La fecha de nacimiento condiciona en el niño la recepción de la vacuna antigripal


En la edición de esta semana de la revista The New England Journal of Medicine aparece una interesante carta al editor firmada por pediatras de la Harvard Medical School en la que se asocia el mes del año en el que los niños nacen y la posibilidad de que reciba la vacuna antigripal recomendada en la etapa infantil en los Estados Unidos.

Se trata de un estudio de diseño cuasi-experimental en el que emplean bases de datos de compañías aseguradoras para comparar el momento de las visitas preventivas recomendadas anualmente por la American Academy of Pediatrics-, la vacunación antigripal, los diagnósticos de gripe y la diseminación de la infección a los miembros domiciliarios, con el mes de nacimiento de los niños entre los dos y cinco años de edad para la temporada gripal 2015/16.

Parten de la hipótesis de que los nacidos antes de septiembre -antes de disponer de la vacuna antigripal- es menos probable que reciban la vacuna, más probable que padezcan gripe y más probable que infecten a los miembros del domicilio, respecto de los nacidos entre septiembre y diciembre.

Tras analizar 1.122.875 niños de dos a cinco años, las tasas de vacunaciones fueron significativamente más altas en los nacidos en septiembre (52.7%), octubre (55%), noviembre (53.1%) y diciembre (50.6%), respecto de aquéllos cuya fecha de nacimiento ocurrió en meses previos (julio, por ejemplo, con 41.8%). El mismo patrón se observó en el análisis con ajuste multivariable. También se pudo apreciar un comportamiento similar en los diagnósticos de gripe (septiembre 4.5% vs julio 5.2%). Para los mayores de cinco años, cuyos exámenes de salud anuales no suelen coincidir con el cumpleaños, se encontró que la relación disminuía gradualmente entre el mes de nacimiento, la vacuna y el diagnóstico de gripe.

 

 




Tres nuevas vacunas pediátricas entran en Fase III


El Laboratorio Pfizer ha anunciado el inicio de cuatro ensayos clínicos fase III de tres de sus vacunas. Dos de ellos comprenden la vacuna antineumocócica polisacárida conjugada con CRM197 conteniendo veinte serotipos, en esquema de cuatro dosis a los 2, 4, 6 y 15 meses a administrar en 3.500 niños, aproximadamente; la fase II de esta vacuna se presentó en la última edición de la ID Week. Otro de los ensayos corresponde a la vacuna frente al virus respiratorio sincitial, RSVpreF, en embarazadas para evaluar la seguridad y eficacia en niños de madres vacunadas en relación a las que recibieron placebo. Incluirá a 6.900 gestantes de 18 a 49 años y en abril se presentaron los resultados de la fase 2 proof of concept.

El último ensayo incluye la vacuna antimeningocócica pentavalente ACYW-B a administrar en adolescentes y adultos jóvenes para comprobar la seguridad, tolerancia e inmunogenicidad versus las vacunas antimeningocócicas ya comercializadas. Reclutará a 2.413 adolescentes de 10 a 25 años de los Estados Unidos y de Europa. La proof of concept dio resultados positivos en 543 adolescentes. La vacuna incluye la tetravalente conjugada con toxoide tetánico y la antimeningocócica B bivalente, rLP2086 con fHbp de las dos familias.

 

 




Importantes actualizaciones: La ACIP actualiza las indicaciones de vacunación frente a la hepatitis A y datos actualizados de efectividad y seguridad de la vacuna antirrubeólica


El Advisory Committee on Immunization Practices de los Estados Unidos ha publicado una actualización de las recomendaciones de vacunación frente a la hepatitis A. Destaca la recomendación de vacunación de embarazadas en situaciones de riesgo de exposición, la vacunación en brotes con una dosis y no recomienda su uso en las siguientes situaciones: trastornos de la coagulación, sanitarios con carácter rutinario, los manipuladores de alimentos, trabajadores de guarderías y la de los que trabajan con aguas residuales. Las recomendaciones se han publicado en MMWR.

Por su parte, la OMS ha publicado un Position Paper  en el Weekly Epidemiological Record sobre la rubeola que actualiza el publicado en el año 2011. Destacan los datos de la efectividad de la vacuna (97%), la duración de la protección a largo plazo, la ausencia de datos que avalen la teratogenicidad de la vacuna administrada durante el embarazo, la no interferencia con la inmunoglobulina anti D, y la edad de inicio de la vacunación entre los 9 y 15 meses, en función de la circulación local del virus del sarampión.

 

 




Alerta acerca de cerdos chinos infectados con un virus gripal con potencial pandémico


Según un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences científicos chinos que vigilan periódicamente las cepas gripales en cerdos han encontrado que éstos se encuentran infectados en su gran mayoría por una cepa con potencial de desencadenar una pandemia. La cepa, llamada genotipo G4, es una mezcla reasortante de tres linajes gripales entre los que se incluye el virus A/H1N1pdm09 causante de la pandemia de 2009, lo que implica que tiene la capacidad de adaptarse a una transmisión interhumana por disponer de la capacidad de unirse a receptores de células de la vía aérea. Incluye también en su composición uno encontrado en aves europeas y asiáticas, y un tercer linaje triple reasortante de fuentes humanas, aviares y porcinas. Viene siendo predominante en cerdos desde 2016 y es relativamente seroprevalente en trabajadores de ganado porcino, especialmente en los de edades de 18 a 35 años con una seroprevalencia que llega al 20.5%.

Este hecho indica que el virus ha incrementado su infectividad en el humano, lo que aumenta las oportunidades de adaptación a éste y la posibilidad de generar una pandemia. Por otra parte, la inmunidad tras la infección o vacunación no presenta reacción cruzada con la cepa G4.

Aunque en su forma actual no se considera peligroso, es importante monitorizar su prevalencia en cerdos y trabajadores del sector. El primer firmante considera que sería prudente desarrollar una vacuna frente a G4 para humanos y cerdos.




La retirada de los fondos a la ONU y la selección de cepas de la vacuna antigripal


Según STAT news la decisión del presidente de los Estados Unidos de retirar los fondos económicos a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el mantenimiento de sus actividades puede colocar a ese país en una delicada posición de cara a la selección de cepas de la vacuna antigripal para las próximas temporadas. Hasta ahora, este país disponía de tres asientos en el comité de selección de cepas, y ahora no está claro si sus oficiales sanitarios participarán en las futuras selecciones.

La antigua responsable del programa de gripe de los CDC durante 22 años, Nancy Cox, ha comentado que sin acceso a los datos de otras instituciones, los Estados Unidos pueden “volar a ciegas”, remarcando que las variantes del virus gripal se producen generalmente en Asia y no en América. Además, muchos países se muestran reacios a compartir sus aislamientos con otros, y solo lo hacen con la OMS. Hay que destacar que el riesgo no solamente se ceñiría a los virus gripales estaciones, sino que también afectaría a la información disponible sobre virus aviares y porcinos que pudieran representar una amenaza pandémica.

No deja de ser paradójica la situación cuando de los 500 millones de dosis que anualmente se producen para todo el mundo, los Estados Unidos consumen más de 170 millones.




La AEV desmiente categóricamente la información sobre la asociación entre el Polisorbato 80 y la infección por SARS-CoV-2


A propósito de la información difundida en los últimos días a través de las redes sociales y programas de mensajería instantánea sobre la asociación entre el POLISORBATO 80, incluido en una de las vacunas antigripales, y la infección por SARS-CoV-21, la Asociación Española de Vacunología desea hacer las siguientes consideraciones clínicas, epidemiológicas y metodológicas que invalidan por completo la hipótesis de los autores:

  1. EDAD DE MAYOR INCIDENCIA DE CASOS:
    1. En todos los países del mundo las muertes por coronavirus se han concentrado en las edades más avanzadas de la vida, sin embargo hay grandes variaciones en cuanto a la cobertura de vacunación de gripe en estos grupos, desde el 5% en China hasta más del 70% en Reino Unido.
    2. Igualmente se ha visto un importante número de personas menores de 65 años afectadas, mientras que la vacuna antigripal adyuvada no se administra en este grupo.
    3. Por último, el POLISORBATO 80 también se incluye en algunas de las vacunas del calendario sistemático infantil, sin embargo, los niños han sido los menos afectados por la Covid-19 en todo este tiempo.
  1. CENTROS SOCIO-SANITARIOS: los autores postulan que entre los fallecidos la cobertura de vacunación era más alta que en el Sector Sanitario de Barbastro, sin embargo, no tienen en cuenta dos cuestiones fundamentales:
  1. Los brotes y las muertes han afectado en mayor medida a las personas institucionalizadas (que viven en residencias).
  2. Las coberturas de vacunación de gripe son más altas en personas que viven en residencias de ancianos (en muchos casos superan el 90%).
  1. PROCESOS DE FABRICACIÓN: los autores reconocen que contemplaron la posibilidad de una contaminación de las vacunas frente a la gripe con el SARS-CoV-2, analizando una vacuna para buscar una posible contaminación. Las vacunas administradas en la campaña 2019-20 están fabricadas, envasadas y distribuidas entre marzo y octubre de 2019. En este sentido, la posible contaminación con el virus SARS-CoV-2 iría en contra tanto de la credibilidad de los procesos de calidad realizados en todas las vacunas como del momento de la aparición del virus. Por otra parte, la mayoría de la población se vacunó entre octubre-diciembre 2019 y los casos se presentaron entre marzo-mayo 2020, ¿qué habría hecho ese virus SARS-CoV-2 acantonado en el organismo durante 3-5 meses? Y lo más importante, ¿por qué en China esa contaminación habría afectado antes, en Italia después y ahora estaría afectando el continente americano? ¿Por qué esa diferencia de tiempo si el momento de vacunarse en el hemisferio norte habría sido el mismo?
  1. EL MECANISMO DE “LOS 3 ELEMENTOS”: los autores postulan que “por sí mismos, ni el POLISORBATO 80 ni el coronavirus serían capaces de desencadenar la reacción de hipersensibilidad”, igualmente afirman en sus conclusiones que “un hipotético mecanismo para la posible interferencia inmunitaria que requiere de la concurrencia de 3 elementos: 
  1. Exposición previa del sujeto a la administración de POLISORBATO 80 por vía parenteral, ya sea a través de la vacuna adyuvada o de otros fármacos parenterales que lo contengan.
  2. Estado inmunitario del sujeto no óptimo: avanzada edad, patologías autoinmunes concomitantes, tratamientos inmunosupresores…
  3. Contagio posterior con una cepa del coronavirus SARS-CoV-2”

Es decir, los autores postulan que para se produzcan los efectos de la pandemia harían falta los tres elementos; no es necesario un curso de metodología de Ciencias de la Salud o epidemiología, simplemente aplicando los mecanismos de razonamiento lógico es suficiente.

Para que la hipótesis de los autores sea cierta el POLISORBATO 80 debe estar presente, de lo contrario, no se producirían los efectos perjudiciales de la pandemia. Sin embargo, la pasada temporada de vacunación 2019-20 hubo tres CCAA en España que no usaron la vacuna antigripal adyuvada (Castilla-La Mancha, La Rioja y Navarra) y en las que, a 23 de mayo, la tasa de mortalidad más alta por coronavirus se registró en Castilla-La Mancha con 144 defunciones/100.000 habitantes, la tercera más alta estaba en La Rioja con 113 defunciones/100.000 habitantes y la sexta en Navarra con 78 casos/100.000 habitantes. Las tres CCAA sin presencia de la vacuna supuestamente implicada se situaban por encima de la media nacional en cuanto a mortalidad y una de ellas es la que por desgracia más ha sufrido la pandemia.

Finalmente podemos afirmar que en China no está disponible la vacuna en cuestión, por lo que según la hipótesis de los autores, en China no se podría haber originado la pandemia (lástima que el virus no supiera que estaba llevando la contraria a la hipótesis).

En conclusión, parece evidente que las hipótesis y resultados de los autores contravienen los principios de la epidemiología y la metodología de la investigación  y perjudica los esfuerzos que a diario se realizan por parte de numerosos grupos y profesionales sanitarios que trabajan para mantener y mejorar las coberturas de vacunación en niños, adultos y grupos de riesgo y, por tanto, el estado de salud de la población.

1 – Gastón  Añaños JF, Martínez Giménez A, Sahún García EM. Posible causa de la pandemia por coronavirus: Interferencia inmunológica entre el POLISORBATO 80 de la vacuna antigripal adyuvada y el SARS-CoV-2. In press.

 

 




El uso del Vaccine Adverse Event Reporting System para conseguir eximentes vacunales


Un estudio presentado en el Virtual Annual Conference on Vaccinology Research ha encontrado que muchos padres de California utilizan la información del sistema pasivo de vigilancia de efectos adversos postavunales – Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS)- de los Estados Unidos para buscar exenciones médicas con las que evitar la vacunación de sus hijos.

Este hecho aparece después de que una ley de ese Estado, recientemente promulgada, prohíba las creencias personales como eximentes vacunales para entrar en la escuela. Desde entonces ha crecido un 9% del porcentaje de padres que reportan algún efecto adverso al VAERS al pensar que puede ser útil a la hora de alegar una exención médica. El tipo de reportes notificados son generalmente relacionados con el comportamiento o desarrollo, como ansiedad autismo y retraso.

Los autores recalcan el importante papel a desempeñar por médicos y por salud pública para asegurar que realmente son exenciones válidas.

 

 




La enfermedad meningocócica recurrente


Una revisión del centro nacional de referencia alemán para Neisseria meningitidis y Haemophilus influenzae tipo b ha analizado las enfermedades meningocócicas invasoras recurrentes para el periodo 2002 a 2018 mediante un estudio retrospectivo observacional. Analizaron el riesgo de recurrencia en 5.854 pacientes durante un periodo de 9.4 años, de los que 14 sufrieron un segundo episodio y una persona un tercero. El riesgo de enfermedad invasora recurrente llegó al 29.4/100.000 personas/año para los supervivientes al primer episodio. Los serogrupos Y, W, E y Z estuvieron significativamente sobrerrepresentados respecto de una cohorte de referencia. Los supervivientes tuvieron un riesgo como mínimo de 50 veces de padecer otro episodio al compararlos con la población general, por lo que los autores del trabajo concluyen que ese alto riesgo habla a favor de la vacunación antimeningocócica postpadecimento con  vacunas MenACYW y MenB.

 

 




La vacunación en el embarazo es segura y no hay motivos para la preocupación en relación a la misma: una revisión de diez años


Una revisión del Vaccine Adverse Events Reporting System de los Estados Unidos, que ha abarcado un periodo de diez años, ha concluido que no hay “preocupaciones” nuevas o inesperadas en relación a la seguridad de las vacunas administradas durante el embarazo. Estos hallazgos fueron presentados en el Virtual Annual Conference on Vaccinology Research.

La primera firmante del estudio, la Dra. Salena Marie Preciado, de la Chapman University School of Pharmacy, ha expuesto cómo examinaron los reportes recibidos desde enero de 2010 a octubre de 2019, referidos a mujeres embarazadas de 12 a 44 años (media de 26 años), para clasificar los efectos adversos postavacunales en no graves y en graves (resultante de muerte, hospitalizaciones y visitas a urgencias). En el estudio se incluyeron 3.846 reportes, de los que 1.042 eran graves y 1.102 hicieron mención específica a efecto adverso grave relacionado con el embarazo. Los más comunes se relacionaron con la vacuna tetravalente VPH, tétanos-difteria de contenido antigénico reducido-tosferina acelular y varicela. Los graves incluyeron abortos espontáneos y partos pretérmino.

Teniendo en cuenta que se trata de un sistema pasivo de detección y que por tanto, no implica causalidad de ningún tipo, los autores concluyen que el estudio confirma la seguridad de la vacunación durante la gestación.

 

 




La gripe, su vacuna y la prevención de las complicaciones cardiovasculares


Los autores de un artículo publicado en Vaccine han revisado la literatura científica en relación a la vacunación antigripal y su efecto en la prevención de eventos cardiovasculares, ya que hasta ahora la evidencia muestra que la infección gripal es un factor de riesgo independiente para padecer una enfermedad cardiovascular, mientras que también ha mostrado que la vacunación puede evitar esas patologías. Más concretamente, buscaron dilucidar los mecanismos celulares que ligan la vacunación a esa prevención. Así, lanzan una nueva hipótesis proponiendo que el efecto independiente está guiado por la inmunidad vacunal y por la modulación de la respuesta inmunoinflamatoria, y aunque tanto la infección gripal como la vacuna inducen ese tipo de respuesta, tienen efectos opuestos en la progresión de la arterioesclerosis en lo que sería una respuesta de hormesis (fenómeno de respuesta a dosis) a la vacuna y a la infección.

En síntesis, la infección induce daños a las células u órganos generando una deficiente respuesta adaptativa que conduce a cardiotoxicidad, pero un nivel bajo de stress del mismo agente (vacuna) permite una respuesta adaptativa que conferiría una protección frente a exposiciones futuras de stress grave.