Etiqueta Hepatitis B

image_pdfimage_print

Immune response to hepatitis B immunization 10-18 years after primary vaccination: a population-based cohort study

19/08/2016

Katoonizadeh A, Sharafkhah M, Ostovaneh M, Norouzi A, Khoshbakht N, Mohamadkhani A et al. J Viral Hep published on line before print 29 April 2016

Estudio que evalúa la respuesta inmune en niños de 10 a 18 años de padres infectados de hepatitis B y que fueron vacunados con tres dosis primarias en el primer año. El trabajo se llevó a cabo en la provincia de Golestan (noreste de Irán) con 575 personas de esa franja de edad. Diez de ellos (1.7%) fueron positivos para AgsHB y AntiHBc, de los que ocho habían nacido de madre portadora de AgsHB. 29 sujetos eran positivos para AntiHBc de los que 16 también eran AntiHBs + y 13 positivos aisladamente para AntiHBc. De estos últimos seis habían nacido de madre portadora. De 541 negativos para AgsHB y AntiHBc y con una edad media de 14.8 años, el 70% tenían títulos de AntiHBs ≤10 mUI/mL y el 30% restante, superiores. De los 378 con todos los marcadores negativos de hepatitis B participaron 275 en el subprograma de booster. Se obtuvo una respuesta anamnésica en el 80% con títulos medios de AntiHBs de 375.5. De los 56 escolares sin respuesta anamnésica, 41 recibieron una segunda dosis de vacuna y 31 mostraron una buena respuesta. Recibieron una tercera dosis diez niños, de los que nueve respondieron. Los autores concluyen que una proporción significativa de los vacunados (de alto riesgo por los antecedentes familiares) no mostraron respuestas inmunes sugestivas de memoria tras quince años tras la primovacunación, aunque piensan que antes de recomendar un esquema de vacunaciones de recuerdo conviene determinar en ellos el riesgo de padecer una infección natural.

[más información]

Artículos relacionados

Acute hepatitis B after the implementation of universal vaccination in Italy: results from a 22-years surveillance (1993-2014)

25/07/2016

Tosti M, Alfonsi V, Lacorte E, Mele A, Galli C, Remo A et al. Clin Infect Dis published on lime March 23, 2016

Estudio de vigilancia que evalúa la proporción de personas bien vacunadas frente a la hepatitis B con una infección aguda por el virus, la proporción de casos evitables si las personas hubieran sido vacunadas según las recomendaciones de la Autoridad Sanitaria, y las razones de los fallos de vacunación, entre 1993 y 2014 según datos del Sistema de Vigilancia de Hepatitis Víricas Agudas. Encontraron 362 casos de hepatitis B aguda entre las 11.311 personas vacunadas (3.2%). De los 277 casos con datos disponibles sobre su estado de vacunación, 50 (18%) habían recibido un curso completo de vacunación antes de contactar con el virus. La caracterización molecular de 17 de esos casos mostraron que siete se habían infectado por virus salvaje y seis con mutantes en el gen del segmento S, de los que tres tenían serología protectora (Anti-HBs >10 mIU7mL). Entre 10.949 casos de enfermedad en no vacunados, el 1.9% estaban excluidos de la vacunación obligatoria y el 25.8% no habían recibido la vacuna a pesar de pertenecer a un grupo de riesgo incrementado de infección. Entre estos últimos los factores de riesgo más comunes eran la cohabitación con portadores crónicos, ADVP y personas con prácticas homosexuales/bisexuales. El 37% de los convivientes no vacunados eran conocedores de su situación de riesgo. Las razones más frecuentes de vacilación a la hora de recibir la vacuna fueron la falta de confianza en la vacunación, la actitud negativa, las creencias inapropiadas, la falta de comunicación y la escasa percepción de la gravedad de la enfermedad. Los autores concluyen que es un evento muy infrecuente el desarrollo de una hepatitis B aguda en individuos bien vacunados y que se precisa de más esfuerzos para mejorar la cobertura de vacunación en las personas de alto riesgo.

[más información]

Artículos relacionados

Immunity to hepatitis B persists in adolescents 15-16 years of age vaccinated in infancy with three doses of hepatitis B vaccine

17/07/2016

Van der Meeren O, Behre U, Crasta P. Vaccine 2016;34:2745-2749

Estudio fase IV, abierto, no aleatorio llevado a cabo en diez centros de Alemania entre julio 3013 y febrero 2014, para conocer la persistencia de los anticuerpos frente a la hepatitis B en sujetos vacunados 15 años antes con una serie convencional de vacuna (3 dosis de 10 mcgs de AgsHB) antes de cumplir los 18 meses. Recibieron a los 15-16 años una dosis de recuerdo de vacuna con serología pre y postvacunal para medir AntiHBs. Reclutaron a 303 adolescentes de los que formaron los grupos de vacunados totales (para conocer la seguridad) y por protocolo (para monitorizar la inmunogenicidad), 302 y 293, respectivamente. Antes del challenge vacunal el 65.4% estaban seroprotegidos (AntiHBs >10 mUI/mL) y un mes tras el booster el 97.9% alcanzaron ese título protector, con un 90.8% de sujetos con títulos de AntiHBs por encima de 100 mUI/mL. La media geométrica de anticuerpos entre el antes y el después fue 150 veces mayor. Globalmente el 96.9% mostraron una respuesta anamnésica. En cuanto a la seguridad y reactogenicidad la vacuna se comportó según lo publicado en la literatura. Concluyen que a pesar la protección a largo plazo conferida por la vacuna, permanece sin respuesta si se va a necesitar una dosis de recuerdo transcurridos años desde la primovacunación. No obstante sus resultados vienen a confirmar lo propuesto por la OMS y por el European Consensus Group on Hepatitis B Immunity de que en individuos sanos no se recomienda, tras una promovacunación infantil, una dosis booster al menos en los primeros 15-20 años de edad.

[más información]

Artículos relacionados

Vacuna de Hepatitis B, y seguimiento posterior, en paciente con Hemofilia A

8/06/2016

Respuesta del Experto a …

Vacuna de Hepatitis B, y seguimiento posterior, en paciente con Hemofilia A

Pregunta

Paciente de 13 años. Hemofilia A. Calendario de la infancia completo, incluida primovacunacióm de Hepatitis B.
Se le hacen controles Anti VHBs en Hematología anualmente.
En dos ocasiones con resultado < 10UI por lo que se le revacuno 2 veces. (1 pauta 0,1,6) y (2 pauta 0,1,2,12).
Me lo derivan porque en el ultimo control de este año de nuevo tiene < 10 UI.
¿Se deben seguir haciendo controles y revacunación o refuerzo toda la vida?

Gracias

Respuesta de José Antonio Navarro (08 de Junio de 2016)

Teniendo en cuenta que el factor VIII de coagulación humano se produce mediante técnicas de ADN recombinante (ADN r) en células de riñón de crías de hámster que contienen el gen del factor VIII humano, y que las técnicas de transfusión son las correctas, no pensamos que el paciente tenga mayor tendencia a infectarse por el virus de la hepatitis B. De hecho no hay descritos casos de contaminación en los últimos veinte años (1,2).

Suponemos, por otra parte, que no recibe transfusiones sanguíneas o de hemoderivados. A efectos prácticos hay que tener en cuenta que los títulos postvacunales decaen con cierta rapidez por lo que hubiera resultado muy productivo conocer en qué momento tras la vacunación se realizaron las extracciones sanguíneas. En cualquier caso hay que tener en cuenta que persiste la memoria inmunológica humoral y celular.

En definitiva, y a efectos prácticos, teniendo en cuenta la ausencia de riesgo incrementado si cumple con los protocolos terapéuticos y las diez dosis de vacuna que ya ha recibido, es muy importante conocer si tras cualquier serie vacunal superó el nivel de AntiHBs de 10 mUI/mL.

  1. Si es así: no hacer nada (ni serologías periódicas ni más dosis de vacuna).
  2. Si no ha sido así o lo desconocemos: administrar una sola dosis de vacuna y realizar marcadores a los dos meses. Si AntiHBs igual o superior a 10 mUI/mL, actuar como en punto 1 y si es inferior a ese nivel (tras comprobar o cambiar de técnica), no administrar más dosis de vacuna y actuar solo en caso de exposición a fuente potencialmente contaminada (inmunoglobulina). El ACIP, por su parte, solo recomienda los marcadores postvacunales en sanitarios, hemodializados-inmunodeprimidos y contactos sexuales (3)

Referencias

(1) Musso R. Drugs Today 2008;44:735-750

(2) Gringeri A. Blood Transfus 2011;9:366-370

(3) ACIP. MMWR 2006;55:RR-16

Artículos relacionados

Dosis de vacuna de Hepatitis B tipo adulto en un neonato

6/06/2016

Respuesta del Experto a …

Dosis de vacuna de Hepatitis B tipo adulto en un neonato

Pregunta

Buenas noches. Esta tarde se me informa que a un RN se le administra, en maternidad, por error, la primera dosis del calendario con VHB tipo adulto.
¿Qué riesgo corre el RN. Se debe tomar alguna precaución con siguientes dosis?
No encuentro la respuesta en ficha técnica, …
Un saludo

Respuesta de José Antonio Navarro (05 de Junio de 2016)

Si un bebé recibe por error una dosis de vacuna de hepatitis B tipo adulto, ésta debe de contabilizarse como válida y no precisa repetirla. Al tratarse de una vacuna muy segura no se esperan reacciones adversas infrecuentes. La siguiente dosis debe administrarse según el esquema de la CCAA (1).

Referencias
1. Immunization Action Coalition. Hepatitis B. Ask the Experts: Diseases & Vaccines. Pregnancy, Perinatal, and Infants. Disponible en: http://www.immunize.org/askexperts/experts_hepb.asp

Artículos relacionados

Markers of Protection in Children and Adolescents Six to Fourteen Years After Primary Hepatitis B Vaccination in Real Life: A Pilot Study

3/06/2016

Brunskole Hummel I, Huber B, Wenzel JJ, Jilg W. Pediatr Infect Dis J 2015; 35(3): 286-91.

Se asume que la inmunidad frente a la hepatitis B postvacunal es duradera y que no son necesarias las dosis de recuerdo en personas inmunocomepetentes. El objetivo del presente trabajo es averiguar la duración de la protección frente a la hepatitis B en niños vacunados en “condiciones reales”.
Estudio realizado en la ciudad de Regensburg, Alemania. Los autores tomaron un total de 232 niños y adolescentes que habían sido vacunados frente a la hepatitis B entre 6 y 14 años antes; se evaluó la vacunación recibida (pauta y tipo de vacuna), título de anticuerpos antiHbs, inmunidad celular y la respuesta inmune a una dosis de recuerdo.
Los individuos se clasificaron como grupo 1 (correctamente vacunados, n=130) (56%) y grupo 2 (vacunados no siguiendo estrictamente las pautas indicadas, n=102) (44%). Un 53,1% del grupo 1 y un 45,1% del grupo 2 presentaron antiHbs ≥10 UI/l. Se administró una dosis de recuerdo a los que presentaban una titulación menor de 10, presentando una respuesta adecuada en 91 de los 99 vacunados. La respuesta inmune celular previamente a la dosis de recuerdo se observó únicamente en el 5% de los individuos vacunados, aumentando al 30% tras la misma.
Los autores concluyen que en “circunstancias reales” alrededor de la mitad de individuos vacunados pierde el nivel protector de anticuerpos a los 6-14 años de la vacunación aunque el 90% presentan memoria inmune. Proponen que puesto que la memoria puede disminuir con el tiempo, la revacunación podría ser considerada.
Las limitaciones y fallos metodológicos del presente trabajo son abundantes y la mayoría de ellas no se mencionan en la discusión. En primer lugar considera como incorrectamente vacunados a niños que se han vacunado con preparados de diferente casa comercial o a aquellos que han recibido las dosis con un intervalo más largo del prescrito (y dando igual importancia a este hecho que a haberlas recibido con menor intervalo del pautado), características que sería discutible llevaran a clasificar realmente a un niño como mal vacunado. En segundo lugar no tenemos certeza de que los niños incluidos en el estudio fueran inicialmente respondedores a la vacunación, es decir, pretenden demostrar que a pesar de ser respondedores inicialmente esa condición se puede perder y se puede pasar a ser susceptibles pero no sabemos realmente si los niños incluidos en el estudio fueron inicialmente respondedores. En tercer lugar la determinación de anticuerpos para comprobar la respuesta a la dosis de recuerdo se hace a los 10 días de la vacunación cuando lo correcto hubiera sido hacerlo al menos tras 4 semanas. En cuarto lugar, al menos 17 individuos fueron vacunados con vacuna Hexavac (111 lo fueron con vacuna frente a la hepatitis B menos inmunógena), vacuna que fue retirada del mercado por su insuficiente protección frente a la hepatitis B, por lo que lógicamente no parece muy correcto incluir niños vacunados con esta vacuna si se pretende extraer conclusiones extendibles a la población general. Todas estas limitaciones y fallos hacen que la conclusión del estudio que dice que se “podría” considerar la revacunación sean demasiado osadas. Cuando el cuerpo de conocimiento sobre un tema está relativamente bien asentado, sólo estudios bien diseñados, bien realizados y suficientemente potentes pueden desafiar ese “cuerpo de conocimiento”.

[más información]

Artículos relacionados

Immune response to second vaccination series of hepatitis B virus among booster dose non-responders

27/05/2016

Salama I, Sami S, Salama S, Rabah T, El Etreby L, Hamid A et al. Vaccine 2016;34:1904-1908

Estudio prospectivo de intervención que pretende evaluar la respuesta inmune a una segunda serie de vacuna de hepatitis B en niños vacunados en la primera infancia que son seronegativos tras la primera dosis de la segunda serie. El área de intervención es de endemicidad intermedia. Participaron 3.600 niños de entre 9 meses y 16 años que habían recibido la vacuna obligatoria en los primeros meses. 1.535 de distintas edades tenían niveles de AntiHBs ≤10 mUI/mL además de ser negativos para AntiHBc y AgsHB. Recibieron una dosis booster 1.070 niños a los que se les practicó serología un mes más tarde. Desarrollaron una respuesta anamnésica el 90.4% (967). De los 103 no respondedores, 94 recibieron dos dosis más en esquema de 0 y 6 meses y 91 fueron objeto de serología postvacunal. El 92.3% de los de menos de diez años mostró una respuesta inmune protectora, el 7.7% de los de diez años y el 9.1 de los de quince o más años no presentaron títulos detectables de AntiHBs. Los autores en un análisis univariante detectaron que el nivel socioeconómico medio-alto fue un factor de riesgo significativo para no respuesta, mientras que la edad, el género y el lugar de residencia no lo fueron. Recomiendan una segunda serie vacunal en niños sanos que recibieron una primera serie y que tienen niveles indetectables residuales de AntiHBs, especialmente si están en riesgo.

[más información]

Artículos relacionados

Hepatitis B vaccination coverage and risk factors associated with incomplete vaccination of children born to hepatitis B surface antigen positive mothers, Denmark, 2006 to 2010

27/04/2016

Kunoee A, Nielsen J, Cowan S. Euro Surveill. 2016;21(7):pii=30136

Estudio retrospectivo de cohortes en Dinamarca destinado a conocer el cumplimiento del protocolo de inmunoprofilaxis activa-pasiva en niños nacidos de madre portadora de antígeno de superficie de hepatitis B entre 2006 y 2010. La implantación gratuita del protocolo en ese país se produjo en noviembre de 2005. Incluyó 699 niños de madres positivas con edad media de 31 años (17 a 44). El 93% (306 de 475) recibieron la vacuna en las primeras 48 horas tras el parto (el 90% en las primeras 24), aunque con variaciones según el lugar de nacimiento. Solo el 64% (306 de 475) recibieron las cuatro dosis de vacuna (0, 1,2,12 meses) en sus puestos de vacunación a la edad de dos años, y el 10% (47 de 475) no recibieron ninguna dosis en ningún momento. La ausencia de exámenes prenatales a la gestante supuso un factor de riesgo para una pauta incompleta de vacunación. A la vista de los resultados, desde mayo de 2014 se implantó un sistema de recordatorios a los médicos generales recordándoles la necesidad de la vacunación a los hijos de madre portadora de su cupo que se les notificará a la mayor brevedad tras el parto. Concluyen que su sistema debe de optimizarse y que las maternidades y las consultas generales deben de revisar los procedimientos de vacunación y las rutinas en embarazadas y en madres con infección crónica por hepatitis B y en sus hijos.

[más información]

Artículos relacionados

Recent advances in vaccination of non-responders to standard dose hepatitis B virus vaccine

26/02/2016

Walayat S, Ahmed Z, Martin D, Puli S, Cashman M, Dhillon S. World Journal of Hepatology 2015;7:2503-2509

Después de hacer una sucinta revisión de la vacuna frente a la hepatitis B y a la respuesta inmune que desencadena, los autores exponen los motivos para la existencia de no respondedores a la vacuna (predisposición genética, edad avanzada, enfermedades crónicas, deficiencias del sistema inmune y las estrategias para inmunizar a los pacientes que no responden a la profilaxis estándar. Una de ellas es aumentando la dosis inmunizante, otra es la administración intradérmica de la vacuna para aprovechar la alta densidad de células dendríticas presentadoras de antígeno existentes en la dermis. Con esta vía se han comunicado mayores respuestas inmunes respecto de la vía convencional de administración, sin complicaciones significativas. Describen también las vacunas que contienen adyuvantes de la respuesta inmune (3D-MPL, Delta inulina) y otras vías de administración con vacunas no comercializadas, del tipo de vacunas nasales, Nasvac, que son una combinación de AgsHB y AgcHB ensayadas en sujetos sanos y en portadores crónicos del virus, y vacunas de administración oral, V5-Immunitor, para individuos con infección crónica por el virus de la hepatitis B. Por último efectúan una revisión de las vacunas combinadas con dos antígenos víricos y con un adyuvante basado en la saponina (ISCOMATRIX). Concluyen con la importancia de una correcta inmunización de los individuos de alto riesgo y con el potencial preventivo e incluso terapéutico de las estrategias anteriores.

[más información]

Artículos relacionados

A systematic review and meta-analysis of management options for adults who respond poorly to hepatitis B vaccination

31/01/2016

David M, Hyun Ha S, Paynter S, Lau C. Vaccine 2015,33:6564-6569

Revisión sistemática de estudios publicados que evalúan la eficacia de diferentes estrategias del manejo de los no respondedores a las pautas convencionales de tres dosis de vacuna de HB que reciben cuatro o más dosis de vacuna y la comparación de la inmunogenicidad de estas estrategias mediante un metaanálisis. Valoraron cuatro pautas: a) 20 mcgs IM, b) 40 mcgs IM, c) 5 mcgs intradérmicos, y e) 20 mcgs intradérmicos (4 pinchazos de 5 mcgs). El metaanálisis incluyó trece artículos y mostró que cualquiera de las cuatro opciones mejoraron la seroconversión tras la recepción de una primera dosis, pero variaron con dosis adicionales. De hecho, tras la primera la seroconversión osciló entre un 54% y un 62% sin diferencias significativas, pero con más dosis se alcanzaron tasas de seroconversión del 81% tras tres dosis de 20 mcgs IM, del 89% tras cuatro dosis adicionales de 5 mcgs ID y del 90% tras dos dosis adicionales de 20 mcgs ID, aunque no significativas. La pauta de 40 mcgs IM no produjo mejores resultados respecto de las otras opciones por lo que su uso no está justificado. Estos datos implican que no hay diferencias estadísticas para apoyar cualquiera de las opciones si el no respondedor solo dispone de tiempo para una dosis adicional (viajero, sanitario a incorporarse a la práctica clínica), pero para los que sí disponen de tiempo la mejor opción sería la de tres dosis de 20 mcgs IM, aunque podrían considerarse las opciones de administración intradérmica si se dispusiera de un fácil acceso a sanitarios experimentados con esa vía. Los autores concluyen que se precisa de ensayos clínicos específicamente diseñados para comparar seroconversiones con las distintas opciones.

[más información]

Artículos relacionados

image_pdfimage_print
1 2 3 4 5 6 13


Subir al menú