Etiqueta papiloma

image_pdfimage_print

Información general

20/12/2018

VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO

LA ENFERMEDAD

El virus del papiloma humano (VPH) causa infecciones transmisibles en la piel (verrugas cutáneas y genitales) y las mucosas (aparato genital y orofaríngeo).

Se conoce la asociación entre la infección por este virus y el cáncer de cuello de útero desde mediados de los años 1970, pero no fue hasta 1983 cuando Zur Hausen aisló por primera vez el VPH16 en biopsias de tejidos de cánceres cervicales1.

Tipos de virus

Actualmente se han identificado más de 150 tipos distintos de VPH (genotipos). Unos virus tienen predilección por infectar superficies cutáneas (VPH cutaneotropos) y otros por las superficies mucosas (VPH mucosatropos).

Manifestaciones clínicas

Según infecten una u otra superficie, pueden causar distintas enfermedades (tabla 1). En la piel son causa de afecciones graves, pero muy infrecuentes, del tipo de la epidermodisplasia verruciforme (genotipos de alto riesgo 5 y 8), y de otras benignas y mucho más comunes, como las verrugas comunes planas y plantares (genotipos de bajo riesgo 1, 2, 3, 10 y 27). En las mucosas, las enfermedades serán distintas según el genotipo infectante. Los de bajo riesgo oncogénico (genotipos 6, 11, 42, 43, 44 y 55) son los causantes de las verrugas genitales (condilomas acuminados), de la papilomatosis laríngea recurrente del recién nacido y del lactante, y de las lesiones de bajo grado (benignas) de cuello uterino, vagina y vulva. Los de alto riesgo oncogénico (genotipos 16, 18, 31, 33, 45, 52, 58, 59, 68, 35, 39, 51, 56, 73 y 82) pueden causar lesiones de bajo y alto grado (precancerosas y cancerosas) de cuello uterino, vagina y vulva en la mujer, de ano en ambos sexos y de pene en el varón.

Formas de contagio

El VPH genital puede transmitirse por relaciones sexuales con penetración vaginal o anal, y con menos frecuencia solo por contacto genital. Muy ocasionalmente una mujer embarazada e infectada por el VPH puede transmitirlo al recién nacido durante el parto. En este caso, el bebé puede presentar una infección en la boca, la laringe o la garganta. No se contagia por los asientos de los inodoros, por besos o abrazos, por mala higiene, por compartir utensilios de comida o bebida, ni por bañarse en piscinas o jacuzzis. Tienen más posibilidades de contraer la infección las mujeres que inician las relaciones sexuales a temprana edad, con múltiples parejas o si su pareja tiene, a su vez, varias parejas.

Tabla 1.
Genotipos del VPH y su relación con cuadros clínicos

Genotipos

Cuadros clínicos

Mucosos

Alto riesgo

16,18,31,58,59,68,33,35,

39,45,51,52,56,73,82

Cambios cervicales de bajo grado Cambios cervicales de alto grado

Cáncer anogenital y de cabeza y cuello

Bajo riesgo

6,11,42,43,44,55

Cambios cervicales de bajo grado Verrugas genitales

Cutáneos

Alto riesgo

5,8

Epidermodisplasia verruciformis

Bajo riesgo

1,2,3,10,27

Verrugas comunes

A escala mundial, los tipos de alto riesgo 16 y 18 son los causantes de aproximadamente el 70% de los cánceres invasores de cuello uterino (en España, del 72,4%)2.

Prevención

Tanto la abstención sexual como el uso de preservativos reducen el riesgo de infección por el VPH. El preservativo no es eficaz al 100% porque solo protege la zona que cubre. No obstante, la utilización del preservativo es muy importante porque impide la adquisición de otras enfermedades de transmisión sexual y evita embarazos no deseados.

Las citologías periódicas constituyen un medio muy eficaz para evitar el cáncer de cuello causado por el VPH.

Otro medio para reducir el riesgo de infección es mediante la vacuna. En España se dispone de tres vacunas frente al VPH.

Artículos relacionados

Antibody persistence and evidence of immune memory at 5 years following administration of the 9-valent HPV vaccine

27/11/2017

Guevara A, Cabello R, Woelber L, Moreira E, Joura E, Reich O et al. Vaccine 2017;35:5050-5057

Extensión de un estudio pivotal de eficacia de la vacuna de nueve genotipos frente a las infecciones por el virus del papiloma humano al objeto de conocer la persistencia de los anticuerpos generados por la vacuna y la existencia de memoria inmune a los cinco años tras la vacunación. 150 mujeres de 16 a 26 años de cuatro lugares de Europa y de tres de Latinoamérica participaron en el estudio y habían recibido tres dosis de vacuna en régimen 0, 2 y 6 meses. Fueron revacunadas con una cuarta dosis de vacuna al mes sesenta, midiéndose los anticuerpos prebooster y a los 7 y 28 días. Los autores encontraron que los anticuerpos tras la serie de tres dosis persistieron hasta el mes sesenta con seropositividades que oscilaron entre el 77.5% y el 100%. Los GMT´s a la semana y al mes tras el recuerdo fueron 1.25-4.10 y 1.65-4.88 veces mayores, respectivamente, que los niveles observados al mes tras finalizar la pauta de tres dosis. Las tasas de seropositividad fueron superiores al 99% y al 100% a la semana y al mes tras el booster. La cuarta dosis de VPH9 fue, en general bien tolerada. Concluyen que un esquema de vacunación de tres dosis induce anticuerpos que persisten hasta los cinco años, mientras que una cuarta dosis provocó una robusta respuesta anamnésica a los nueve tipos contenidos en la vacuna, lo que sugiere que la eficacia de la vacuna de nueve genotipos será de larga duración.

[más información]

Artículos relacionados

Oral Human Papillomavirus Infection in Children

3/03/2016

Ilea A, Bosca B, Miclaus V, Rus V, Babtan A, Mesaros A  et al. Pediatr Infect Dis J 2015; 35(2): e65-8.

La infección oral por VPH es rara en niños. El trabajo discute aspectos muy interesantes y posibles tratamientos ante la aparición de un caso de lesión oral en un niño rumano de 9 años. La transmisión del VPH en estos casos puede ser vertical y horizontal. Los autores repasan la posible etiología de esta patología.

[más información]

Artículos relacionados

Ongoing decline in genital warts among young heterosexuals 7 years after the Australian human papillomavirus vaccination programme

15/07/2015

Chow E, Read T, Wigan R. Donovan B, Chen M, Bradshaw C, Fairley Ch. Sex Transm Infect 2015;91:214-219.

Palabra clave: Papiloma. Verrugas. Vacuna

Descripción de las tendencias temporales de las verrugas genitales en diferentes poblaciones de Melbourne (Australia) donde están vacunado a niñas escolares desde mediados de 2007 con un programa de repesca hasta los 26 años entre 2007 y 2009. Los autores analizan la proporción de mujeres diagnosticadas de verrugas que acuden por vez primera a un centro de salud sexual entre junio de 2004 y junio de 2014. Esta proporción descendió en mujeres menores de 21 años, desde un 18.4% en 2004/2005 a un 1.1% en 2013-14 (p<0.001), aunque aumentó en las de 32 años o más pasando de un 4.0% a un 8.5% (p=0.037). El riesgo por año de diagnóstico ajustado por el número de partners sexuales en el periodo de vacunación fue de 0.55 (IC 95%: 0.47-0.65) y del 0.63 (IC 95%: 0.54-0.74) en mujeres y en hombres heterosexuales menores de 21 años, respectivamente. No se observaron cambios en los riesgos ajustados en mujeres y hombres de más de 32 años.

Se observó, también, un pequeño descenso anual en verrugas en hombres homosexuales (aOR: 0.92. IC 95%: 0.88-0.97), que no se observó en los heterosexuales. Las explicaciones para este fenómeno podrían ser de dos tipos: 1) disminución de perfil global de riesgo sexual de los varones que acuden a las clínicas, y 2) descenso de la media de contactos sexuales en los 12 meses anteriores. Es poco probable que se pueda atribuir a la vacuna al no estar incluidos en población diana (12-15 años desde 2013) y al alto precio de la vacuna en el mercado privado (422 dólares americanos).

[mas información]

Artículos relacionados

Antibody responses among adolescent females receiving the quadrivalent HPV vaccines series corresponding to standard or non-standard dosing intervals

22/04/2015

Russell K, Dunne E, Kemper A, Dolor R, Unger E, Panicker G et al. Vaccine 2015;33:1953-1958.

Palabra clave: Papiloma. Vacuna. Intervalos

Al ser relativamente frecuente que no se cumplan los intervalos en los esquemas recomendados de vacunación con el preparado tetravalente frente al virus del papiloma humano (0, 1-2 y 6 meses), los autores llevan a cabo un estudio prospectivo para evaluar los títulos de anticuerpos frente a los cuatro genotipos vacunales cuando las segundas o terceras dosis se administran en tiempo o cuando se demoran. Incluyen a 331 mujeres sanas de 9 a 18 años en el momento de la recepción de las segundas o terceras dosis y las clasifican en cuatro grupos: 1) ambas dosis en tiempo, 2) la segunda demorada más de 90 días, 3) solo se demora la tercera en más de 180 días, y 4) ambas dosis se demoran.

Encuentran que los GMT´s tras la tercera dosis para los cuatro tipos no fue significativamente inferior en cualquiera de los grupos con retraso respecto de los que se vacunaron según el esquema convencional. Al comparar estos últimos con los del grupo 3, respecto a la tercera dosis, los títulos fueron significativamente mayores en los retrasados (p<0.05) para los tipos 6, 11 y 16. Concluyen que sus resultados sugieren que los retrasos en la administración de las segundas o terceras dosis no interfieren con las respuestas inmunes tras finalizar el esquema completo de vacunación, al igual que ocurre con las vacunas de hepatitis A y B. Por otra parte, apoyan las actuales recomendaciones de no administrar dosis adicionales de vacuna en caso de retrasos.

[mas información]

Artículos relacionados

Quadrivalent HPV vaccination and risk of multiple sclerosis and other demyelinating diseases of the central nervous system

22/01/2015

Madrid N, Svanström H, Pasternak B, Amheim-Dahlström L, Sundström K, Fink K et al. JAMA 2015;313:54-61

Palabra clave: Papiloma. Vacuna. Desmielinización

Al haberse publicado descripción de casos que sugieren una relación entre la vacuna frente a VPH y el desarrollo de esclerosis múltiple u otras enfermedades desmielinizantes, los autores investigan si la vacuna tetravalente se asocia con un riesgo incrementado de estas patologías. Para ello utilizan los registros nacionales en los que identifican a una cohorte de mujeres de entre 10 y 44 años de edad de Dinamarca y Suecia que fueron seguidas entre 2006 y 2013. El análisis primario de los datos utilizó un diseño de cohortes que incluía a vacunadas y no vacunadas y el secundario una serie de casos autocontrolados que incluía solamente a los casos. En ambos análisis el periodo estudiado fueron dos años tras la vacunación.

El estudio incluyó a 3.983.824 mujeres de las que 789.082 recibieron un total de 1.927.581 dosis de vacuna tetravalente. Durante el seguimiento se identificaron 4.322 y 3.300 casos de esclerosis y de otras enfermedades desmielinizantes, respectivamente, de las que 73 y 90 ocurrieron en el periodo estudiado. En el análisis de cohortes no se observó un incremento de esclerosis en placas (tasa cruda de incidencia de 6.12 por 100.000 personas año y de 21.54 para las vacunadas y no vacunadas, con lo que la ratio de las tasas ajustadas fue de 0.90 (IC 95%: 0.70-1.15). Tampoco se observó incremento de desmielinizantes con una ratio de tasas ajustadas de 1.00 (IC 95%: 0.80-1.26). Del mismo modo tampoco aumentó el riesgo utilizando la serie de casos autocontrolados ni para la esclerosis (ratio de incidencia de 1.05. IC 95%: 0.79-1.38) ni para desmielinizantes (ratio de 1.14. IC 95%: 0.88-1.47). Los autores concluyen que en el estudio nacional de dos países escandinavos la vacuna tetravalente no se asocia con enfermedades desmielinizantes del sistema nervioso central.

[mas información]

Artículos relacionados


Subir al menú