Resultados asociados a la gripe entre mujeres embarazadas, posparto y no embarazadas en edad reproductiva


Prasad N, Huang S, Wood T et al. Influenza associated outcomes among pregnant, post-partum, and non pregnant women of reproductive age. Journal Infectious Disease 2019;219:1893-1903

Debido a lo limitado de la evidencia relativa a los riesgos del padecimiento de la gripe durante el embarazo, los autores plantean un estudio poblacional en el que ligan datos administrativos individuales a datos de vigilancia epidemiológica activa para estimar las hospitalizaciones asociadas a la gripe y las visitas ambulatorias en función del embarazo y su trimestre y del postparto durante las temporadas 2012-2015 en mujeres de Nueva Zelanda. 46 de 260 gripes confirmadas y hospitalizadas por cuadros respiratorios agudos y 13 de 294 gripes confirmadas vistas ambulatoriamente, se dieron en embarazadas y en mujeres en el postparto, respectivamente.

En ambas situaciones, las mujeres experimentaron mayores tasas de hospitalizaciones por gripe respecto de las no embarazadas (Ratio de tasas: 3.4 con IC 95%: 2.5-4.7) y también por trimestre (1º: 2.5, 2º: 3.9, 3º; 4.8). Los virus gripales A se asociaron con un mayor riesgo (A/H1N1: 5.3 y H3N2: 3.0) pero no fue así con los virus B. Las tasas de hospitalizaciones en el embarazo fueron significativamente superiores para las mujeres de etnia Maori (RR: 3.2 con IC 95%: 1.3-8.4) comparadas con las mujeres de etnia europea.

Los autores concluyen que la gripe estacional plantea un riesgo mayor de hospitalización, en embarazadas y en cualquier trimestre, al compararlas con las no embarazadas.

Resultados asociados a la gripe ente mujeres embarazadas, posparto y no embarazadas en edad reproductiva

 




Reducción de la efectividad de la vacuna contra la gripe durante la temporada


Ray T, Lewis N, Klein N et al. Intraseason waning of influenza vaccine effectiveness. Clinical Infectious Disease 2019;68:1623-1630

Estudio llevado a cabo en el Kaiser Permanente del norte de California tendente a examinar si la efectividad de la vacuna antigripal mengua a lo largo de una temporada gripal y a medida que va transcurriendo la misma.

Para ello los autores identificaron a las personas inmunizadas con la vacuna inactivada desde el 1 de septiembre de 2010 hasta el 31 de marzo de 2017 que fueron sometidos a pruebas de gripe y de virus respiratorio sincitial mediante PCR. Las gripes confirmadas fueron el primer outcome y los días tras la vacunación fueron el predictor de interés mediante la regresión logística condicional. A los que se les aisló VRS se les consideró como controles negativos. Comparado con personas vacunadas de 14 a 41 días antes de ser sometidos a los análisis de PCR, las vacunadas de 42 a 69 días antes tenían un 1.32 (IC 95%: 1.11-1.55) y un 1.78 entre 98 y 125 días, mayores probabilidades de ser positivas para cualquier tipo/subtipo de gripe. La odds ratio aumentó linearmente en aproximadamente un 16% por cada periodo de 28 días adicionales transcurridos desde la vacunación. La OR fue de 2.06 (IC 95%: 1.69-2.51) para las personas vacunadas 154 o más días antes de ser sometidas a la PCR diagnóstica. Los hallazgos se refirieron mayoritariamente al tipo A que supuso el 80% de todos los tests positivos. Como era previsible no se observó waning inmunitario para las infecciones por VRS.

Los autores concluyen que sus resultados sugieren que la efectividad de la vacuna antigripal inactivada decae durante el transcurso de una temporada gripal, lo que nos debería replantearnos, desde la perspectiva individual y a juicio del prescriptor, el momento óptimo de iniciar las campañas de vacunación.

Reducción de la efectividad de la vacuna contra la gripe durante la temporada




Efectividad de la vacuna contra los virus de la gripe B coincidentes y no combinados con el linaje circulante en 8 estaciones en Canadá, 2010–2011 a 2017–2018


Skowronski D, Chambers C, De Serres G et al. Vaccine effectiveness against lineage-matched and –mismatched influenza B viruses across 8 seasons in Canada 2010-2011 to 2017-2018. Clinical Infectious Disease 2019;68:1754-1757

Teniendo en cuenta que antigénicamente distintos, los linajes del virus gripal B comparten más del 90% de identidad en la secuencia de aminoácidos de la hemaglutinina y neuraminidasa, los autores plantean un estudio para conocer la efectividad de la vacuna antigripal en Canadá desde la temporada 2010-11 hasta la 2017/18 para los linajes B/Victoria y B/Yamagata en relación a la composición de esos tipos en las vacunas utilizadas en cada temporada y el tipo circulante.

El uso predominante de la vacuna fue la trivalente, con porcentajes que oscilaron entre el 100% en las temporadas 2010 a 2015, >95% en la 15/16, >85% en al 15/16, y >70% en la 17/18. De los once análisis efectuados, en seis había una concordancia entre los linajes circulantes con la vacuna (intralinaje) y en cinco la vacuna no era concordante con el linaje circulante (cross lineaje). La efectividad de la vacuna excedió el 50% en ocho de los once escenarios, incluyendo 5 de seis intralinaje y en tres de cinco cross lineaje. En cinco de estos ocho escenarios (tres intralinaje y dos cross linaje, la efectividad excedió el 65%. Por otra parte excedió marginalmente el 50% en tres escenarios incluyendo la temporada 10/11 cuando la composición de la vacuna era idéntica a la precedente y el linaje/clade concordaba con el virus circulante. En tres escenarios fue inferior al 50%, ocurriendo cuando la vacuna era la misma a la de la temporada previa (Yamagata clade 2) pero el clade circulante difería (Yamagata clade 3).

Concluyen que la efectividad supera el 50% independientemente del match entre linajes vacunales y circulantes excepto cuando la cepa vacunal no se modifica respecto a la de la temporada previa.

Efectividad de la vacuna contra los virus de la gripe B coincidentes y no combinados con el linaje circulante en 8 estaciones en Canadá, 2010–2011 a 2017–2018

 




Los niños menores de 10 años, más afectados por la epidemia de gripe A (H1N1) 2018/19 en Canadá


Skowronski D, Leir S, De Serres G et al. Children under 10 years of age were more affected by the 2018/19 influenza A(H1N1) pdm09 epidemic in Canada: posible cohort effect following the 2009 influenza pandemic. Euro Surveill. 2019;24(15):pii=1900104

El análisis epidemiológico de los datos de vigilancia de gripe en la temporada 2018/19 en Canadá sugirió que los niños tenían una mayor incidencia de gripe por la cepa epidémica A/H1N1pdm09.

Para comprobar la hipótesis, diseñan como método la comparación de la distribución de casos por H1N1 en no vacunados y aquellos que son controles test negativos con las temporadas en las que la cepa fue dominante (18/19, 15/16 y 13/14).

En 2018/19 una gran cantidad de casos tenían menos de diez años respecto a los controles (29% vs 16% con p <0.001). Particularmente, los que tenían edades entre 5 y 9 años supusieron el 14% de los casos, lo que es una cifra superior al porcentaje en los controles (4%) y población general (5%) y al menos dos veces su contribución en 2015/16 (7%) y en 2013/14 (5%).

Los autores concluyen que los menores de diez años contribuyeron más a las visitas ambulatorias por gripe causada por A/H1N1pdm09 que en temporadas gripales previas. En la última temporada 2018/19, todos los niños nacidos con menos de diez años habían nacido con posterioridad a la pandemia de 2009 y por tanto carecían de la inmunidad generada por la vacuna.

Adicionalmente, más de la mitad de los nacidos después de 2009 y que ahora están en la escuela (los de cinco a nueve años), están en un contexto social y de comportamiento que puede incrementar la transmisión del virus, algo que no se produjo antes de otras temporadas gripales de A/H1N1pdm09.

Los niños menores de 10 años, más afectados por la epidemia de gripe A (H1N1) 2018/19 en Canadá




Rápido waning en la efectividad de la vacuna antigripal: con qué frecuencia debemos vacunarnos


Young B, BChir M, Sadarangani S. Rapidly waning vaccine effectiveness for influenza: hoe often should we revaccinate. J Travel Med published 24 January 2019.

Interesante artículo que repasa la conveniencia de una revacunación frente a la gripe en el caso de viajar a un hemisferio distinto al que se habita. Para ello repasa la circulación de los virus de la gripe según el área geográfica, esto es, climas templados, subtropicales y tropicales para posteriormente revisar la duración de la protección.

A este respecto hay que conocer que cada seis meses la OMS cambia la composición de la vacuna y que al menos una cepa se cambia con una probabilidad media del 50% y que parece existir, a la vista de estudios con diseño de casos y controles negativos, una caída inmunitaria a partir de los seis meses tras recibir la vacuna (especialmente para H3N2, para personas añosas y para enfermos crónicos).

Analiza, también, algunos estudios en los que la efectividad de la vacuna parece reducirse con inmunizaciones seriadas, especialmente cuando la composición de las cepas se mantiene en temporadas consecutivas. Desconoce si las nuevas vacunas (alta carga, recombinantes o adyuvadas) mejorarán la duración de la protección, y por último, expone las implicaciones prácticas para la clínica, según exista divergencia en la composición (probablemente beneficiosa para todos los grupos en caso de que haya cambiado) y según los factores de riesgo del viajero (si no ha cambiado la composición podría ser beneficiosa la revacunación para los mayores y para los que tienen enfermedad crónica, siempre que hayan transcurrido al menos seis meses desde la dosis previa).

Rápido waning en la efectividad de la vacuna antigripal: con qué frecuencia debemos vacunarnos




Epidemiología y carga de la gripe en niños sanos de 6 a 35 meses: análisis de los datos del grupo placebo en un ensayo clínico de eficacia fase 3


El Guerche Séblain C, Moureau A, Schiffer C et al. Epidemiology and burden of influenza in healthy children aged 6 to 35 months: analysis of data from the palecbo arm of a phase III efficacy trial. BMC Infectius Disease 2019;19:308

Análisis de los datos de los participantes en un ensayo clínico fase III en su vertiente de placebo en niños de 6 a 35 meses de ambos hemisferios, relativos a los casos y la carga de gripe.

Estos niños no habían recibido ninguna dosis de vacuna y los datos correspondieron a una única temporada gripal y se monitorizó la enfermedad tipo gripal, la gripe confirmada por laboratorio, los tipos/subtipos del virus, los síntomas graves y las complicaciones de la gripe confirmada y el uso de los recursos sanitarios asociados con la anterior. El análisis incluyó datos de 2210 participantes con una enfermedad gripal reportada de 811 casos de los que 255 tuvieron 263 episodios confirmados de gripe.

La tasa global de ataque fue de 11.5% siendo el virus más comúnmente identificado el H3N2 (40.7%), seguido del B Yamagata (23.6%), H1N1 (19.6%) y B Victoria (8.0%). Se reportó fiebre de grado 3 en el 24.3% de los confirmados, infección respiratoria aguda en el 8.7%, otitis media aguda en el 6.1% y neumonía en el 1.9%.

En el 93.2% de los episodios se prescribieron analgésicos, antipiréticos o antiinflamatorios no esteroideos y antibióticos en el 41.4%. El 57.0 de los episodios gripales consultaron con el ambulatorio y el 1.1% pasaron ingresados una noche en el hospital.

Los autores concluyen que la gripe se asocia con una significativa carga de enfermedad en niños sanos y llama la atención el alto consumo de antibióticos.

Epidemiología y carga de la gripe en niños sanos de 6 a 35 meses: análisis de los datos del grupo placebo en un ensayo clínico de eficacia fase 3




Actualización de la OMS sobre detecciones de virus gripales


De acuerdo a las últimas actualizaciones de la Organización Mundial de la Salud, las detecciones de virus gripales están aumentando en las zonas templadas del Hemisferio Sur.

Se ha detectado un importante incremento de los aislamientos de virus A/H3N2 en Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica, mientras que el predominante en Sudamérica es el A/H1N1. En comparación con la temporada anterior, Australia y Oceanía registran una actividad gripal superior al mismo periodo de la temporada previa.

A escala global y hasta la fecha, el 57% de los aislamientos corresponden al tipo A de los que el 30.9% son H1N1 y el 69.1% son H3N2.

Actualización de la OMS sobre detecciones de virus gripales

 

 




Los cigarrillos electrónicos pueden debilitar la respuesta del sistema inmunitario a la gripe


En la reunión anual de la American Thoracic Society unos investigadores liderados por la Dra Meghan Rebuli de la Universidad de North Carolina en Chapel Hill han sugerido que los cigarrillos electrónicos pueden alterar la respuesta inmune adaptativa de los pacientes frente a algunos virus.

Concretamente, seleccionaron tres tipos de voluntarios, no fumadores, fumadores de cigarrillos convencionales y cigarrillos electrónicos, que recibieron la vacuna antigripal atenuada y analizaron muestras de fluido epitelial nasal. Encontraron que los fumadores, tras la vacunación, había una actividad gripal aumentada con incremento de niveles de ARN en comparación con no fumadores.

Aunque no se observó este fenómeno en los consumidores de cigarrillos electrónicos, sí tenían supresión de respuestas antivíricas de interferón gamma, reclutamiento de células inmunes y de citoquinas en los fluidos nasales, además de presentar menores niveles de IgA. Estos hallazgos fueron más acusados en mujeres que podrían tener un mayor riesgo de infecciones gripales.

Los cigarrillos electrónicos pueden debilitar la respuesta del sistema inmunitario a la gripe

 




La efectividad de la vacuna contra la gripe y el uso de estatinas en adultos en los Estados Unidos, 2011-2017.


Un estudio publicado en la revista Clinical Infectious Diseases por un grupo de científicos liderados por los CDC norteamericanos, no ha encontrado una asociación en personas mayores de 45 años entre el consumo habitual de estatinas y una reducción de la efectividad de la vacuna antigripal, así como tampoco con un mayor riesgo de padecer la gripe, independientemente del estado de vacunación.

Los autores llegaron a esos resultados tras un estudio de casos y controles test negativo llevado a cabo entre las temporadas gripales de 2011 a 2017. No recomiendan, por tanto, introducir ningún cambio ni en el consumo de estatinas ni en las guías de vacunación antigripal, a pesar de que algunos trabajos previos sí que concluían que podía existir esa asociación.

La efectividad de la vacuna contra la gripe y el uso de estatinas en adultos en los Estados Unidos, 2011-2017.

 

 




Se adelanta la gripe en el Hemisferio Sur


Según los sistemas de vigilancia de la gripe de la Organización Mundial de la Salud parece que se adelanta la temporada gripal en el Hemisferio sur, especialmente en Australia y Sudáfrica.

En el primer país, el subtipo dominante hasta ahora es el A/H3N2 y ya se han registrado diecisiete fallecimientos, trece de los cuales en residentes en asilos.

En cuanto a la situación en el Hemisferio norte, Arabia Saudí reporta niveles elevados de circulación de virus gripal, especialmente del tipo B, al igual que la zona norte de la República Popular China y Corea del Sur.

Se adelanta la gripe en el Hemisferio Sur

Actualización datos relativos a la incidencia de gripe