Sobre los orígenes del SARS-CoV-2

El Center for Health Security de la John Hopkins Bloomberg School of Public Health se hace eco de un artículo aparecido recientemente en The New York Times en el que se plantea las preguntas que todavía permanecen sin contestar en relación a los orígenes del SARS-CoV-2. El asunto surge a raíz de que se haya conocido que tres personas que trabajaban en el Wuhan Institute of Virology (China) sufrieran síntomas compatibles con la COVID-19 en noviembre de 2019, aunque también pudieron ser debidos a un cuadro gripal.

Hasta ahora es difícil determinar con carácter definitivo la fuente original del virus, bien consecuencia de una zoonosis natural o bien de un accidente de laboratorio. Una investigación liderada por la Organización Mundial de la Salud ha determinado que la probabilidad de un escape desde un laboratorio es extremadamente baja, pero en ausencia de evidencias definitivas de fuentes alternativas, no es imposible descartarlo.