una conexión entre la infección por rotavirus y la diabetes tipo 1. Y dado el amplio uso de la vacuna frente a rotavirus a escala mundial, es relevante conocer si la vacuna tiene algún efecto sobre la diabetes.

Aunque no hay evidencias claras de un efecto protector de la vacuna en la diabetes tipo 1, tampoco se dispone de evidencias que apoyen un aumento del riesgo de aparición de esta patología tras la vacunación frente a rotavirus.

Los autores del artículo, de los CDC norteamericanos, encabezados por Umesh Parashar, tras revisar la literatura, continúan apoyando los programas de vacunación poblacional frente a rotavirus.




La vacuna antigripal en la embarazada no es causa de autismo en su descendencia


En la revista Annals of Internal Medicine un estudio de cohortes llevado a cabo entre 2009 y 2010 en siete regiones sanitarias de Suecia ha examinado, utilizando los registros nacionales, el riesgo de padecer trastornos del espectro autista en la descendencia de madres que recibieron la vacuna antigripal A/H1N1pdm09 durante la gestación.

Las mujeres fueron seguidas hasta diciembre de 2016 y se analizaron a 39.726 niños prenatalmente expuestos a la vacuna (13.485 en el primer trimestre) y 29.293 no expuestos. A los 6.7 años de seguimiento en ambas cohortes recibieron el diagnóstico de autismo el 1.0% de los vacunados y el 1.1% de los no vacunados. Al efectuar los ajustes, la exposición prenatal a la vacuna, independientemente del trimestre en el que la recibiera, no se asoció con un diagnóstico tardío de trastorno del espectro autista o de trastorno autista. La diferencia acumulada estandarizada entre expuestos y no expuestos fue del 0.04% y del 0.02%, respectivamente.