Etiqueta tosferina

image_pdfimage_print

Many inflammatory bowel disease patients are not immune to measles or pertussis

4/11/2016

Cleveland N, Rodriguez D, Wiehman A. Pan I, Melmed G et al. Dis Dis Sci 2016;61:2972-2976

Estudio retrospectivo en 122 pacientes diagnosticados de enfermedad inflamatoria intestinal (EII) en la Universidad de Chicago entre febrero y mayo de 2015 con la hipótesis de partida de que muchos de ellos no son inmunes a sarampión o tosferina. De los pacientes 77 tenían enfermedad de Crohn y 45 colitis ulcerosa con una edad media de 39 años (19 a 76 años). El 47% estaban en tratamiento inmunosupresor (inmunomoduladores) y el 43% lo estaban con inmunoglobulinas biológicas. El 83.6% eran inmunes para sarampión existiendo una asociación de menores títulos antisarampionosos con una duración mayor de la enfermedad y con una mayor edad de los enfermos. El 60.4% no eran inmunes a tosferina. El 72% proporcionaron la historia de vacunación con el 70% y el 68% refiriendo vacunación durante la infancia para sarampión y tosferina, respectivamente. El 85% y el 30% de los que refirieron vacunación antisarampionosa o antitosferinosa eran inmunes, respectivamente. Los autores piensan que es el primer studio que evalua la inmunidad en pacientes con EII y encontraron que un número significativo de ellos no tenían inmunidad frente al sarampión y que una mayoría tampoco la tenían para la tosferina. Por otra parte sus hallazgos añaden importante información acerca de la vacunación y de la seguridad de las terapias. Como limitaciones destacan que es un estudio observacional en pacientes de un hospital terciario y que no fueron capaces los autores de evaluar la relación entre las terapias inmunosupresoras o la actividad de la enfermedad con la inmunidad.

[más información]

Artículos relacionados

Epidemiology of pertussis in Denmark, 1995 to 2013

28/10/2016

Dalby T, Andersen P, Hoffman S. Euro Surveill. 2016;21(36):pii=30334

Los autores llevan a cabo una revision de la epidemiología de la tosferina en Dinamarca entre los años 1995 y 2013. Abordan primeramente las vacunas utilizadas en los programas sistemáticos. Comenzaron en 1961 con vacuna de célula entera para pasar en 1997 a una vacuna acellular que incluía únicamente el componente de toxina pertussis en concentraciones de 40 microgramos por dosis detoxificada con peróxido de hidrógeno en lugar formaldehido o glutaraldehido. EL esquema fue y ha sido de tres dosis en primovacunación (3, 5 y 12 meses) con un recuerdo de 20 microgramos de toxoide a los cinco años. Los datos epidemiológicos los extraen de la base nacional de casos confirmados por laboratorio (cultivo, PCR o serología). La última epidemia fue la de 2002 con una incidencia de 36/100.000 habitantes y desde 1995 solo se han registrado seis fallecimientos, todos ellos en lactantes. La incidencia interepidémica se encuentra por debajo de 10/100.000. Mientras que en 1995 la edad media de los casos era de 9.2 años, ha ido aumentando hasta 23.9 años en 2013. A lo largo de todo el periodo de studio la mayor incidencia se ha constatado en menores de un año con incidencias entre 84 y 331 en periodos interepidémicos y de 435 para el brote de 2002. Tras la introducción del booster preescolar en 2003, la mayor incidencia en menores de un año y en mayorcitos cambió gradualmente de los de 3 a 5 años en 2003 a los 12-14 años en 2013. Los autores concluyen que al contrario de otros países próximos, Dinamarca no ha experimentado una resurgencia de la enfermedad en los años recientes, aunque es difícil establecer comparaciones con otros países pordiferencias en sensibilización, practicas diagnósticas, sistemas de notificación, densidad poblacional, rechazo a la vacunación, entre otras. En cualquier caso parece que el auténtico nivel de tosferina en el país ha decaido desde la década de los noventa.

[más información]

Artículos relacionados

Evolution of Bordetella pertussis

16/09/2016

He Q. Pediatr Infect Dis J 2016; 35(8): 915-7.

Artículo de revisión que presenta la evolución genética de la Bordetella pertussis en función de la vacuna usada en cada país y periodo temporal así como su cobertura vacunal.

Aunque el artículo es muy específico, tiene interés porque aporta datos sobre un aspecto de conocimiento menos habitual.

[más información]

Artículos relacionados

Pertussis: Where did we go wrong and what can we do about it?

12/09/2016

Locht C. Journal of Infection 2016; 72: S34-40.

Artículo de revisión que repasa diferentes aspectos de la tosferina. La enfermedad ha sufrido un importante aumento de la incidencia incluso en países con alta cobertura vacunal; aunque se observaba una tendencia ascendente incluso antes de la transición de la vacuna de célula entera a la acelular, ha sido realmente después de este cambio cuando el aumento ha sido más patente. Entre las teorías propuestas para explicar este aumento se encuentran: cambios en los sistemas de vigilancia, mejoras en el diagnóstico, cambios en las cepas de B. pertussis, la rápida caída de la protección observada con las vacunas acelulares, además recientemente se ha demostrado mediante modelos animales que la vacuna no protegería frente a la infección lo que impediría la protección de grupo; a este respecto menciona como los ciclos epidémicos de la tosferina se han mantenido lo que indicaría una ausencia de protección de grupo, algo que aunque en menor medida también se ha observado con la vacuna de células enteras lo que podría indicar que esta última ofrece una protección de grupo parcial. El artículo también comenta los problemas asociados con la vacuna de célula entera entre los que se encontraría que la efectividad no era similar en todos los lotes y asuntos relacionados con la seguridad.
Aunque las vacunas actuales no son las que necesitaríamos, se han trazado diferentes estrategias para disminuir el número de muertes y casos graves, entre las que estarían la estrategia del nido, la vacunación neonatal y la vacunación de la embarazada.
La autora afirma que se necesitan nuevas vacunas de mayor eficacia desesperadamente, la vacuna más avanzada hasta el momento es una vacuna intranasal atenuada BPZE1, en la que se ha modificado la Bordeteralla pertussis genéticamente, recientemente ha completado un ensayo clínico fase I que ha demostrado seguridad en jóvenes voluntarios, ser capaz de producir una colonización transitoria de la nasofaringe e inducir respuesta inmune. Esta vacuna estaría diseñada para proteger frente a la infección y la enfermedad por lo que podría ser útil para el control a largo plazo de la tosferina.
Interesante artículo de revisión que aborda de forma somera los diferentes aspectos de la tosferina. [más información]

Artículos relacionados

Cost-effectiveness and programmatic benefits of maternal vaccination against pertussis in England

12/09/2016

van Hoek AJ, Campbell H, Amirthalingam G, Andrews N, Miller E. Journal of Infection 2016; 73(1): 28-37.

El programa de vacunación de la embarazada frente a tosferina introducido en Reino Unido en 2012 ha demostrado ser seguro y efectivo; sin embargo, para continuar con el programa de forma rutinaria se requiere la realización de un análisis de costo-efectividad.
Se realizó un análisis desde la perspectiva del pagador según las recomendaciones del NICE británico, en el que se tomaron como eficacia vacunal en los recién nacidos 89% y en las mujeres de 91%. La incidencia futura de la enfermedad se proyectó en función de las tasas entre 2010 y 2012. Se realizó un análisis de sensibilidad.
Asumiendo una cobertura vacunal del 60%, se prevendrían 1650 hospitalizaciones en niños durante los 10 primeros años, incluyendo 55-60 muertes y más de 20.500 casos entre las madres vacunadas, de los que 1800 serían graves. El coste anual del programa es de 7,3 millones de libras, asumiendo un precio de 10 libras/dosis y 9,4 a un precio de 15 libras. Tomando como tasa de descuento el 3,5%, un horizonte temporal de 200 años y un precio de 10 libras/dosis, sólo en el 25% de las interacciones previstas en el modelo estarían por debajo de 30.000 libras/AVAC; asumiendo una incidencia un 35% superior, un 88% de las interacciones se encontrarían por debajo de ese umbral mientras que si asumimos que la incidencia se mantiene al nivel pico de 2012 el programa sería altamente costo-efectivo con una relación de coste-efectividad incremental de 16.865 libras. Los mayores beneficios aportados por el programa derivan de la prevención de las muertes infantiles puesto que la vacunación de adultos por sí misma no sería costo-efectiva.
Los autores concluyen que la vacunación materna es efectiva en prevenir enfermedad, casos graves y muertes pero el coste-efectividad depende altamente de la evolución de la incidencia si bien hay diferentes variables que hacen verosímil que la incidencia continúe siendo alta durante años. Aunque las oscilaciones en la incidencia de la enfermedad podrían llevar a pensar en un programa temporal que se pusiera en marcha únicamente cuando la incidencia aumentara, las dificultades logísticas, políticas y técnicas que tendría este programa dificultan en extremo que el programa no sea continuo. Además del coste-efectividad los autores argumentan que el impacto presupuestario del programa es bajo, la imposibilidad de confiar en la protección de grupo en esta situación y los beneficios no incluidos puesto que se ha tomado la perspectiva del pagador por lo que son favorables al mantenimiento del programa a pesar de la posibilidad de no ser costo-efectivo durante los periodos de baja incidencia.
Artículo muy interesante en el que desde la perspectiva española nos podemos fijar, entre otras cosas, en el precio al que fijan el coste de la vacuna (10 libras en el escenario más probable) sin que hasta el momento Reino Unido haya tenido problemas de desabastecimiento conocidos.

[más información]

Artículos relacionados

Cost-Effectiveness of Pertussis Vaccination During Pregnancy in the United States

5/09/2016

Atkins KE, Fitzpatrick MC, Galvani AP, Townsend JP. Am. J. Epidemiol 2016; 183 (12): 1159-70.

El objetivo del trabajo es evaluar el coste-efectividad de la vacunación de la embarazada frente a la tosferina en los EEUU. Para ello se creó un modelo de transmisión estratificada por edad en el que se incorporaron los datos disponibles para EEUU entre 2003 y 2012; las estrategias comparadas fueron: a) no vacunación, b) vacunación de adultos general mediante la sustitución de la vacuna Td por dTpa, c) vacunación de la embarazada, d) vacunación postparto de la madre, e) vacunación previa al parto de los dos padres y f) vacunación postparto de ambos progenitores. El modelo se realizó desde la perspectiva del pagador, se asumió una cobertura y participación del 75%.
Con una cobertura del 75%, la vacunación de la embarazada podría reducir la incidencia de tosferina en neonatos en un 68%, la vacunación antes del parto del padre aportaría sólo un 1% de reducción adicional de la incidencia. La vacunación de la embarazada tiene un coste estimado de 114.000 dólares por año de vida ajustado por calidad (AVAC) al compararla con la estrategia de no vacunación; siguiendo los parámetros de la OMS la estrategia se consideraría costo-efectiva en EEUU. Sin embargo, otra de las estrategias propuestas, la vacunación del padre (dentro de la estrategia del nido) no sería costo-efectiva (el coste por AVAC de la vacunación de ambos progenitores previamente al parto sería de 814.000 dólares). La estrategia de vacunación postparto está claramente dominada por la del embarazo si bien la estrategia del postparto mejora el coste-efectividad de la vacunación de la población adulta en general que está actualmente establecida. La vacunación de la población adulta no sería costo-efectiva a ningún precio de los utilizados en el análisis de sensibilidad.
Los autores concluyen que la protección efectiva de los niños comienza antes del nacimiento, recomendado la vacunación de la embarazada con coberturas lo más altas posibles debido a la escasa protección de grupo que se puede conseguir.
Interesante trabajo que viene a aportar luz sobre la ineficiencia de algunas de las recomendaciones sobre el control de la tosferina propugnada desde diferentes instituciones.

[más información]

Artículos relacionados

Bayesian Correction of Misclassification of Pertussis in Vaccine Effectiveness Studies: How Much Does Underreporting Matter?

5/09/2016

Goldstein ND, Burstyn I, Newbern EC, Tabb LP, Gutowski J, Welles SL. Am. J. Epidemiol 2016; 183 (11): 1063-70.

El diagnóstico de la tosferina es complejo y por lo tanto las investigaciones realizadas con esta enfermedad pueden estar sesgadas por un diagnóstico erróneo.
El trabajo cuantifica entre los años 2011-13 el diagnóstico erróneo de tosferina y lo corrige en un estudio de casos y controles en niños de 3 meses a 6 años de Filadelfia. Se reclasificaron los casos según la nueva definición de caso del año 2014.
Se reclutaron un total de 811 niños entre 3 meses y 6 años, 355 notificados como casos y 456 controles. La efectividad vacunal inicial fue del 50%, tras corregir los diagnósticos erróneos esta efectividad subía a un rango de entre el 57 y el 82% (dependiendo del diagnóstico erróneo que se asumiera había ocurrido durante el periodo de estudio).
Los autores concluyen que conocer el grado de infradiagnóstico de la tosferina es clave para la evaluación precisa de la efectividad vacunal.
Interesante, y complejo, trabajo que además de tener una serie de limitaciones (como los autores mencionan) hace notar una posible limitación de los trabajos dedicados a investigar la efectividad vacunal.

[más información]

Artículos relacionados

Predicting future trends in the burden of pertussis in the 21st century: implications for infant pertussis and the success of maternal immunization

2/09/2016

van den Biggelaar AHJ and Poolman JT. Expert Rev. Vaccines 2016; (1): 69-80.

Hay un apoyo cada vez mayor para la inmunización materna con vacunas de tos ferina acelular (AP) para prevenir la tos ferina severa y muertes en niños de muy corta edad, no vacunados. La efectividad de la vacuna en la inmunización materna es del 91% en la prevención de la tos ferina confirmada por laboratorio en los niños de <3 meses. Hasta la fecha, la mayoría de las madres se vacunaron en la infancia con vacunas frente a la tos ferina de células enteras. Pronto, la generación de población inmunizada con AP serán las nuevas madres. La menor duración de la protección conferida por las vacunas aP, que es más pronunciada con dosis de refuerzo repetidas aP, puede conducir a una mayor circulación de la tos ferina entre los padres primovacunados con aP. La vacunación materna con Tdap que fueron primovacunadas con AP puede ser menos eficaz. Finalmente, puede ser necesario tomar medidas adicionales para proteger a los niños pequeños, junto con nuevas vacunas que induzcan respuestas de mayor calidad y más duraderas.

[más información]

Artículos relacionados

Vaccine Timeliness: A Cost Analysis of the Potential Implications of Delayed Pertussis Vaccination in the US

26/08/2016

Curran D, Terlinden A, Poirrier JE, Masseria C, Krishnarajah G. Pediatr Infect Dis J 2016; 35(5): 542-7.

A pesar de las altas coberturas vacunales, el retraso en la vacuna frente a la tosferina puede dejar niños desprotegidos en una edad en la que son vulnerables frente a la misma. La medición del cumplimiento con la fecha de la vacunación debería incorporarse en los indicadores de vacunación en países con altas coberturas vacunales. Los objetivos del estudio son estimar el cumplimiento temporal de la vacunación con las tres primeras dosis frente tosferina e investigar el impacto potencial en salud y costes del retraso observado; otro objetivo fue identificar los factores asociados con el retraso vacunal.
Se estimó con datos de la Encuesta Nacional de Vacunaciones estadounidense de 2010 el grado de vacunación en tiempo para las tres primeras dosis de vacuna frente a la tosferina, no se incluyeron en el estudio los niños no vacunados; mediante un modelo se estimaron el impacto en resultados de salud y costes de la situación ideal con la vacunación exacta a los 60, 120 y 180 días, comparándola con la situación real. El análisis de coste se realizó con una perspectiva del pagador con el horizonte temporal de un año. Se realizó un análisis para explorar los factores asociados con un retraso en la vacunación.
Se estimó que en la situación actual se observa un retraso de 16, 27 y 44 días en la primera, segunda y tercera dosis respectivamente. El modelo estimó que la vacunación en tiempo podría prevenir aproximadamente 278 casos, 103 hospitalizaciones y 1 muerte en niños menores de 1 año en los EEUU, obteniendo unos 38 AVAC y ahorrando 1,03 millones de dólares en gastos sanitarios. Los factores de riesgo asociados con el retraso vacunal incluyeron ser madre joven, soltera con bajo nivel educativo y con más de un hijo, niños afroamericanos, subsidiarios del programa “Vaccines for Children” y haber cambiado de domicilio recientemente.
Los autores concluyen que la administración a tiempo de las vacunas infantiles frente a la tosferina podría reducir los casos de enfermedad y ahorrar costes al sistema sanitario; en concreto se podrían prevenir el 9,1% de los casos, 7,2% de hospitalizaciones y 3,1% de las muertes anuales. Mejorar el cumplimiento de la vacunación en tiempo para una enfermedad, también podría mejorar de forma indirecta el de otras vacunas del calendario; una de las formas de mejorar el cumplimiento es usar vacunas combinadas. Haría falta implantar programas para la mejora del cumplimiento temporal especialmente entre aquella población más subsidiaria del incumplimiento.

[más información]

Artículos relacionados

Safety of Tdap vaccine in pregnant women: an observational study

19/08/2016

Petousis-Harris H, Walls T, Watson D, Paynter J, Graham P, Turner N. BMl Open 2016;6:e010911

Estudio prospectivo observacional de seguimiento activo llevado a cabo en dos regiones de Nueva Zelanda para conocer la seguridad de la vacuna Tdap en embarazadas de 28 a 38 semanas mediante entrevistas telefónicas realizadas a las 48 horas y a las cuatro semanas. Los end-points mayores fueron las reacciones locales, los síntomas sistémicos y los efectos adversos etiquetados como graves. Participaron 793 embarazadas con edad media de 32 años y generalmente de raza caucásica, de las que el 27.9% recibieron simultáneamente la vacuna antigripal inactivada. El 79% reportaron dolor de escasa-moderada intensidad y el 2.6% un dolor grave. Se reportó hinchazón de cualquier tamaño en el 7.6%, induración en el 12% y eritema en el 5.8%. Se comunicó fiebre en el 2.1% ocurriendo mayoritariamente en las primeras 24 horas tras la vacunación. En menos del 4% de participantes se detectó cefaleas, mareos, náuseas, mialgias o artralgias. Al final de las cuatro semanas de seguimiento se clasificaron 31 como efectos adversos graves (sangrado vaginal, hipertensión, infección, taquicardia, parto prematuro y preeclampsia y muerte perinatal). Ninguno de ellos, tras una exhaustiva evaluación clínica, se consideró como con relación causal con la vacuna Tdap. Los autores concluyen que sus hallazgos son consistentes con los datos de otros estudios realizados en mujeres no embarazadas, lo que supone un mensaje de tranquilidad para las embarazadas, los vacunadores y los responsables de los programas de vacunación.

[más información]

Artículos relacionados

image_pdfimage_print
1 2 3 4 5 6 7


Subir al menú