¿Existe un mayor riesgo de desarrollar síndrome de Guillain-Barré con la vacunación antigripal estacional? Una revisión sistemática y metaanálisis

7/08/2020

Petras M, Lesnas I, Dánova J et al. Is an increased risk of developing Guillain-Barre sindrome associated with seasonal influenza vaccination? A systematic review and meta-analysis. Vaccines 2020;8.150

Los autores llevan a cabo una revisión sistemática de la literatura y un metaanálisis para investigar si existe un riesgo de padecer un síndrome de Guillain-Barré (SGB) tras recibir la vacuna antigripal estacional.

Se centraron en los reportes de SGB tras la vacuna inactivada temporada a temporada para excluir los efectos del uso extraordinario de la vacuna antigripal pandémica monovalente con/sin adyuvantes. Identificaron 421 publicaciones de las que se descartaron 399, con lo que analizaron 22 estudios epidemiológicos publicados entre 1981 y 2019.

Los resultados primarios del metaanálisis apuntaron a que no existía riesgo de SGB asociado a la vacunación (efecto tamaño no asociado a potenciales factores de confusión del tipo del subtipo H1N1 pandémico) de 1.15 (IC 95%: 0.97-1.35). Por el contrario, se observó un riesgo obvio en pacientes con enfermedad tipo gripal previa con un efecto tamaño de 9.6 (IC 95%: 4.0-23.0). Mientras que el metaanálisis no confirmó el riesgo putativo de un SGB asociado a la vacunación antigripal, ésta reduce el riesgo de desarrollar el síndrome asociado a una enfermedad del tipo gripal en aproximadamente un 88%. No obstante, al objeto de disponer de evidencias sólidas, está justificado llevar a cabo más estudios epidemiológicos para que se pueda establecer una posible coincidencia entre un cuadro gripal previo y el SGB.

 

Seguridad de la vacuna antigripal en mujeres embarazadas en relación a resultados adversos al nacimiento: un estudio de cohorte prospectivo en Japón

7/08/2020

Ohfuji S, Deguchi M, Tachibana D et al. Safety of influenza vaccination on adverse birth outcomes among pregnant women: a prospective cohort study in Japan. Int J Infect Dis 2020;93:68-76

Estudio prospectivo de cohortes para evaluar la seguridad de la vacuna antigripal inactivada en 10330 embarazadas japonesas, en su vertiente de patologías relacionadas con el parto: abortos, muerte fetal, partos prematuros, bajo peso al nacer y malformaciones.

Los antecedentes de vacunación procedían de cuestionarios antes y después de la temporada gripal 2013/14. Se registraron efectos adversos en 641 (10%) de las 6387 gestantes no vacunadas y en 356 (9%) de las que recibieron la vacuna. Tras ajustar por los potenciales factores de confusión, la vacunación en la gestación no se asoció con el riesgo de efectos adversos con odds ratio de 0.90 en IC 95%: 0.76-1.07. La vacunación en el primer o segundo trimestre tampoco mostró asociación con los outcomes reseñados, mientras que la recepción a lo largo del tercer trimestre se asoció inesperadamente con un descenso significativo en la aparición de dichas secuelas (OR: 0.70 con IC 95%: 0-51-0.98).

Los autores, tras exponer las limitaciones del estudio (modo de recogida de los antecedentes de vacunación, infrarregistro de peso, tabaquismo y consumo de alcohol, no ser representativos del área de estudio) concluyen que sus hallazgos indican que la vacunación antigripal de la gestante no tiene efectos adversos en el feto, independientemente del trimestre en el que recibió la vacuna.

¿Existe un correlato de protección para la vacuna frente al sarampión?

7/08/2020

Plotkin S. Is there a correlate of protection for measles vaccine? J Infect Dis 2020;221:1571-1572

El autor comienza su artículo reconociendo que no es fácil definir un subrogado de protección para una determinada vacuna y que aunque el umbral de 120 UI/mL empleado para el sarampión es útil, no se ha podido confirmar su precisión. Esto es así por varios motivos. Los niveles de anticuerpos se medían por técnicas de ELISA, que no mide los anticuerpos respecto a su función ni la inmunidad celular que pudiera ser adyuvante de la inmunidad. Por otra parte, y aunque la mayoría de los vacunados permanecen positivos indefinidamente, pudiera ser importante la circulación de nuevos genotipos de virus (B3, D8), tal como ocurre con la parotiditis, que no fueran neutralizados por los anticuerpos séricos del vacunado. Otro factor a considerar es el del waning inmunitario como se está constatando en los actuales brotes en los que una parte importante de los enfermos habían recibido dos dosis de vacuna.

Adicionalmente, hay que considerar la aparición de casos subclínicos o paucisintomáticos en vacunados que pudieran excretar virus a contactos. Por tanto, aboga por investigar nuevos subrogados de protección basados en anticuerpos neutralizantes o en otras funciones inmunes. La comunidad científica debería aprovechar la actual situación epidémica originada, en parte por la resistencia a la vacunación o a la propia ignorancia, para definir definitivamente los subrogados de protección.

 

¿Cuál es la evidencia para apoyar un correlato de protección para el sarampión? Una revisión sistemática

7/08/2020

Bolotin S, Hughes S, Gul N et al. What is the evidence to support a correlate of protection for measles? A systematic review. J Infect Dis 2020;221:1576-1583

Tradicionalmente, se asume que el subrogado sérico de protección frente al sarampión es de 120 mUI/mL. Por ello, los autores llevan a cabo una revisión sistemática de la literatura para examinar la evidencia que apoye esa afirmación.

La búsqueda abarcó desde la constitución de cada base de datos hasta enero de 2018. Tras una primera búsqueda de 14778 artículos que reportaban el subrogado de protección, seleccionaron 43, y solo cinco estudios de ellos se seleccionaron por cumplir requisitos de análisis. Estos, se referían bien a la concentración de anticuerpos preexposición junto a los síntomas tras la exposición al virus, o bien a la proporción de casos de sarampión que tenían anticuerpos previos por encima de un umbral inmunitario especificado por sus autores. En este sentido, las variaciones en los métodos de laboratorio complican las comparaciones entre ellos. Por otra parte, algunos estudios que asumen el subrogado de 120 mUI/mL identificaron personas sintomáticas con títulos preexposición por encima de ese umbral.

Concluyen que sus hallazgos subrayan la escasez de datos acerca de ese umbral universalmente aceptado, lo que debería llevar a disponer de más evidencias que caractericen ese umbral. Será de mucha utilidad para evaluar los casos de sarampión modificado y se podría profundizar en este parámetro al estudiarlo a propósito de las epidemias actualmente en curso en varios países.

 

Avances en la prevención del cáncer cervical: eficacia, efectividad, ¿eliminación?

31/07/2020

Sundström K, Elfström K. Advances in cervical cancer prevention: efficacy, effectiveness, elimination? PLOS Medicine 2020;17(1):e1003035

Artículo de reflexión firmado por investigadoras del Instituto Karolinska de Estocolmo en el que se plantean las perspectivas de eliminación del cáncer cervical en el mundo, tal como planteó la OMS en 2018, para que el objetivo ya no sea la contención o el control sino hacer desaparecer uno de los mayores carcinógenos conocidos.

La creciente evidencia sugiere que hay perspectivas para ello cuando la tasa de cáncer caiga a un mínimo de 4 casos/100.000 mujeres/año. Australia, en relación a este objetivo, ya se ha planteado un plan de eliminación a veinte años. Las bases para la eliminación consisten en una doble estrategia en la que la vacunación de los adolescentes se complementa con una mayor cobertura del cribado en mujeres, de manera que se llegue a un 90:70:90, o lo que es lo mismo: 90% de vacunadas, 70% de cobertura de cribado y 90% de tratamiento efectivo a las mujeres diagnosticadas de patología cervical.

Desgraciadamente, los países de baja renta están muy lejos de llegar a esos números: en 2014 las vacunadas en esos países suponían el 1% de las vacunadas a escala mundial. Para ello se necesita que la vacuna se acepte, esté disponible y sea económicamente asequible. Independientemente del coste y del mantenimiento de la cadena de frío, ha aparecido otro obstáculo a la eliminación que viene dado por la situación de desabastecimiento de vacuna a escala mundial que se podría obviar, al menos parcialmente, con un esquema de dos dosis para las mayores de catorce años.

En los países de alta renta, los obstáculos tienen otro origen. Francia tiene coberturas de vacunación por debajo del 20% y en Suecia, no se llega a un 90% en las coberturas de vacunación.

 

Persistencia de anticuerpos a largo plazo tras una dosis de refuerzo de una vacuna antimeningocócica cuadrivalente (ACWY) conjugada con toxoide tetánico en niños sanos de 5 años

31/07/2020

Vesikari T, Forsten A, Laudat F et al. Long-term antibody persistence after a booster dose of quadrivalent meningocovccal ACYW-tetanus toxoid conjugate vaccine in healthy 5-year-old children. Vaccine 2020:38:3902-3908

Estudio de seguimiento de seguridad y duración de anticuerpos en una cohorte de niños inmunizados entre los 12 y 23 meses con una vacuna antimeningocócica tetravalente ACYW conjugada con toxoide tetánico o una antimeningocócica C conjugada con CRM197.

En la primera extensión del estudio, los que completaron la primovacunación con una dosis recibieron una dosis booster cuatro años más tarde con la misma vacuna. En este estudio se reporta una segunda extensión en la que se estudian los parámetros anteriores a los dos o seis años del recuerdo. La inmunogenicidad la estudian mediante ABS con complemento de conejo o complemento humano y umbrales de protección de 1:8 o 1:4, respectivamente. Miden, además, la media geométrica de los títulos de anticuerpos.

Enrolaron a 184 personas, 159 para la tetravalente y 25 para la monovalente. Para la primera vacuna, el porcentaje de sujetos con rABS≥1:8 osciló entre el 96.7% al 100%, según el serogrupo a los dos años, y entre el 71.6% y el 94.0% a los seis años. Los títulos de anticuerpos medidos con complemento de conejo fueron descendiendo progresivamente hasta el año dos-cuatro para mantenerse estables con posterioridad. En ese mismo grupo y a los dos años, el porcentaje con títulos hABS ≥1:4 oscilaron entre el 70.0% y el 100%. A los seis años oscilaron entre el 58.5% y el 98.5%. Para las dos maneras de medición de ABS, para los GMT, y respecto al serogrupo C, no hubo diferencias entre los dos grupos de vacunados.

Los autores concluyen que sus resultados apuntarían a que la protección frente a la enfermedad meningocócica invasora persistiría hasta los años de mayor vulnerabilidad, como serían los de la adolescencia.

 

La recomendación de vacunar frente al VPH a niños en Francia: una desafortunada coincidencia con el llamamiento de la OMS para detener la implementación de esta vacuna en niños

31/07/2020

Dib F, Vie le Sage F, Cohen R et al. Recommendation of HPV vaccination to boys in France-An unhappy coïncidence with the WHO call to pause the implementation of this vaccination in boys. Vaccine Available online 15 April 2020

Comentario acerca de la decisión de las autoridades sanitarias francesas de incluir la vacunación de varones frente a las infecciones causadas por el virus del papiloma humano (VPH), coincidiendo con el statement de la Organización Mundial de la Salud en el que, debido a la escasez de vacuna, insta a los países a interrumpir la vacunación de los varones, de los mayores y de las campañas de repesca en tanto en cuanto no esté restablecido el normal suministro.

Francia, a pesar de ser de los primeros países en introducir la vacuna en niñas escolares, no llega a un 23.7% de cobertura con dos dosis en las preadolescentes. A la hora de la vacunación del varón se planean una serie de retos: a) corregir la desinformación generada por diferentes grupos tergiversando el statement de la OMS, b) restaurar la confianza hacia la vacuna del VPH teniendo en cuenta que en Francia una de cada tres personas se muestra en desacuerdo con las vacunas, c) recuperar los programas de vacunación en el ámbito de las escuelas, implantado los servicios de salud escolar, y d) la necesidad de desarrollar estrategias de comunicación de masas, que además puedan permitir mejorar la cobertura en niñas.

Instan a la OMS a que sus recomendaciones debieran aplicarse caso a caso según el contexto específico de cada país. Asimismo, frente al desabastecimiento y a las bajas coberturas, apuntan como soluciones posibles a las pautas de dosis únicas de vacuna en población escolar para reducir el número de dosis requeridas, lo que supondría una estrategia más asequible, equitativa y sostenible para evitar la infección tanto en mujeres como en hombres.

 

Inmunogenicidad y seguridad de una vacuna antipoliomielítica inactivada y adyuvada (IPV-Al) tras su aplicación en niños a los 2, 4, 6 y 15-18 meses

31/07/2020

Sáez-Llorens X, Thierry-Carstensen B, Stoey L et al. Immunogenicity and safety of an adjuvanted inactivated polio vaccine, IPV-Al, following vaccination in children at 2, 4, 6 and at 15-18 months. Vaccine 2020;38:3780-3789

Resultados de un ensayo clínico fase III, ciego y aleatorio llevado a cabo en Panamá para conocer la seguridad e inmunogenicidad de una vacuna inactivada frente a la poliomielitis trivalente y adyuvada con aluminio, comparada con la vacuna antipoliomielítica convencional en esquema 2, 4 y 6 meses. En el booster de los 15-18 meses todos recibieron la vacuna adyuvada. Las vacunas rutinarias se administraron concomitantemente. Ambas vacunas estaban fabricadas por el Staten Serum Institute de Dinamarca. La adyuvada contenía un décimo de la cantidad de cada uno de los poliovirus, en relación a la convencional, más 0,5 miligramos de aluminio. 400 niños de cada brazo recibieron la primovacunación.

Las tasas de seroconversión tras la vacuna adyuvada no fueron inferiores a las de la convencional para ninguno de los tres tipos de poliovirus. Tras el recuerdo del segundo año de vida en 692 niños, el incremento de los títulos geométricos medios de anticuerpos post/prebooster fue para los primovacunados con la adyuvada respecto del grupo convencional de: 25.3 vs 9.2, 19.1 vs 6.5 y 50.4 vs 12.5 para los tipos 1, 2 y 3, respectivamente. Los GMT´s prebooster fueron inferiores en los primovacunados con adyuvada y tras el booster también fueron menores para los poliovirus 1 y 3. Los perfiles de seguridad fueron similares para ambos grupos.

Los autores concluyen que es muy importante disponer de varias vacunas inactivadas para satisfacer la demanda creciente a escala mundial. La vacuna en estudio, al contener menos cantidad de antígeno tiene el potencial de mitigar el coste y las restricciones de los suministros en relación a la vacuna convencional.

 

Vacunación antigripal inapropiada para la edad en bebés menores de 6 meses, 2010-2018.

24/07/2020

Suragh T, Hibbs B, Márquez P et al. Age inappropiate influenza vaccination in infants less than 6 months old, 2010-2018. Vaccine 2020;38:3747-3751

Debido a los escasos datos acerca de la recepción, por error, de la vacuna antigripal en los menores de seis meses, los autores, de los CDC norteamericanos, llevan a cabo un análisis descriptivo y cualitativo de los reportes llegados al U.S. Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS) acerca de la vacunación de menores de seis meses en el periodo 2010-2018 para describirlos e identificar posibles factores de riesgo.

Se identificaron 114 notificaciones y solamente 21 de las mismas reportaron un efecto adverso determinado, siendo los más frecuentes la pirexia, irritabilidad, llanto y diarrea. Doce involucraron a recién nacidos, siendo la circunstancia más común para ese error la confusión con la vacuna de hepatitis B. La vacuna inactivada trivalente sumó el 52.6% de los reportes. Identificaron los siguientes factores de riesgo para cometer errores de administración: vacunación simultánea de niños de varias edades – lo que implicaba mezcla de pacientes en la consulta-, ausencia de verificación por parte del vacunador de la información del paciente y la confusión debida a la semejanza en los nombres o en la presentación de las vacunas del calendario del lactante.

Los autores, reconociendo que es una situación poco habitual, enfatizan en la ausencia de efectos adversos graves derivados de la administración inadvertida de esa vacuna.

 

 

Factores de riesgo parental para el desarrollo de fiebre en sus hijos después de 7-10 días de haber recibido la primera dosis de vacuna antisarampionosa.

24/07/2020

Zerbo O, Modaressi Sh, Goddard K et al. Parental risk factors for fever in their children 7-10 days after the first dose of measles-containing vaccines. Hum Vacc Immunother 2020;16:875-880

A la vista de que la fiebre tras la vacunación antisarampionosa se asocia con una mayor respuesta de anticuerpos, aunque a expensas de influir en las percepciones públicas acerca de su seguridad, y a que la respuesta febril puede estar genéticamente programada, los autores intentan explorar si las condiciones clínicas parentales pueden predecir la aparición de fiebre a los 7-10 días después de recibir la primera dosis de una vacuna frente al sarampión. Ello podría proporcionar información en relación a la programación genética de un individuo a la respuesta inmune a los antígenos vacunales.

Para ello, incluyen una cohorte de niños nacidos en hospitales del Kaiser Permanente del norte de California entre 2009 y 2016, que recibieron la vacuna del sarampión entre los 12 y 24 meses. El outcome principal fue la presencia de fiebre a los 7-10 días; se identificaron las condiciones clínicas parentales presentes antes y después de identificar la fecha de nacimiento del niño.

El estudio incluyó 244125 niños que se ligaron a 192253 madres y a 118046 padres. En los análisis bivariantes se identificaron 29 condiciones maternas, 13 paternas y 9 en niños, que se asociaron significativamente con fiebre. En relación a la madre y tras ajustar por múltiples factores -incluyendo la utilización de servicios sanitarios-, la fiebre materna, la fiebre tras la vacuna sarampionosa en su infancia, las infecciones respiratorias, la migraña, el síncope y la trombocitopenia esencial se asociaron significativamente con fiebre postvacunal en el niño. En cuanto a los padres, las infecciones respiratorias y el vitíligo se asociaron significativamente con fiebre postvacunal.

Los autores concluyen que algunas situaciones clínicas de los padres se asocian con la fiebre postvacunal en sus hijos, lo que sugiere que el riesgo de padecer esa fiebre se relaciona con influencias genéticas.

 

 

image_pdfimage_print
1 2 3 145


Subir al menú