La mutación 614G del SARS-CoV-2 no debe afectar a la capacidad neutralizante de los anticuerpos postvacunales

Un artículo aparecido en la revista Science analiza el comportamiento del linaje 614G del virus SARS-CoV-2, que es actualmente el que circula con carácter predominante en todo el mundo en relación a la replicación vírica, patogénesis y transmisibilidad. Para ello estudia estos parámetros en modelos de laboratorio construyendo una variante del virus que solo contenía la sustitución de la variante 614G en la glicoproteina S (spike) de la superficie para infectar líneas celulares. Los datos que encontraron sugieren que esa sustitución aumenta la capacidad de replicación en las células epiteliales que expresan altas cantidades de receptor ACE2, lo que implica mayor carga vírica, pero no altera ni la gravedad de la infección ni la capacidad neutralizante de los anticuerpos del suero de convalecientes de la enfermedad. Concluyen que las vacunas actuales cuyo target en la proteína S deben de seguir siendo efectivas frente a esta variante.