Etiqueta tosferina

image_pdfimage_print

Pertussis specific cell-mediated immune response ten years after acellular pertussis booster vaccination in young adults

11/03/2016

Hannuksela K, Kauko L, Van Der Meeren O, Mertsola J. He Q. Vaccine 2016;34:341-349

Dado que tanto las respuestas inmunes humorales como las celulares son necesarias para disponer de protección frente a la tosferina, los autores evalúan las segundas en adultos jóvenes tras la inmunización con vacuna acelular. El estudio comenzó en Turku (Finlandia) en 1997 cuando se administró dTpa a 507 adolescentes de 11 a 13 años y que fueron seguidos durante 3, 5 y 10 años. A los 10 años se invitó a la misma cohorte a recibir una dosis adicional, enrolándose 82 individuos a los que se les determinó la respuesta antes y después del booster. A 57 se les practicó el ensayo de proliferación celular y a 14 se les midieron las citoquinas tras estimulación de las células mononucleares con antígenos vacunales (TP, FHA y PRN). Antes del recuerdo se reconoció proliferación positiva en el 51%, 53% y 89% de los sujetos frente a PT, PRN y FHA, respectivamente. Al mes del recuerdo, aumentó la tasa de seropositividad al 81%, 81% y 95%. Tras la estimulación con toxina pertussis, solo un individuo (7.1%) mostró incremento de todas las citoquinas, mientras que en seis (42.9%) descendieron todas ellas. 10 (71.4%) tuvieron concentraciones disminuidas de interferón gamma que juega un papel importante en la protección frente a la tosferina. Los autores concluyen que la inmunidad celular persiste aunque caigan los anticuerpos y se ve estimulada por la vacuna acelular, aunque se precisa de más estudios para conocer qué factores son la causa de la escasa producción de algunas citoquinas.

[más información]

Artículos relacionados

Seroprevalence of pertussis amongst healthcare workers in Spain

11/03/2016

Rodríguez M, Castro M, Ramón J, García de Lomas J, Devadiga R, Reyes J et al. Vaccine available on line 22 December 2015

Estudio observacional, multicéntrico, hospitalario para determinar la seroprevalencia de anticuerpos frente a la tosferina en sanitarios de tres hospitales españoles, que atienden personal susceptible en riesgo de contraer y de transmitir la enfermedad. Se llevó a cabo entre noviembre de 2012 y mayo de 2013 y se reclutó personal médico, enfermeras, auxiliares y matronas, a las que se midió en suero la IgG-antiPT y dividiéndose en seronegativos, seropositivos e infección reciente o actual. Participaron 731 sanitarios con 43.6 años de media y una media de años de servicio de 10.0. Solo el 4.13% confirmaron haber recibido alguna vacuna tosferinosa en la edad adulta. El 31.2% de los individuos fueron seropositivos y el 3.3% tenían valores de ELISA indicativos de infección actual o reciente. No se encontraron diferencias significativas respecto de la edad, sexo, departamento hospitalario, profesión, años de trabajo previo o número de horas con los pacientes. Los autores piensan que muchos sanitarios no disponen de anticuerpos específicos y que por lo tanto podrían ser susceptibles a la infección. Como limitaciones del estudio se encuentra la falta de un claro subrogado entre los niveles de antiPT y el grado de protección efectiva y la falta de conocimiento del estado vacunal de los integrantes. Como fortalezas exponen la escasez de este tipo de estudios en sanitarios. Concluyen que las tasas de seronegatividad encontradas en sanitarios adquiere consistencia la justificación de la vacunación frente a la tosferina en sanitarios.

[más información]

Artículos relacionados

Absence of Bordetella pertussis Among Infants Hospitalized for Bronchiolitis in Finland, 2008–2010

3/03/2016

Korppi M, Kivistö J, Koponen P, Lehtinen P, Remes S, Piippo-Savolainen E et al. Pediatr Infect Dis J 2015; 35(2): 219-21.

En dos estudios previos realizados en Finlandia, se aisló mediante PCR Bordetella pertussis en el 8-10% de los niños menores de 6 meses hospitalizados por bronquiolitis. Estudio epidemiológico realizado en 3 hospitales finlandeses en el periodo 2008 a 2010. Se reclutaron un total de 169 niños finlandeses menores de 6 meses (y 408 menores de 2 años) hospitalizados por bronquiolitis y se les tomó aspirado nasofaríngeo en el que se determinó mediante PCR la presencia de Bordetella pertussis y 16 virus.
Se detectaron virus respiratorios en el 89% (71% con Virus Respiratorio Sincitial), pero en ningún caso se detectó B. pertussis. En el grupo de niños menores de 2 años tampoco se observó ninguna B. pertussis.
En Finlandia la vacuna frente a la tosferina se administra a los 3 y 5 meses. En el estudio realizado en 2001-2 se aisló B. pertussis en el 8% de los ingresados por bronquiolitis menores de 6 meses y en el de 2005-6 se alcanzó el 10%; ambos estudios se realizaron en un momento en el que la vacuna de la tosferina se administraba hasta los 2 años de edad. El presente estudio puede reflejar un impacto positivo de los cambios del programa vacunal finés frente a la tosferina realizados en 2005 en el que se incluyeron dos dosis de recuerdo a los 4 y 14-15 años de edad.
El estudio puede presentar varias limitaciones, los autores comentan que el seguimiento se realizó entre noviembre y marzo pero no proporcionan datos de las características estacionales de la tosferina en Finlandia; en España, por ejemplo, ese sería el momento de menor incidencia de la enfermedad; tampoco comentan si los estudios anteriores se realizaron exactamente durante el mismo periodo de seguimiento. Además hay que tener en cuenta el carácter cíclico de la epidemiología de la tosferina por lo que el descenso observado en este estudio debería ponerse en contexto de la epidemiología general de la tosferina en el país por lo que parece un poco atrevido afirmar que el descenso observado pueda deberse al impacto de las dosis de recuerdo añadidas en el programa; harían falta más datos para contextualizar los resultados del estudio, esto es algo que se echa de menos en el presente estudio.

[más información]

Artículos relacionados

The relationship between Bordetella pertussis genotype and clinical severity in Australian children with pertussis

3/03/2016

Clarke M, McIntyre PB, Blyth CC, Wood N, Octavia S, Sintchenko V et al. Journal of Infection 2016; 72(2): 171-8.

En los últimos años se han observado cambios respecto al perfil genético de la Bordetella Pertussis, en concreto cepas con alelo ptxP3 y cepas sin pertactina (Prn) (proteína implicada en la adhesión al epitelio celular), se han descrito en varios países pero todavía existen datos limitados respecto a la gravedad de los cuadros causados por las mismas. Las vacunas usadas en Australia contienen la Prn por lo que cepas carentes de la misma podrían suponer un “escape” en individuos vacunados; igualmente, se ha descrito que la cepa ptxP3 se asocia con un aumento de la producción de toxina pertúsica. El estudio tiene como objetivo estudiar las cepas emergentes de B. pertussis en cuanto a la la gravedad de la tosferina, comparando los parámetros de enfermedad clínica en niños infectados por cepas con o sin Prn y con o sin el alelo ptxP3.
Se tomaron los casos en menores de 18 años, que habían sido confirmados por laboratorio en 3 hospitales australianos de tercer nivel entre 2008 y 2012 clasificándose como graves si la estancia hospitalaria era mayor de 7 días, ingreso en UCI o defunción. Se recogieron variables como edad, vacunación, genotipo y gravedad.
Se registraron un total de 199 casos, el 41% en menores de 3 meses (incluyendo el 82% de los casos graves). La proporción de aislamientos de estos casos que no presentaban Prn aumentó claramente entre 2008 y 2012 (35,7% durante el periodo de estudio, pasando de 3,4 a 82,9%); la proporción de casos graves fue similar entre las cepas con o sin Prn (21 vs. 17%, diferencias no significativas), sin embargo sólo el 4,5% de los casos no ptxP3 fue grave frente al 21,4% de los ptxP3 positivos. La mayoría de los aislamientos fue ptxP3 positivos (96% en 2011 y 2012). Ajustando por tipo de ptxP3, estado vacunal y edad, la gravedad de la enfermedad no estuvo asociada con la ausencia o presencia de Prn.
Los autores concluyen que no se ha determinado relación entre la gravedad de los casos y la Prn pero que un aumento de la proporción de casos graves se observó en los aislamientos con el alelo ptxP3. Aunque no se observaron diferencias significativas, la mayoría de los parámetros clínicos medidos indicaron una mayor gravedad en las cepas Prn positivas (mayor estancia media, mayor tasa de neumonía). El RR de presentar una forma grave en infectados con cepas ptxP3 positiva fue de 3,44 si bien no alcanzó la significación estadística. La edad (menor de 2 meses) y la ausencia de vacunación también se asociaron con la gravedad. Hacen falta estudios con mayor tamaño muestral que permitan alcanzar la significación estadística que este estudio no ha permitido demostrar para algunas de las variables estudiadas.

[más información]

Artículos relacionados

Trends in Pertussis Diagnostic Testing in the United States, 1990 to 2012

22/02/2016

Faulkner AE, Skoff TH, Tondella ML, Cohn A, Clark TA, Martin SW. Pediatr Infect Dis J 2015; 35(1): 39-44.

Los casos de tosferina han aumentado en EEUU desde los años 90 y las técnicas diagnósticas han evolucionado durante este tiempo. El artículo describe los cambios temporales en las técnicas diagnósticas desde 1990 a 2012 y las posibles implicaciones de estos cambios.
Se recogen los casos del sistema nacional de vigilancia y se estratifican por tipo de test diagnóstico, edad y lugar de residencia.
Se incluyen en el análisis 291.290 casos, el 64% contaba con al menos un resultado de laboratorio. El cultivo y la inmunofluorescencia directa fueron las técnicas principales a principios de los 90 (entre el 52 y el 80% de los casos entre 1990 y 97) siendo superados por la PCR al final de los años 90 y desde entonces. En 2012, más del 91% de los casos con test de laboratorio contaban al menos con una PCR; el cultivo se utiliza de forma poco frecuente en todos los grupos de edad y el uso de la serología se incrementa con la edad. A medida que aumentó el uso de la PCR, disminuyó el uso de varios tests de laboratorio para un único diagnóstico.
Los autores concluyen que la técnica de PCR se ha convertido en la técnica principal de diagnóstico. El uso de la PCR ha proporcionado algunos beneficios: diagnóstico más rápido, mejora en el mismo y mayor rapidez en el control de brotes; el mayor inconveniente de la técnica es que inicialmente no permitía la diferenciación entre la Bordetella pertussis y otras especies de Bordetella, sin embargo actualmente se han incorporado técnicas diagnósticas más específicas que permiten distinguir entre los diferentes tipos de Bordetella. Las tendencias epidemiológicas deben valorarse en el contexto del cambio en las técnicas diagnósticas; es difícil determinar en que grado han podido influir los cambios en las pruebas diagnósticas utilizadas en el aumento de casos observados.

[más información]

Artículos relacionados

Pertussis Resurgence Associated with Pertactin-Deficient and Genetically Divergent Bordetella Pertussis Isolates in Israel

22/02/2016

Bamberger E, Abu Raya B, Cohen L, Golan-Shany O, Davidson S, Geffen Y et al. Pediatr Infect Dis J 2015; 34(8): 898-900.

Israel introdujo la vacuna frente a la tosferina acelular en 2002. Actualmente su calendario vacunal incluye 6 dosis de vacuna a los 2, 4, 6, 12 meses, 7 y 14 años. Se ha observado un aumento de la incidencia con un máximo de 35 casos/100.000 en 2007 y 2012. El objetivo del trabajo es evaluar las variables que han motivado el aumento de la incidencia y analizar los aislamientos de Bordetella Pertussis que no expresen pertactina.
Estudio epidemiológico de base poblacional realizado en Israel entre 2010 y 2013; los aislamientos se identificaron mediante PCR o cultivo.
Se observó un aumento significativo respecto a la positividad mediante PCR desde un mínimo del 9,8% en 2010 a un 22% en 2012. Durante el periodo de estudio 65 aislamientos se sometieron a pruebas para determinación de pertactina, variando la positividad a lo largo de los años desde el 7% en los años 2011-2 al 33,3% en los años 2013-4.
A pesar de las dos dosis de recuerdo añadidas en Israel en la vacuna de la tosferina, la incidencia de la enfermedad aumenta; se observa un marcado incremento de las cepas que no expresan pertactina.
El estudio tiene interés aunque no responde a los objetivos propuestos, además necesitaría unas mayores explicaciones sobre la metodología utilizada porque no quedan suficientemente claros todos los aspectos abordados.

[más información]

Artículos relacionados

Pertussis vaccination during pregnancy in Belgium: results of a prospective controlled cohort study

21/02/2016

Maertens K, Caboré R, Huygen K, Hens N, Van Damme P, Leuridan E. Vaccine 2016;34:142-150

Estudio prospectivo de cohortes controlado en el que se analiza la influencia de una dosis de recuerdo de Boostrix en la embarazada en el título y la duración de los anticuerpos transferidos transplacentariamente al recién nacido. El estudio se llevó a cabo en cinco centros de Amberes (Bélgica) en 57 embarazadas vacunadas a una edad gestacional media de 28.6 semanas. Los niños recibieron la vacuna hexavalente de GSK a las 8, 12 y 16 semanas. Las 42 mujeres del grupo control no recibieron ninguna vacuna durante su embarazo. Las muestras sanguíneas para serología se efectuaron antes de la vacunación materna y un mes después, en el cordón umbilical y en los neonatos antes de las dosis rutinarias y al mes de la recepción de las tres dosis correspondientes a la primovacunación. Encontraron que los neonatoa de madres vacunadas tenían mayores concentraciones de anticuerpos al nacer y durante los dos primeros meses de vida para todos los antígenos vacunales al compararlos con la descendencia de las no vacunadas. No obstante se observó que tras las series primarias, los hijos de vacunadas sufrieron el fenómeno de blunting para los antígenos de difteria y para la toxina pertussis (p<0.001) aunque aumentaron entre la semana 8 y el quinto mes. Por el contrario, para la pertactina, la FHA y el tétanos no se observaron diferencias significativas. Para estos tres antígenos se evidenció un descenso en los títulos entre las ocho semanas y los cinco meses. Está pendiente la monitorización del seguimiento antes y después de la dosis de recuerdo de los 15 meses. Concluyen que sus resultados avalan las políticas de vacunación en las embarazadas ya que con la vacunación se cierra el periodo de vulnerabilidad de los dos primeros meses de vida. El blunting, por otra parte, tendrá que estudiarse tras el recuerdo del segundo año para comprobar si persiste a esa edad.

[más información]

Artículos relacionados

Pertussis specific cell-mediated immune responses ten years after acellular pertussis booster vaccination in young adults

21/02/2016

Hannuksela K, Kauko L, Van Der Meeren O, Mertsola J. Vaccine 2016;34:341-349

Dado que uno de los motivos de la reemergencia de la tosferina es el waning inmunitario y que las respuestas inmunes humorales y celulares son fundamentales para disponer de protección clínica, se plantea un estudio para evaluar las respuestas celulares (CMI) tras la vacunación de tosferina acelular en adultos jóvenes. El estudio inicial comenzó en 1997 en Turku (Finlandia) con adolescentes de 11 a 13 años que fueron reclutados para recibir una dosis booster única de Boostrix y que fue seguida durante 3, 5 y 10 años. En esta última edad, la misma cohorte fue invitada a recibir otro recuerdo participando 82 individuos de los que se seleccionaron 57 sujetos. Antes del segundo booster se detectó respuesta celular (proliferación positiva en el 51%, 53% y 89% para toxina pertussis, pertactina y FHA. Al mes de esa dosis, la tasa de positividad aumentó al 81%, 81% y 96%. Tras la estimulación con toxina pertussis, solo un sujeto (7.1%) tuvo aumento en la producción de todas las citoquinas estudiadas, mientras que seis (42.9%) tuvieron producción descendida de las mismas. Diez sujetos (71.4%) tuvieron concentraciones disminuidas de IFN-gamma que se supone que es la citoquina más importante en la protección frente a la enfermedad. Los autores concluyen que la respuesta celular postvacunación persiste incluso aunque los anticuerpos hayan descendido y que la vacuna acelular incrementa esa respuesta. No obstante, la inmunidad humoral no parece correlacionarse con la celular y que pueden activarse independientemente una de la otra. Una de las limitaciones es que los sujetos estudiados fueron primovacunados con vacuna de célula entera.

[más información]

Artículos relacionados

The effect of body mass index on post-vaccination maternal and neonatal pertussis antibody levels

7/02/2016

Gandji M, Devaraj S, Haghpeykar H, Mastrobattista J. J Reproduct Immunol 2015;112:34-37

Al igual que la obesidad se ha asociado a una menor inmunogenicidad para algunas vacunas (hepatitis B), los autores diseñan un estudio de cohortes con el objetivo de determinar si existe una asociación entre el índice de masa corporal (IMC) y la concentración materna y neonatal de anticuerpos antitosferinosos tras la vacunación. Seleccionaron a 123 mujeres que fueron vacunadas durante la gestación (28 a 32 semanas) entre los años 2011 y 2013 en un hospital de los Estados Unidos. Las mujeres se distribuyeron en tres grupos: normales, sobrepeso y obesidad según su situación de IMC antes del embarazo o en el primer trimestre. Las concentraciones medias de anticuerpos IgG frente a la tosferina en la gestante no presentaron diferencias significativas en función del IMC y en cuanto a las concentraciones en cordón umbilical tampoco fueron significativas. Los autores concluyen que el IMC de la madre no afecta a los títulos en ella o en los neonatos por lo que la respuesta inmune no se ve afectada por el IMC. Como limitaciones plantean el pequeño tamaño de la muestra y la estratificación realizada antes del embarazo o en el primer trimestre y no en el momento de la vacunación. Se supone que la medición se centró en la IgG frente a toxina pertussis.

[más información]

Artículos relacionados

Eight-year review of Bordetella pertussis pattern in the United States

7/02/2016

Bhatti M, Rucinski S, Schawab J, Cole N, Gebrehiwot S, Patel R. J Pediatr Infect Dis Soc advanced access published November 29, 2015

Debido a que no está universalmente aceptado un patrón estacional de presentación de la tosferina, los autores, que utilizan técnicas de PCR en los casos sospechosos, analizan las tasas de positividad en un periodo de ocho años para tratar de confirmar una relación entre estaciones e incidencia de tosferina en los Estados Unidos. Recibieron 209.110 muestras de toso el país y comprobaron que las tasas de seropositividad de la PCR cambiaban de mes a mes, con pico anuales de máxima incidencia de julio y agosto, presentado las tasas más bajas los meses comprendidos entre octubre y febrero, de manera que a finales de julio fue cinco veces mayor que a finales de febrero. Curiosamente el mes en el que más muestras se recibieron a principios de noviembre. Los datos confirman el patrón estacional con máxima actividad de la enfermedad durante el verano. Formulan varias hipótesis al respecto: cambios en las condiciones ambientales (humedad…) que favorecen la supervivencia de la Bordetella fuera del huésped, cambios en el comportamiento del huésped (mayor tiempo al aire libre) y la epidemiología de gérmenes coinfectantes. Concluyen los autores que sus datos confirman el aumento de tosferina durante el verano, lo que pudiera ser de gran ayuda para el clínico a la hora de solicitar pruebas complementarias.

[más información]

Artículos relacionados

image_pdfimage_print
1 4 5 6 7


Subir al menú