Comparative effectiveness of high-dose versus standard-dose influenza vaccine in US residents aged 65 years and older from 2012 to 2013 using Medicare data: a retrospective cohort analysis

Izurieta H, Thadani N, Shay D, Maurer A, Foppa I, Franks R et al. Lancet Infect Dis published on line February 9, 2015.

Palabra clave: Gripe. Vacuna. Dosis.

Mediante un estudio retrospectivo de cohortes utilizando datos de beneficiarios del programa Medicare mayores de 65 años, los autores se plantean establecer si la vacuna antigripal de alto contenido antigénico (Fluzone) es más efectiva en la prevención de visitas sanitarias relacionadas con la gripe y en ingresos hospitalarios que la vacuna convencional inactivada. El estudio lo llevan a cabo entre agosto de 2012 y enero de 2013 y el objetivo primario fue la infección gripal probable definida por la práctica de un test rápido de gripe y posterior dispensación de un inhibidor de la neuraminidasa y el secundario las visitas a urgencias. Incluyeron 929.730 receptores de vacuna de alta carga y 1.615.545 de carga convencional.

En los primeros la efectividad fue un 22% superior que la convencional en la prevención de una probable gripe y también un 22% más efectiva en los ingresos hospitalarios. Los autores concluyen que en población de 65 o más años la vacuna de alta carga es significativamente más efectiva que la convencional en relación a encuentros sanitarios relacionados con la infección gripal. La amplitud del estudio les permite por vez primera mostrar esta significativa reducción, lo que se deberá tener presente en la valoración de la prevención gripal de los mayores. Una editorial acompañante alaba la metodología del estudio en cuanto a que es potencialmente válido para comparar nuevas con viejas vacunas, pero que sería dudosa para comparar vacunados con no vacunados que no van a la farmacia. En cualquier caso, piensa que el incremento relativo de la efectividad en un 22% es ciertamente importante, especialmente al tratarse de una enfermedad grave.

[mas información]




Comparison of intramuscular and subcutaneous administration of a herpes zoster live-attenuated vaccine in adults aged ? 50 years: a randomized non-inferiority clinical trial

Diez Domingo J, Weinke T, García de Lomas J, Meyer C, Bertrand I, Eymin C et al. Vaccine 2015;33:789-795

Palabra clave: Herpes zóster. Vacuna. Administración

Dado que en los ensayos clínicos de la vacuna Zostavax en los Estados Unidos se administraba por vía subcutánea y que en Europa los vacunadores prefieren mayoritariamente la vía intramuscular, los autores plantean un ensayo clínico aleatorio y abierto llevado a cabo en 354 individuos de más de 50 años, con el objetivo primario de demostrar que la administración intramuscular es no inferior a la subcutánea en: a) en GMT´s a las 4 semanas postvacunación, y b) genera un aceptable aumento en los títulos de anticuerpos medidos por glucoproteína enzimoinmunoanálisis. Los resultados más destacables fueron que basalmente ambos grupos fueron comparables en términos de edad. Se alcanzó el objetivo primario de inmunogenicidad en el análisis por protocolo (ratio GMT IM/SC: 1.05 con IC 95%: 0.93-1.18) y el incremento en títulos (2.7 con IC 95%: 2.4-3.0).

La frecuencia de efectos adversos fue similar entre grupos, con menor frecuencia de reacciones locales en el grupo intramuscular respecto a eritema, dolor e hinchazón. Concluyen que en población mayor de 50 años, la vacunación con Zostavax por vía intramuscular desencadena respuestas inmunes similares a la administración subcutánea con buena tolerancia clínica.

[mas información]




Durability of antibody response against hepatitis B virus in healthcare workers vaccinated as adults

Gara N, Abdalla A, Rivera E, Zhao X, Werner J, Liang T, Hoofnagle J et al. Clin Infect Dis 2015;60:505-513

Palabra clave: Hepatitis B. vacuna. Sanitarios. Duración

Estudio diseñado para comprobar la situación frente a la hepatitis B en trabajadores sanitarios que fueron vacunados entre los 18 y los 60 años de vida. Fueron estratificados por grupos según el intervalo entre la vacunación y el estudio: a) de 10 a 15 años, b) de 16 a 20, y c) más de 20 años. A todos ellos se les administró un recuerdo de vacuna con monitorización a las 24 horas y 7 y 21 días postrecuerdo. El estudio se llevó a cabo entre 2010 y 2012 y participaron 159 individuos de los que 50, 50 y 59 pertenecían a los grupos a, b y c, respectivamente. La duración media desde la vacunación primaria fue de 18 años (12, 17 y 24 años para los grupos a, b y c, respectivamente. Se encontraron niveles protectores prebooster en el 77%, siendo la proporción de positivos similar según el sexo y en los tres grupos (en estos últimos los niveles también fueron similares). Resultaron positivos a AntiHBc 4 sujetos, todos ellos negativos para AgsHB, AgeHB, AntiHBe y HBV-ADN. Se conocía la serología tras la series primarias en 36 sujetos de los que respondieron el 97%.

De éstos y tras 10-27 años de seguimiento tras las series primarias el 32% seronegativizaron. Los predictores de unos niveles inadecuados de AntiHBs a los 10-31 años tras la primovacunación fueron la edad y el tabaquismo. A los seronegativos se les ofertó una dosis booster y al séptimo día el 53% recuperó niveles y el 94% a los 21 días. Los autores concluyen que sus datos sugieren que es posible disponer de una respuesta anamnésica ahasta los 28 años después de la vacunación inicial, lo que va en contra de dosis rutinarias de recuerdo en los trabajadores sanitarios. Del mismo modo la vacuna protege de infección crónica (AntiHBc) hasta una media de 18 años en una población de sanitarios vacunados de hepatitis b en la edad adulta.

 

[mas información]




Safety and Immunogenicity of DNA Vaccines Encoding Ebolavirus and Marburgvirus Wild-Type Glycoproteins in a Phase I Clinical Trial

Sarwar UN, Costner P, Enama EM, Berkowitz N, Hu Z, Hendel CS, et al. Journal Infectious Diseases. 2015;211:549-57.

Palabra clave: vacuna Ébola, ensayo clínico, eficacia, seguridad.

Los virus del Ébola y Marburgvirus causan fiebre hemorrágica grave con alta mortalidad y son considerados potenciales agentes de bioterrorismo. En la actualidad no existen vacunas disponibles o agentes terapéuticos. Ensayos clínicos previos han puntos de mutación y proteínas transmenbranas para incorporarlas a posibles vacunas frente al virus del Ebola. El antígeno WT GP es el foco actual del Centro de Investigación de Vacunas para el desarrollo de vacunas frente a los virus Ébola y Marburgvirus.

El objetivo de este ensayo clínico en fase I que aquí se preneta ha sido evaluar 2 vacunas de ADN, que codifican para MARVAngola GP y el segundo para EBOV y SUDV WTGP.

Para ello el estudio evaluó la seguridad y la inmunogenicidad de estas vacunas de ADN (4 mg administrados por vía intramuscular por Biojector) en las semanas 0, 4 y 8, con una dosis de recuerdo a las 32 semanas. Las evaluaciones de seguridad incluyeron parámetros de reactividad y de coagulación solicitados. La evaluación inmunológica primaria se hace por medio de la enzima ensayo inmunoenzimático-GP específica.

Los resultados obtenidos fueron que las vacunas fueron bien toleradas, sin efectos adversos graves; el 80% de los sujetos tenía positivo el enzimoensayo frente a los anticuerpos (?30) en la semana 12. La dosis de recuero (cuarta dosis) aumentó las respuestas inmunes.

Los autores concluyen que las vacunas son seguras, bien toleradas, e inmunogénicas en esta fase I del estudio. Estos resultados van a permitir además la investigación de vacunas frente a filovirus, hacia un objetivo de inducir una inmunidad protectora utilizando antígenos WT.

[mas información]




Open-label trial of immunogenicity and safety of a 13-valent pneumococcal conjugate vaccine in adults ?50 years of age in Mexico

Tinoco J, Juergens Ch, Ruiz Palacios G, Vázquez-Narváez J, Enkerlins-Pawells H, Sundaraiyer V et al. Clin Vacc Immunol 2015;22:185-192.

Palabra clave: Neumococo. Vacuna. Adultos. Inmunogenicidad.

Ensayo clínico abierto multicéntrico llevado a cabo en Méjico para evaluar la inmunogenicidad y seguridad de la vacuna conjugada de 13 serotipos en 324 sujetos de 50 o más años no vacunada previamente con la vacuna polisacárida simple de 23 serotipos.

Como resultados más destacables encuentran que la vacuna genera una robusta respuesta inmune funcional (anticuerpos opsonofagocíticos, OPA) medidos al mes de la vacunación. Aunque los títulos de estos anticuerpos para la mayoría de los serotipos fueron significativamente menores en el grupo de 50-64 años de edad respecto a los de más de 65 años, las respuestas postvacunales fueron similares entre ambos. La tolerancia fue buena sin efectos adversos graves reportados. Los autores concluyen que la vacuna es segura e inmunógena en adultos mejicanos y que tiene el potencial de proteger frente a la enfermedad neumocócica causada por serotipos vacunales.

[mas información]




Epidemiology of Infant Meningococcal Disease in the United States, 2006-2012

MacNeil JR, Bennett N, Farley MM, Harrison LH, Lynfield R, Nichols M, et al. Pediatrics. 2015;135: e305-11.

Palabra clave: enfermedad meningocócica, epidemiología, vacuna.

La incidencia de la enfermedad meningocócica está actualmente en mínimos históricos en Estados Unidos. Sin embargo, esta incidencia sigue siendo más alta entre los niños menores de un año. Con el uso rutinario de las vacunas frente al Haemophilus influenzae tipo b y la vacuna frente al el neumococo en bebés y niños, la infección por Neisseria meningitidis sigue siendo una causa importante de meningitis bacteriana en niños pequeños en Estados Unidos.

El objetivo de este estudio ha sido determinar los casos de meningitis ocasionada por N. meningitidis durante el periodo de tiempo 2006-2012 en Estados Unidos. Para ello se recogieron datos de población y laboratorio, basado en los aislados de N. meningitidis realizadas a través de del grupo de vigilancia bacteriana activa durante el 2006 hasta el 2012. Los formularios de recogida de datos ampliados se completaron para los casos infantiles identificados en el área de vigilancia durante el año 2006 hasta el 2010.

Los principales resultados fueron los siguientes: se estima que unos 113 casos de enfermedad meningocócica confirmada por cultivo se produjeron anualmente entre lactantes de 1 año desde 2006 hasta 2012, para una incidencia global de 2,74 por cada 100.000 niños. Entre estos casos, se produjeron 6 muertes. El serogrupo B fue responsable del 64% de los casos, el serogrupo C (12%) y el serogrupo Y (16%).

Los datos recogidos en los formularios mostraron que una alta proporción de casos infantiles (36/58, 62%) tenía un fumador en el hogar y el nivel socioeconómico de era bajo.

Los autores concluyen que la carga de la enfermedad meningocócica sigue siendo más alta en los niños pequeños, siendo serogrupo B el predominante. Las vacunas que ofrecen protección a temprana edad tienen el potencial de reducir la carga de enfermedad meningocócica, especialmente si ofrecen protección contra la enfermedad meningocócica del serogrupo B.

[mas información]




Interchangeability of meningococcal group C conjugate vaccines with different carrier proteins in the United Kingdom infant immunization schedule

Ladhani S, Andrews N, Waight P, Hallis B, Matheson M, England A et al. Vaccine available on line 12 December 2014.

Palabra clave: Meningococo C. Vacuna. Intercambio

Estudio abierto no aleatorio realizado en Inglaterra durante 2011-2012 para evaluar las respuestas séricas de anticuerpos tras completar una primovacunación con dos dosis de vacuna antimeningocócica C conjugada (MenCC) a los 3 y 4 meses de vida con cualquiera de los tres preparados disponibles. Se midieron anticuerpos frente a meningococo C (SBA) y frente a H influenzae tipo b, toxina pertussis, toxoide diftérico, toxoide tetánico y frente a los 13 serotipos de S pneumoniae en relación al tipo de vacuna antimeningocócica recibida. Se encontraron los siguientes resultados: los GMT´s frente a MenC fueron significativamente menores en los lactantes que recibieron MenC-CRM y posteriormente Men-TT (82.0. IC 95%: 39-173), en relación a los que recibieron dos dosis de MenC-CRM (418. IC 95%: 325-357), dos de MenC-TT (277. IC 95%: 223-344) o MenCC-TT seguida de MenC-CRM (553. IC 95%: 322-949). Por otra parte también el primer grupo (MenC-CRM + MenC-TT) tuvo menores GMT frente a H influenzae tipo b (0.60. IC 95%: 0.27-1-34) en comparación con los otros tres grupos: 1.85 (IC 95%: 1.23-2.78), 2.86 (IC 95%: 2.02-4.05) y 4.26 (IC 95%: 1.94-9.36), respectivamente.

Los autores concluyen que no son intercambiables las vacunas antimeningocócicas con diferentes transportadores, y que cuando se dispone de varios preparados y los niños precisan más de una dosis de vacuna la deben de recibir con el mismo carrier proteico o alternativamente deben de recibir la primera dosis de MenC-TT siempre que sea posible.

[mas información]




Seasonal influenza vaccination during pregnancy and the risks of preterm delivery and small for gestational age birth

Ahrens K, Louik C, Kerr S, Mitchell A, Werler M. Paediatr Perinatal Epidemiol 2014;28:498-509

Palabra clave: Gripe. Vacuna. Embarazo. Prematuridad

Estudio de casos y controles en el que se intenta buscar una asociación entre la vacunación antigripal de la embarazada en las temporadas 2006 a 2010 y el riesgo de parto prematuro o de pequeños para edad gestacional (PGE). Disponen de 1619 pares madre-hijo y reportaron haber recibido la vacuna el 30% siendo más común en el segundo trimestre seguido del tercero y del primero. El 6.6% de los embarazos acabaron en prematuridad. Al analizar el hazard ratio ajustado, éste fue de 1.37 con un intervalo de confianza que incluyó la hipótesis nula y al separarlo por trimestres fue de 0.66, 1.46 y 1.53 para el primero, segundo y tercero, respectivamente, e incluyendo todos ellos la hipótesis nula. Sin embargo para la temporada 2009-2010 el riesgo llegó a 7.81 (IC 95%: 2.6-23.0) siendo en el tercer trimestre de 9.78. Respecto a PEG se clasificaron como tales el 10.6% y en relación a no vacunadas el riesgo en cualquier momento del embarazo fue de 1.03 y del 0.44, 1.53 y 1.00 para el primero, segundo y tercero, respectivamente. Concluyen que la vacunación en cualquier momento mostró una modesta e inestable asociación positiva con la prematuridad y que el riesgo fue exclusivamente a expensas de la temporada 2009-2010. Aducen posibles explicaciones para ese hallazgo y entre otras la exclusión de las que en esa misma temporada habían recibido la vacuna pandémica H1N1pdm09. Piensan que aunque el estudio es limitado en cuanto a número, sus resultados apoyan las observaciones previas relativas a la ausencia de riesgo o al riesgo mínimo de prematuridad o de PEG e relación a la recepción de la vacuna antigripal. No obstante los hallazgos de la temporada pandémica justifican investigaciones futuras.

[mas información]




Adverse events following vaccination with an inactivated, Vero cell culture-derived Japanese encephalitis vaccine in the United States, 2009-2012

Rabe I, Miller E, Fischer M, Hills S. Vaccine available on line 9 December 2014.

Palabra clave: Encefalitis japonesa. Vacuna. Seguridad. VAERS.

En marzo de 2009 la FDA de los Estados Unidos aprobó una vacuna inactivada cultivada en células Vero para su uso en población adulta (Ixiaro), tras los ensayos clínicos en 3.558 receptores sanos de la vacuna. Los autores revisan los efectos adversos declarados al sistema de declaración pasiva VAERS tras recibir la vacuna los adultos de más de 17 años entre mayo de 2009 y abril de 2012. Las tasas d estos efectos se calcularon mediante las dosis distribuidas en el país que ascendieron a 275.848. En este periodo de 3 años se reportaron al sistema 42 efectos adversos con una tasa de 15.2/100.000 dosis distrubuidas. De estos 42 reportes, el 12% se clasificaron como graves (1.8/100.000) y no se declaró ningún fallecimiento. Los efectos más comúnmente reportados fueron las reacciones de hipersensibilidad (4.4/100.000) aunque no se declararon casos de anafilaxia. También se reportaron tres casos de efectos que incluían al sistema nervioso central (una encefalitis y dos convulsiones) con una tasa de 1.1/100.000 aunque en los tres casos coincidió con la recepción de otras vacunas. Los autores concluyen que los datos de vigilancia postcomercialización sugieren que la vacuna Ixiaro tiene un buen perfil de seguridad, lo que coincide con lo encontrado en los ensayos clínicos previos a la comercialización. Aun así proponen que se continúe con la monitorización de cualquier evidencia de efectos neurológicos o de efectos muy infrecuentes.

[mas información]




Antigenic differences between AS03 adjuvanted influenza A (H1N1) pandemic vaccines: implications for Pandemrix-associated narcolepsy risk

Vaarala O, Vuorela A, Partinen M, Baumann M, Freitag T, Meri S et al. PLoS ONE 9(12): e114361

Palabra clave: Gripe. Pandemia. Vacuna. Narcolepsia

La narcolepsia está producida por una destrucción inmune de las neuronas secretadoras de hipocretina en el hipotálamo, aunque se desconoce los desencadenantes de la misma. A la vista de la asociación entre narcolepsia y la recepción de una vacuna antigripal pandémica adyuvada con AS03, Pandemrix, pero no con una vacuna similar, Arepanrix, que contiene un antígeno vírico H1N1 preparado de manera distinta, los autores se plantean conocer las diferencias antigénicas y de anticuerpos para ambas vacunas. Encontraron niveles incrementados de IgG frente a H1N1 en 47 niños con narcolepsia, respecto de 57 niños inmunizados con el mismo preparado pero sin narcolepsia. Por otra parte el antígeno H1N1 de Arepanrix inhibía muy débilmente esos anticuerpos, lo que señalaba una diferencia antigénica entre ambas vacunas. La electroforesis en gel de alta resolución reveló mayores cantidades de nucleoproteína vírica alterada en Pandemrix y se observaron en los sujetos con narcolepsia niveles aumentados de anticuerpos a la hemaglutinina y a la nucleoproteínas, especialmente a la NP tratada con detergente. Además también encontraron mayores niveles de anticuerpos a la NP en niños con el alelo de riesgo para narcolepsia DQB1*06:02. Como conclusiones del estudio destacan que sus hallazgos proporcionan un link entre Pandemrix y narcolepsia y aunque permanecen poco claros los mecanismos en detalle de la patogénesis, sí que trasladan el foco de los adyuvantes a las proteínas víricas H1N1.

[mas información]