¿Es China la que va ganando la partida?

15/07/2020

Según Medscape Infectious Diseases, la vacuna de Sinovac Biotech´s  es la tercera vacuna prototipo frente al SARS-CoV-2 que entra en las fases finales de los ensayos clínicos. Tras el éxito de la República Popular China en combatir la infección por el nuevo virus, se hace difícil llevar a cabo ensayos a gran escala de las vacunas candidatas por la baja incidencia de la enfermedad y, es por ello, que se ha recurrido a otros países más golpeados por la pandemia para llevarlos a cabo. Sin embargo, tras los pasados escándalos relacionados con la seguridad y efectividad de algunas vacunas fabricadas en ese país, son pocos los que están dispuestos a trabajar con China. En relación a este punto, las autoridades sanitarias introdujeron el pasado año una ley de regulación de la industria vacunal en la que se incluyen fuertes multas por comercializar vacunas “falsas” o de baja calidad.

A pesar de todo, y apoyada por su tipo de economía, China ha finalizado la construcción de dos plantas de manufacturación vacunal (lo que denomina “velocidad en tiempos de guerra”) y está inoculando vacunas en sus militares que se desplazan al exterior. Además, en un claro reto al dominio de los países occidentales, se encuentra detrás de 19 vacunas candidatas en fase de ensayos clínicos, lideradas por Sinovac y CanSino. Básicamente, su tecnología se basa en la tradicional de las vacunas inactivadas, lo que puede proporcionarle un plus de éxito.

Para el Dr. Paul Offit, director del Vaccine Education Center at Children´s Hospital of Philadelphia, “si tuviera que escoger una vacuna en la que piense que sería la más segura y efectiva, la vacuna inactivada sería una de ellas”. Aun así, ni los países europeos ni los Estados Unidos de Norteamérica han mostrado interés en las vacunas chinas.

 

 

image_pdfimage_print


Subir al menú