Impacto a largo plazo de la vacuna en la enfermedad bacteriana invasiva en niños de Nueva Zelanda

14/10/2018

image_pdfimage_print

Walls T, Cho V, Martin N, Williman J, Brunton C. Vaccine Impact on Long-term Trends in Invasive Bacterial Disease in New Zealand Children. The Pediatrics Infectious Disease Journal 2018; 37(10): 1041-7.

En Nueva Zelanda se han introducido progresivamente en el calendario, vacunas frente Haemophilus influenzae tipo B (Hib), Neisseria meningitidis y Streptococcus pneumoniae. El estudio tiene como objetivo describir las tendencias a largo plazo en las tasas de estas infecciones bacterianas en Nueva Zelanda así como comparar con datos recientes de Reino Unido.

Estudio de base poblacional que utiliza dos fuentes de datos, las altas hospitalarias y las enfermedades de declaración obligatoria. Se analizaron las tasas de ambas en <15 años.

Los ingresos por Hib se redujeron un 79% los dos primeros años tras la introducción de la vacuna (5.94–1.24/100,000); las declaraciones de enfermedad meningocócica descendieron un 75% en los 8 años tras la introducción de la vacuna MeNZB (26.15–2.48/100,000) y continúan en descenso. Las tasas descritas fueron menores que las observadas en Reino Unido a pesar de la no existencia de un programa de vacunación continuado en Nueva Zelanda (8.16 comparado con 10.37/100,000 para los años 2007–2011). Las tasas de declaración y de ingreso hospitalario para la enfermedad neumocócica fueron discordantes pero en ambas se observó una reducción sustancial tras la introducción de la vacuna. Los niños Maoríes presentan las tasas más altas de enfermedad y las mayores reducciones tras la introducción de vacunas neumo y meningocócicas.

Los autores concluyen que las vacunas han producido un impacto sustancial en las tasas de enfermedad bacteriana en niños neozelandeses. Las reducciones han sido máximas en los maoríes, mejorando las diferencias en salud respecto a la carga de enfermedad.

Impacto de la vacuna en las tendencias a largo plazo de la enfermedad bacteriana invasiva en niños de Nueva Zelanda

 

image_pdfimage_print


Subir al menú