Etiqueta tosferina

image_pdfimage_print

Does Breastfeeding Protect Young Infants From Pertussis? Case-control Study and Immunologic Evaluation

16/10/2017

Pandolfi E, Gesualdo F, Carloni E, Villani A, Midulla F, Carsetti R et al. Pediatr Infect Dis J 2017; 36(3): e48-53.

Estudio de casos y controles realizado entre 2012 y 2015 en dos hospitales italianos, que tiene como objetivo investigar el posible rol de la lactancia materna para proteger lactantes no vacunados frente a la tosferina.

Lactantes <6 meses hospitalizados con PCR positiva a tosferina fueron tomados como casos mientras que niños sanos no vacunados que acudieron al hospital por motivos de cribado fueron tomados como controles. Se tomaron muestras sanguíneas y de leche de las madres, se midió IgA frente tosferina y otras bacterias en la leche materna, mientras que la IgG se midió en el suero. Ninguna de las madres estaba vacunada frente a tosferina en la edad adulta.

Se reclutaron 296 pacientes (61 casos y 235 controles). El 26% de los casos presentaron complicaciones durante el ingreso. La lactancia materna de forma exclusiva no se asoció con protección frente tosferina (ni como factor de riesgo) comparando con la lactancia mixta o artificial (OR=1,2, no significativo), tampoco se observó un papel protector frente a las complicaciones. Niños con hermanos presentaron mayor riesgo de tosferina (OR=2,5). La IgA frente tosferina no fue más alta en los casos que en los controles mientras que los títulos de IgG fueron mayores en las madres de los casos pero no se observó correlación con los títulos de IgA en la leche materna.

Los autores concluyen que la lactancia materna no parece jugar un papel en la protección de los lactantes frente a la tosferina.

[más información]

Artículos relacionados

Incidence and Burden of Pertussis Among Infants Less Than 1 Year of Age

16/10/2017

Masseria C, Martin CK, Krishnarajah G, Becker LK, Buikema A, Tan TQ. Pediatr Infect Dis J 2017; 36(3): e54-61.

El estudio proporciona incidencia por edades así como uso de recursos sanitarios en niños con seguro médico en los EEUU.

Se siguió a los niños con seguro sanitario nacidos entre 2005 y 2010 durante 12 meses (1,2 millones). Se estimaron tasas de incidencia de tosferina; cada caso se apareó a 10 controles para medir la utilización de recursos y costes.

La tasa de incidencia en los <12 meses fue de 117,7/100.000, siendo la más alta la registrada en los <3 meses, 247,7/100.000. Las tasas de hospitalización fueron mayores en los 14 días siguientes al diagnóstico de tosferina que en la población general (31,8 vs. 0,5%) y los costes sanitarios fueron 2,82 veces superiores. El coste incremental durante los 12 meses de seguimiento fue de 8.271 dólares aunque variaba de forma importante según la edad de diagnóstico desde 18.781 en los menores de 1 mes a 3.772 dólares al grupo diagnosticado entre 7 y 12 meses.

Los autores concluyen que la carga de enfermedad por tosferina en este grupo es alta.

[más información]

Artículos relacionados

Effect of prepregnancy pertussis vaccination in young infants

11/10/2017

Maertens K, Phuong Tran T, Hens N, Van Damme P, Leuridan E. J Infect Dis 2017;215:1855-1861

Estudio prospectivo llevado a cabo en Bélgica entre 2008 y 2014 que evalúa la transferencia y la persistencia de los anticuerpos maternos en los recién nacidos al haber administrado la vacuna Tdap a las madres entre dos embarazos consecutivos. El objetivo primario es el de evaluar si una dosis de vacuna postparto/preembarazo ayuda a incrementar las concentraciones de anticuerpos antitosferinososos en los neonatos. Como objetivo secundario se evalúa la posible interferencia (blunting) con las dosis de vacunas administradas según el calendario belga de vacunación (hexavalente a las 8, 12 y 16 semanas). Por otra parte, mediante el modelaje de las concentraciones de IgG anti PT se intenta establecer posibles recomendaciones en relación a los intervalos entre dosis de Tdap en las mujeres en edad fértil. Comparan los anticuerpos frente a tres (PT, FHA y PRN) antígenos en niños de madres no vacunadas (grupo A) con los de los niños de madres que recibieron la vacuna a los 16.7 meses de media tras el primer embarazo (grupo B). Los niveles de anticuerpos del grupo B al nacer fueron significativamente mayores que los del grupo A, incluso con intervalos amplios entre vacunación y segunda gestación. Se apreció efecto blunting para antígenos tosferinosos en los lactantes del grupo B y a la vista de los resultados no aconsejan un intervalo entre dosis booster mayor de 30 meses para poder disponer de títulos de al menos 15 EU/ml de toxina pertussis en el momento del parto. Los autores concluyen, tras exponer algunas limitaciones (escaso número de niños y sin potencia para detectar pequeñas diferencias en los niveles de anticuerpos en los niños de ambos grupo), que su trabajo es el primero que describe el efecto de la dosis booster postparto/pregestacional y compara la cinética de anticuerpos con la de los niños nacidos de madres no vacunadas.

[más información]

Artículos relacionados

Survey of Household Contacts of Infants With Laboratory-confirmed Pertussis Infection During a National Pertussis Outbreak in England and Wales

11/10/2017

Kara EO, Campbell H, Ribeiro S, Fry NK, Litt D, Eletu S et al. Pediatr Infect Dis J 2017; 36(2): 140-5.

Las mayores tasas de incidencia de tosferina se observan en niños <3 meses demasiado jóvenes para haber sido vacunados. Durante el año 2012 se declaró un brote en Reino Unido lo que brindó una oportunidad para estudiar las fuentes de infección de estos niños.

Los domicilios de niños <3 meses con tosferina confirmada entre agosto 2012 y octubre 2013 fueron invitados a completar un cuestionario con información sobre los miembros domiciliarios; también se les ofreció la posibilidad de que proporcionaran una muestra de saliva para el test de toxina IgG antitosferina. Individuos positivos a la prueba de tosferina y con comienzo de tos hasta 3 meses antes de la enfermedad del niño fueron considerados como probable fuente de infección.

Se invitó a participar a 202 hogares, si bien la respuesta fue de 91; el número medio de miembros en el hogar fue de 4 y en el 35% de los mismos el único niño era el caso de tosferina. En total 220 contactos de 63 familias se incluyeron en el análisis. En 86% de los domicilios (54/63) se encontró al menos un resultado positivo, con 44% (97/220) de todos los contactos siendo positivos. Un 29% (31/108) de contactos no tosedores resultó positivo. Se encontró una fuente de infección probable en el 46% de los casos, representando las madres la fuente más frecuente (38%), seguida de hermanos (31%) y padres (10%); entre los hermanos la edad más frecuente de los que fueron fuentes de infección fue de 1 a 4 años de edad.

Los autores concluyen que los contactos domiciliarios representan una importante fuente de infección siendo las madres la más frecuente. La vacunación en el embarazo juega un papel fundamental tanto mediante la protección pasiva como activa. No se detectó una fuente en más de la mitad de los casos.

[más información]

Artículos relacionados

Maternal Tdap vaccination and risk of infant morbidity

7/09/2017

De Silva M, Vázquez G, Nordin J, Lipkind H, Klein N, Craig T et al. Vaccine 2017;35:3655-3670

Estudio retrospectivo de cohortes de nacidos de madres norteamericanas pertenecientes a una organización de mantenimiento de la salud, para conocer el significado clínico del aumento (pequeño pero significativo) de declaraciones de corioamnionitis materna tras la recepción de la vacuna Tdap en el embarazo, detectados por el sistema Vaccine Safety Datalink entre 2010 y 2012. El significado clínico lo refirieron a la taquipnea transitoria del recién nacido, sepsis neonatal, neumonía neonatal, síndrome de distress respiratorio y convulsiones asociadas a una primera hospitalización. El análisis incluyó a 197.564 embarazos. Se registró corioamnionitis en un 6.4% de las madres que recibieron vacuna Tdap durante cualquier momento de la gestación y en 5.2% de las que no la recibieron (relación de tasas ajustadas, RTA: 1.23 con IC 95%: 1.17-1.28). Al comparar con mujeres no vacunadas no se observó aumentos significativos del riesgo de taquipnea transitoria (RTA: 1.04 con IC 955: 0.98-1.11), sepsis neonatal (ATR: 1.06, 0.91-1.23), neumonía neonatal (ATR: 0.94, 0.72-1.22), distress respiratorio (ATR: 0.91, 0.66-1.26) o convulsiones neonatales (ATR: 1.16, 0.87-1.53), en niños de madres vacunadas. Los autores concluyen que a pesar de observar una asociación entre Tdap materna y corioamnionitis, no llegaron a encontrar riesgos clínicos significativos relativos a que esa patología se asocie con patologías neonatales.

[más información]

Artículos relacionados

A case-control study to assess the effectiveness of pertussis vaccination during pregnancy on newborns, Valencian community, Spain, 1 March 2015 to 29 february 2016

30/08/2017

Bellido-Blasco J, Guiral-Rodrigo S, Miguez-Santiyan A, Salazar-Cifré A, Gonzalez Morán F. Euro Surveill.2017;22(22):pii=30545

La Comunidad de Valencia puso en marcha un programa de vacunación de tosferina en la embarazada en enero de 2015, y al objeto de conocer la efectividad de la medida sobre la enfermedad confirmada en el lactante pequeño, plantea un estudio de casos y controles apareados en el periodo comprendido entre 1 de marzo 2015 y el 29 de febrero de 2016. Los casos se definieron como lactantes de menos de tres meses no vacunados con confirmación por PCR y por cada caso se seleccionaron tres controles apareados por edad, diferencia de edad inferior a quince días, no vacunados y sin padecer tosferina. La efectividad se calculó por la fórmula 1-Odds ratio (regresión logística condicional múltiple para la asociación entre la vacunación de la gestante y la tosferina del lactante. Se tuvo en cuenta la existencia de otros niños en el domicilio y otras covariantes maternas y medioambientales. Se seleccionaron 22 casos y 66 controles. Las madres de cinco casos (23%) y las de 41 controles (62%) fueron vacunadas durante el embarazo. La efectividad ajustada de la vacunación fue del 90.9% (IC 95%: 56.6-98.1). La única covariante en el modelo final con posible efecto protector fue la lactancia natural (en ausencia de vacunación). Tras exponer las limitaciones de un estudio observacional, los autores concluyen que su estudio proporciona evidencias a favor de la vacunación frente a la tosferina en las gestantes para evitar la enfermedad en los menores de tres meses.

[más información]

Artículos relacionados

Pertussis antibody transfer to preterm neonates after second-versus-third-trimester maternal immunization

26/07/2017

Eberhardt Ch, Blanchard-Rohner G, Lemaitre B, Combescure Ch, Othenin-Girard V, Chilin A et al. Clin Infect Dis 2017;64:1129-1132

Ya que la mayoría de los países recomiendan la vacunación frente a tosferina en la embarazada a partir de la semana 26 de gestación, y a que los firmantes han publicado resultados en los que en los nacidos a término la concentración de anticuerpos era mayor cuando la vacunación había tenido lugar entre las semanas 13 y 25 respecto a las posteriores a esta última, se plantea un estudio prospectivo observacional para conocer si este fenómeno se da también en prematuros menores de 37 semanas. Recolectaron muestras sanguíneas de pretérminos tras vacunación materna (Boostrix) entre semanas 13 y 25 versus posteriores a la semana 25 para medir toxina pertussis y fitohemaglutinina filamentosa. Participaron, entre 2014 y 2016, 85 pares madre-hijo: 80% nacidos entre las semanas 34 y 36 y 20% entre la 30 y la 33. De éstas, 37 habían sido vacunadas en el segundo trimestre y 48 durante el tercero. Encontraron que los GMT fueron significativamente mayores, para ambos antígenos, cuando la vacunación tuvo lugar en el segundo trimestre. La ratio segundo/tercero se mantuvo tras ajustar por edad materna, edad gestacional, paridad y status socioeconómico. Al dividir la población de prematuros por semanas 30-33 y 34-36, la vacunación durante el segundo generó mayores títulos de anti-PT y anti-FHA al nacer. Ninguno de los 37 prematuros de madres vacunadas en el segundo trimestre fueron seronegativos en sangre de cordón y sí lo fueron 11 de 48 (22.9%. P=0.002) de madres del tercer trimestre. Los resultados muestran que los prematuros se benefician de la vacunación materna preferencial en el segundo trimestre, incluso en los nacidos entre las semanas 30 y 33 cuando la transferencia de anticuerpos se piensa que es ineficiente. Los autores piensan que pudiera ser debido a: a) la transferencia placentaria diaria de anticuerpos se compensa con un mayor tiempo de transferencia por la vacunación precoz, y b) mejor protección frente a la degradación de los anticuerpos al no saturar los receptores neonatales FcRn. Tras exponer las limitaciones del estudio (diseño observacional y no inclusión de menores de 30 semanas de gestación), concluyen que la transferencia placentaria es suficientemente efectiva en fases precoces de la gestación por lo que la mayoría de los prematuros de entre 30 0/7 y 36 6/7 semanas se beneficiarán de la vacunación materna frente a la tosferina llevada a cabo en el segundo trimestre del embarazo.

[más información]

Artículos relacionados

Effectiveness of vaccination during pregnancy to prevent infant pertussis

12/06/2017

Baxter R, Bartlett J, Fireman B, Lewis E, Klein N. Pediatrics 2017;139:e20164091

Estudio restrospectivo de cohortes en niños del Kaiser Permanente Northern California realizado entre 2010 y 2015 para estimar la efectividad de la vacunación materna frente a la tosferina para proteger al lactante menor de dos meses de esa infección. Para cada periodo de seguimiento modelaron el riesgo de padecer tosferina en el niño en relación a si la madre recibió la vacuna DTPa durante el embarazo. De 148981 recién nacidos durante el periodo, la efectividad de la vacunación materna fue del 91.4% (IC 95%: 19.5-99.1) para los dos primeros meses y del 69.0% (IC 95%: 436.-82.9) a lo largo del primer año completo. La efectividad llegó al 87.9% (IC 95%: 41.4-97.5) antes de que el lactante recibiera ninguna dosis, del 81.4% (IC 955: 42.5-94.0) entre las dos primeras dosis, del 6.4% (-165.1 a 66.9) entre las dosis segunda y tercera y del 65.9% (IC 95%: 4.5-87.8) tras las tres primeras dosis de DTPa. La baja efectividad entre las dos últimas dosis la atribuyen a los escasos casos de tosferina y a la modesta diferencia en la incidencia durante el breve periodo de seguimiento entre ambas dosis. Por otra parte, concluyen que es tranquilizador que a cada nivel de exposición a la vacuna DTPa, los niños de madres vacunadas estaban mejor protegidos, por lo que desestimaron el fenómeno del blunting. No encontraron evidencia de que la vacunación a las madres en el postparto protegiera significativamente durante los dos primeros meses o durante el primer año de vida.

[más información]

Artículos relacionados

Effectiveness of prenatal versus postpartum tetanus, diphtheria, and acellular pertussis vaccination in preventing infant pertussis

20/02/2017

Winter K, Nickell S, Powell M, Harriman K. Clin Infect Dis 2017;64:3-8

Estudio retrospectivo de cohortes para evaluar el impacto de la vacuna Tdap recibida durante la gestación en el riesgo de tosferina en lactantes pequeños (menos de ocho semanas de vida) del California Immunization Registry. Las fechas de recepción de la vacuna estuvieron comprendidas entre las semanas 27 y 36 de embarazo y se comparó el riesgo con el de aquellos cuyas madres fueron vacunadas en los primeros catorce días tras el parto. Durante 2013 y 2014 74.701 mujeres dieron a luz y tenían registrada una dosis de Tdap en pre o postparto. Se analizaron al final 74.504 mujeres de las que 42.941 se vacunaron antes del parto (77% en la ventana recomendada, 14% en el primer o segundo trimestre y 9% a partir de la semana 36) y 31.563 tras el mismo. Se registraron durante el periodo 1.562 casos de tosferina en el primer año de vida. Los autores encontraron que la vacunación entre las semanas 27 y 36 fue un 85% (IC 95%: 33-98) más efectiva que la vacunación en las primeras dos semanas tras el parto, pero estas diferencias desaparecían al analizar la incidencia a lo largo del primer año. Aunque sin significación estadística, la vacunación entre la 27 y 31 pareció más efectiva que la efectuada después de dicha semana y, adicionalmente, entre la 27 y 36 fue más efectiva que la vacunación durante el segundo trimestre de gestación. Como limitaciones exponen la falta de un grupo control no vacunado y el uso de datos de vigilancia para identificar los resultados.

[más información]

Artículos relacionados

Age-specific effectiveness following each dose of acellular pertussis vaccine among infants and children in New Zealand

10/02/2017

Radke S, Petousis-Harris H, Watson D, Gentles D, Turner N. Vaccine 2017;35:177-183

Estudio de casos y controles para evaluar la efectividad del esquema de vacunación frente a la tosferina en Nueza Zelanda que utiliza un esquema de tres dosis en el primer año (6 semanas y 3 y 5 meses) con un recuerdo a los cuatro años de vida. Extraen los datos del registro nacional de vacunación, de los sistemas pasivos de vigilancia y del conjunto mínimo de datos hospitalarios. Seleccionan 520183 niños nacidos entre 2006 y 2013 y analizan los casos entre las 6 semanas-2 meses, 3-4 meses y 5-11 meses, y luego anualmente hasta los cuatro años. La efectividad vacunal frente a hospitalizaciones por tosferina tras la primera, segunda y tercera dosis alcanzó el 43% (21,58), 84% (72,91) y 93% (87,96), respectivamente, que se mantuvo en estas altas cotas hasta el recuerdo de los cuatro años. La efectividad frente a notificaciones no hospitalarias de tosferina no fue mensurable tras la primera (28 con IC 95%: -23,58), pero sí tras la segunda y tercera dosis (70% con IC de 47,83 y 87% con IC de 82,91). Tras ajustar los casos por sexo, etnia y estatus socioeconómico, se redujo la efectividad vacunal tras la primera dosis al 28% (-23, 58) para hospitalizaciones y al 1% (-73,43) para no hospitalizados. Sí se mantuvo una alta protección para las segundas y terceras dosis. Los autores piensan que sus resultados se alinean con los de otros estudios aunque son dispares a los de un meta-análisis y a un estudio australiano. Este último se diferencia del neozelandés por el bajo número de casos confirmados por PCR en Nueva Zelanda, entre otras. Confirman que sus resultados apoyan la estrategia de vacunación del país, comenzando la primovacunación a las seis semanas de edad y administrando el primer recuerdo a los cuatro años.

[más información]

Artículos relacionados

image_pdfimage_print
1 2 3 4 5 7


Subir al menú