Etiqueta sarampión

image_pdfimage_print

Measles virus neutralizing antibodies in intravenous immunoglobulins: is an increase by revaccination of plasma donors posible?

26/02/2018

Modrof J, Tille B, Farcet M, Schreimer J, Borders Ch, Gudino M et al. J Infect Dis 2017 216:977-980

A la vista de que tras la introducción sistemática de la vacuna antisarampionosa en la infancia en los Estados Unidos desde 1963, lo que lleva consigo una disminución de los títulos de la inmunoglobulina intravenosa comercial extraída de donantes de plasma, los autores se plantean si se podría mitigar esta escasa concentración de anticuerpos específicos mediante mediante la vacunación de esos donantes, y conseguir así cumplir con los estándares de la Food and Drug Administration. Reclutaron a 103 donantes voluntarios nacidos entre 1957 y 1977 que fueron revacunados en 2015 con triple vírica. Se les determinó la concentración el día de la vacunación y posteriormente a los 29-45 días. A un subgrupo de 20 donantes también se les examinó ese parámetro transcurridos 150 días o más (150-230). Comprobaron cómo aumentó la concentración postvacunal unas dos veces (p<0.001), pasando de 0.8 IU/ml a 1.4 IU/ml, aunque este aumento fue de corta duración ya que los títulos pasados 150 días eran similares a los del día en que tuvo lugar la vacunación. A la vista de los resultados obtenidos piensan que es necesario replantearse investigar sobre medidas alternativas que permitan mantener el actual suministro de inmunoglobulina intravenosa con las concentraciones pertinentes o reducir los títulos requeridos para la liberación de lotes del producto.

[más información]

Artículos relacionados

Effectiveness of measles vaccination and immune globulin post-exposure prophylaxis in an outbreak setting-New York City, 2013

19/02/2018

Arciuolo R, Jablonski R, Zucker J, Rosen J. J Infect Dis 2017;65:1483-1487

Estudio que evalúa la efectividad de la vacuna triple vírica y de la inmunoglobulina inespecífica en niños expuestos al sarampión durante un brote epidémico en la ciudad de Nueva York en 2013. EL brote se originó en un individuo infectado y voluntariamente no vacunado que llegó a la ciudad procedente de Londres en marzo. A raíz de la importación se produjo un brote con 58 casos de enfermedad entre miembros de las comunidades judías ortodoxas hasta junio del mismo año. Los contactos se identificaron por el Departamento de Salud de la ciudad. En cada contacto se determinó el estado de susceptibilidad en función del año de nacimiento, los títulos de anticuerpos previos cuando estaban disponibles y la historia de vacunación. Se identificaron 3409 contactos de los que 208, 274 y 318 cumplían los criterios de inclusión para el estudio de efectividad de la profilaxis con vacuna triple vírica, con inmunoglobulina o con cualquiera de las dos medidas, respectivamente. De los contactos incluidos, 44 recibieron vacuna y 77 inmunoglobulina. La efectividad de la triple vírica fue del 83.4% (IC 95%: 34.4-95.8) y ninguno de los que recibieron inmunoglobulina desarrolló la enfermedad, lo que supone una efectividad del 100%. La de cualquiera de las dos, conjuntas, fue de 92.9% (IC 95%: 56.2-99.8). Los autores concluyen que los que reciben inmunoprofilaxis es probable que no desarrollen la enfermedad, lo que apoya las actuales recomendaciones de profilaxis.

[más información]

Artículos relacionados

Effectiveness of measles vaccination and immune globulin post-exposure prophylaxis in an outbreak setting – New York City, 2013

10/01/2018

Arciuolo R, Jablonski R, Zucker J, Rosen J. Clin Infect Dis published 23 September 2917

Estudio de la efectividad de la vacuna triple vírica y de la inmunoglobulina humana inespecífica en niños en un brote epidémico de sarampión en la ciudad de Nueva York en el año 2013. El brote incluyó a 58 casos de la comunidad judía ortodoxa de Brooklyn. Los contactos de los casos se identificaron por el Departamento de Salud entre el 13 de marzo y el 30 de junio de ese año. Se identificaron 3.409 de los que 218 (6.1%), 274 (8.0%) y 318 (9.3%) cumplieron con los criterios de inclusión para el análisis de la efectividad de la vacuna, de la inmunoglobulina o de cualquiera de ellas, respectivamente. De los contactos, 44 recibieron la vacuna y 77 la inmunoglobulina. La efectividad de la primera llegó al 83.4% (IC 95%: 34.4-95.8). Ningún contacto de los que recibieron la inmunoglobulina desarrolló sarampión, por lo que la efectividad fue del 100% (IC 95%: 56.2-99.8), mientras que la de cualquiera de la dos medidas preventivas fue del 92.9% (IC 95%: 56.2-99.8). Los autores concluyen que los contactos que recibieron inmunoprofilaxis tuvieron menos posibilidades de desarrollar la enfermedad, lo que apoya las recomendaciones actuales tras una exposición. Sus resultados resaltan la importancia de una respuesta rápida de salud pública para limitar la transmisión tras la identificación de un caso de sarampión.

[más información]

Artículos relacionados

Measles, immune suppression and vaccination: direct and indirect nonspecific vaccine benefits

20/11/2017

Mina MJ. Journal of Infection 2017; 74(S1): S10-7.

El virus del sarampión se encuentra entre los de mayor transmisibilidad, previamente a los programas de vacunación el sarampión infectaba al 95% de los niños y causaba unos 4 millones de muertes en todo el mundo anualmente.

En los lugares donde se ha introducido la vacuna del sarampión se han observado reducciones inesperadas de la mortalidad por todas las causas; estos efectos parecen derivarse en parte de forma directa, así como mediante la mejora de la inmunidad innata y adaptativa proporcionada por la vacuna del sarampión. Además, mediante la prevención de la infección por sarampión, la vacunación previene efectos inmunomoduladores que la infección causa en el corto y largo plazo. Previamente a la vacunación, el padecimiento del sarampión aumentaba la vulnerabilidad a otras infecciones en casi todos los niños durante años.

La determinación de los efectos directos e indirectos es importante, así como la repercusión que puede tener los efectos indirectos en el mantenimiento de los programas de vacunación.

[más información]

Artículos relacionados

Public health and economic consequences of vaccine hesitancy for measles in the United States

2/11/2017

Lo N, Hotez P. AMA Pediatrics published on line July 24, 2017

Al estar disminuyendo las coberturas de las vacunas sistemáticas en algunas regiones de los Estados Unidos debido a vacilaciones parentales, podríamos asistir a un repunte de algunas enfermedades inmunoprevenibles con fatídicas consecuencias económicas y en salud pública. Ello ha motivado encendidos debates legislativos sobre cómo abordar el problema. Los autores del trabajo pretenden estimar el número de casos de sarampión y los costes económicos asociados en base a distintos niveles de vacilación parental para la vacuna triple vírica. Utilizaron datos de cobertura de los CDC en niños de 2 a 11 años y adaptaron un modelo estocástico para transmisión de enfermedades infecciosas que estima la distribución y tamaño de brotes en función de coberturas. Encontraron que un descenso en las coberturas del 5% en los Estados Unidos resultaría en un incremento de 3 veces en los casos de sarampión en niños de 2 a 11 años anualmente con unos costes al sector público de 2.1 millones de dólares. Estos números serían sustancialmente mayores si se consideraran los menores no vacunados, los adolescentes y los adultos. Apuntan a que hay variaciones en sus estimaciones debido a los elementos estocásticos de la importación de los casos de sarampión y a la sensibilidad de algunos modelos. Concluyen que su análisis predice que incluso reducciones menores en las coberturas infantiles de vacunación, motivadas por vacilaciones (exenciones no médicas y creencias personales) tendrán sustanciales consecuencias económicas y en salud pública, lo que apoya a una necesidad urgente de abordar la vacilación vacunal a escala estatal y nacional considerando la supresión de las creencias personales como exenciones a la vacunación.

[más información]

Artículos relacionados

Assessment of the Status of Measles Elimination in the United States, 2001–2014

16/10/2017

Gastañaduy PA, Paul P, Fiebelkorn AP, Redd SB, Lopman BA, Gambhir M et al. Am. J. Epidemiol 2016; 185 (7): 562-9.

Los autores miden el estado de la eliminación del sarampión en Estados Unidos usando datos de la notificación de brotes, estimando el número reproductivo básico ( R) teniendo en cuenta el número medio de casos secundarios por infección usando 4 métodos y teniendo presente que la eliminación requiere que el R sea <1.

Durante el periodo 2001-14, R obtenido mediante 4 métodos fue de 0,72, 0,66, 0,45 y 0,66 (los intervalos de confianza no incluían el 1).

Los autores concluyen que la eliminación de la transmisión endémica del sarampión se ha mantenido en los Estados Unidos. Un aumento de la transmisibilidad desde la eliminación garantiza una monitorización continuada y remarca la importancia de mantener altas coberturas vacunales.

[más información]

Artículos relacionados

Measles – A tale of two sisters, vaccine failure, and the resurgence of an old foe

11/10/2017

Ahmed A, Sahota A, Stephenson I, Brown KE, Tang JW. Journal of Infection 2017; 74(3): 318-20.

Artículo escrito a partir de dos casos de sarampión en dos hermanas adultas en Reino Unido, una vacunada con una sola dosis y la otra no vacunada. El artículo repasa las características clínicas de los casos y después las características del sarampión y brevemente la historia vacunal en Reino Unido con las diferentes polémicas que le han rodeado.

[más información]

Artículos relacionados

Effectiveness of early measles, mumps, and rubella vaccination among 6-14 month old infants during an epidemic in the Netherlands: an observational cohort study

21/08/2017

Woudenberg T, van der Maas N, Knol M, de Melker H, van Binnendijk R, Hahné S. J Infect Dis 2017;215:1181-1187

Estudio observacional de cohortes llevado a cabo en Holanda para calcular la efectividad de la vacuna frente a sarampión, bien autorreportada o confirmada por laboratorio en niños de 6 a 14 meses durante una epidemia de sarampión. Esta epidemia comenzó en mayo 2013 y finalizó en marzo 2014 con 2.700 casos reportados. La mayoría de casos aparecieron en personas no vacunadas de una comunidad protestante ortodoxa es escuelas de primaria y secundaria. A raíz de ese hecho, la Autoridad Sanitaria ofertó con carácter temporal la vacunación a los de 6 a 14 meses que vivían en municipios con coberturas inferiores al 90% y a los niños de las familias protestantes de todo el país. Encontraron que los niños de edad diana que fueron vacunados tenían un riesgo reducido de padecimiento, respecto de los no vacunados, con una efectividad no ajustada del 94%, pero que la ajustada descendía al 71% (valorando religión y hermanos vacunados), al tener en cuenta que los vacunados probablemente tuvieron menos exposición al virus que los no vacunados (estos últimos con mayor frecuencia eran de la comunidad protestante con coberturas bajas y con padres o familiares habitualmente no vacunados), mientras que los primeros se beneficiaron de la protección comunitaria. Piensan, por tanto, que a la hora de estimar la efectividad vacunal en estudios observacionales hay que tener en cuenta el grado de exposición al sarampión. Apuntan dos limitaciones importantes del estudio: los niños no fueron aleatoriamente asignados a recibir/no recibir la vacuna, y que la tasa de respuesta fue baja y con un escaso número de casos. Un dato a tener en cuenta es que cabe la posibilidad de que una vacunación precoz podría dar lugar a una menor respuesta humoral a los 7-10 años, a pesar de que reciban segundas y terceras dosis.

[más información]

Artículos relacionados

Measles vaccines: WHO position paper-April 2017

13/07/2017

World Health Organization. Wkly Epidemiol Rec 2017;92:205-228

“Position paper” de la Organización Mundial de la Salud que sustituye al emitido en 2009. Incorpora lo más reciente en el campo del sarampión y aborda el asunto de la segunda dosis de vacuna, cuando vacunar a partir de los seis meses de vida, la pauta a seguir en la revacunación de los niños infectados por VIH que se encuentren en tratamiento con antiretrovíricos. Las conclusiones del documento se basan en las discusiones que mantuvieron los miembros del SAGE en 2013, 2015 y 2016. Como aspectos más importantes del documento, destacan cuándo hay que administrar una dosis de vacuna a los seis meses de vida, que sería suplementaria a las dos convencionales: a) durante brotes epidémicos, en campañas de vacunación en ambientes con riesgo de sarampión en menores de nueve meses, c) en poblaciones desplazadas, refugiados y zonas en conflicto, d) para niños con alto riesgo (contactos de casos), e) para viajeros a áreas endémicas, y f) niños nacidos de madres infectadas con VIH. Un dato especialmente importante es el de la actitud con dosis de vacuna recibidas con menos de nueve meses. En concreto, la OMS considera en ese caso que la dosis debe considerarse como “suplementaria” y debería registrarse como dosis “cero” al menos que el país disponga de datos que demuestren una alta seroconversión con dosis por debajo de esa edad. Los niños con dosis “cero” recibirán dos dosis más a las edades recomendadas en los calendarios nacionales de vacunación.

[más información]

Artículos relacionados

Subacute sclerosing panencephalitis: the devastating measles complication that might be more common tan previously estimated

10/07/2017

Wendorf K, Winter K, Zippirch J, Schechter R, Hacker J, Preas Ch et al. J Infect Dis published on line 6 April 2017

Al ser la PEES una complicación mortal postsarampionosa, los autores revisan los casos acaecidos en California entre 1998 y 2015 al objeto de conocer los factores de riesgo y estimar la incidencia. Revisaron los registros clínicamente compatibles y los anticuerpos antisarampionosos en líquido cefaloraquídeo o las historias clínicas con SPPE documentada en varias bases de datos, certificados de defunción y reportes de los CDC o investigando en las enfermedades neurológicas no diagnosticadas en las que se analizó presencia de anticuerpos en LCR. Se identificaron en el periodo 17 casos con una ratio varones-mujeres de 2.4/1. 12 casos tenían una historia de enfermedad tipo sarampión, todos ellos con padecimiento por debajo de los quince meses de vida. Ocho habían estado expuestos a casos de sarampión en el mismo estado de California. El diagnóstico se llevó a cabo a una edad media de 12 años (3-35) con un periodo de latencia de 9.5 años (2.5-34). De los casos reportados al Departamento de Salud del estado entre 1988-1991, la incidencia de PEES fue de 1:1367 en menores de cinco años en el momento del padecimiento de la enfermedad y de 1:609 en menores de doce meses. Los autores resaltan la alta tasa de PEES en los que padecen la enfermedad de pequeños por lo que aconsejan a los padres que no viajen con lactantes a áreas endémicas o en su caso vacunarlos entre los 6 y 11 meses. Enfatizan, por otra parte, la sensibilización de los clínicos hacia pacientes con síntomas compatibles con PEES aunque no tengan historia específica de padecimiento previo de sarampión.

[más información]

Artículos relacionados

1 5 6 7 8 9 13


Subir al menú