Etiqueta Viruela

image_pdfimage_print

Smallpox variolation during the revolutionary war

27/11/2011

Smallpox variolation during the revolutionary war
Cantey J. Pediatr Infect Dis J 2011; 30(10): 821
Palabra clave: Viruela

Artículo histórico que trata sobre las acciones tomadas para evitar la viruela en el ejército americano durante la Guerra de Independencia frente a Gran Bretaña.

Artículos relacionados

Smallpox vaccination and all-cause infectious disease hospitalization: a Danish register-based cohort study

27/10/2011

Smallpox vaccination and all-cause infectious disease hospitalization: a Danish register-based cohort study
Sørup S, Villumsen M, Ravn E, et al. Intern J Epidemiol 2011; 40 (4): 955-963
Palabra clave: Viruela

Antecedentes Existe una creciente evidencia derivada de estudios observacionales y ensayos clínicos aleatorizados en países de bajos ingresos de que las vacunas tienen efectos inespecíficos. La administración de vacunas vivas reduce la morbilidad y la mortalidad infantil en general, probablemente debido a la protección contra infecciones que no son objeto de la vacunación. En Dinamarca, la vacuna viva contra la viruela dejó de utilizarse en la década de 1970 debido a la erradicación de la viruela. Los autores utilizan el período de supresión para investigar el efecto de la vacuna contra la viruela en el riesgo de hospitalización por infecciones. Utilizan el registro de datos de salud escolar de Copenhagen, muestreando una cohorte de 4048 individuos de los cuales 3.559 tenían información sobre si habían recibido o no la vacuna contra la viruela. Las hospitalizaciones de enfermedad infecciosa se identificaron en el Registro Nacional Danés.de Pacientes. Durante un período de seguimiento de 87.228 personas/año, ocurrieron 1.440 hospitalizaciones por enfermedad infecciosa.

Los individuos vacunados frente a viruela tenían un riesgo reducido de hospitalización por todas las causas infecciosas [hazard ratio (HR) 0.84; 95% CI 0.72–0.98]. La reducción del riesgo ocurrió para la mayoría de los subgrupos de enfermedades infecciosas. El efecto puede haber sido más pronunciado cuando se vacunaba a edades más tempranas (edad de vacunación <3,5 años: HR 0,81, IC 95% 0,69 a 0.95, edad de vacunación ≥ 3,5 años: HR 0,91 IC 95%: 0,76 a 1.10). Entre los vacunados contra la viruela, el riesgo de hospitalización por enfermedades infecciosas aumentó un 6% con cada incremento de 1 año en la edad de vacunación (HR 1,06, IC 95% 1.02-1.10). Los autores concluyen que la vacunación frente a la viruela se asocia con una reducción del riesgo de hospitalización por enfermedad infecciosa en entornos con altos niveles económicos.

Artículos relacionados

Brazilian vaccinia viruses and their origins

1/07/2007

Brazilian vaccinia viruses and their origins
Giliane S. Trindade, Ginny L. Emerson, Darin S. Carroll. Emerg Infect Dis 2007; 13 (7): 965-972
Palabra clave: Viruela

A pesar de que la OMS declaró la erradicación global de la viruela en 1980, ha aumentado la preocupación sobre infecciones emergentes provocadas por poxvirus. La mayoría de las infecciones por poxvirus son zoonóticas y la exploración de su diversidad genética puede arrojar luz sobre aspectos genéticos y evolutivos de las infecciones por poxvirus, su ecología y su epidemiología. En las décadas recientes se han aislado en Brasil varias cepas del Orthopoxvirus vaccinia virus(VACV), incluyendo aislamientos genéticamente diferenciados dentro del mismo brote.

Para la posterior investigación sobre la diversidad y orígenes de estos virus, los autores analizan los datos moleculares de 8 aislamientos de VACV de Brasil y comparan varios genes involucrados en la estructura del virus y en su patogenicidad.

Las variaciones genéticas entre los aislamientos sugieren que existían VACVs ancestrales en Brasil antes del comienzo de las campañas de vacunación de la OMS para la erradicación de la viruela y que estos virus continúan circulando.

Artículos relacionados

La decisiva contribución de Edward Jenner (1749-1823) a la defensa contra la viruela

4/05/2007

La decisiva contribución de Edward Jenner (1749-1823) a la defensa contra la viruela
J Tuells. Vacunas 2007; 1: 53-60
Palabra clave: viruela

La viruela hacía estragos en la Inglaterra jenneriana y en el resto del continente europeo. Los Bills of Mortality, primeras estadísticas de defunciones publicadas en Londres a partir de 1629, permitieron establecer las tasas de mortalidad correspondientes a la viruela que se sitúan, durante la segunda mitad del siglo xvii, en torno al 15% del total de fallecimientos.

El fuerte crecimiento demográfico que se produce en Europa durante la época jenneriana, de 140 millones de habitantes en el año 1750 a 240 millones en 1845, contribuyó a la violencia mortífera con que se manifestaron los brotes epidémicos de finales del siglo xviii.

En las grandes ciudades o zonas muy pobladas la viruela infectaba a la mayoría de la población y alcanzaba un 20% de la mortalidad general, llegando al 33% en niños. En 1800, se estimó que la enfermedad era causante de un total de 400.000 muertes anuales en Europa y que durante el siglo XVIII, un cuarto de la población murió, quedó ciega o sufrió permanentes cicatrices por esta causa.

Así comienza la, como siempre interesante y bien documentada, descripción de la historia de la viruela y de la decisiva contribución de Jenner para su eliminación que escribe el Dr. Tuells en su habitual apartado de Historia de la Vacunología.

Artículos relacionados

Stockpiling smallpox virus

4/05/2007

Stockpiling smallpox virus
Mack T. BMJ 2007; 334: 760

Should the US and Russia destroy their stocks of smallpox virus?
 Hammond E. BMJ 2007; 334(7597): 774

Should the US and Russia destroy their stocks of smallpox virus?
Agwunobi JO. BMJ 2007; 334(7597): 775
Palabra clave: Viruela

Una vez más el debate acerca de si hay que destruir o no los de virus de la viruela custodiados oficialmente en Atlanta y en Novosibirsk bajo el amparo de la OMS.

Algunos de los argumentos empleados por los defensores de la conservación del virus de la viruela son: la necesidad de poder desarrollar vacunas seguras, conseguir agentes antivirales para el tratamiento de la viruela y poder desarrollar pruebas diagnósticas para la diferenciar la viruela de afecciones por orthopoxvirus zoonóticos.

Los partidarios de la destrucción del virus de la viruela aducen como principal argumento la reducción en la probabilidad de reaparición de la enfermedad; si bien no es posible descartar la existencia de stocks clandestinos.

El impacto neto de la introducción de la viruela sería similar a un gran brote de fuente común de enfermedad grave por un agente tipo hantavirus o virus de encefalitis; si bien, el impacto podría verse sustancialmente aumentado por las complicaciones asociadas a una vacunación masiva.

Artículos relacionados

Doña Isabel, la enfermera de la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna

9/01/2007

Diciembre 2007

Autores: 
Susana María Ramírez Martín (a)
José Tuells (b)
 

a Departamento de Biblioteconomía y Documentación. Universidad de Carlos III.
b Departamento de Enfermería Comunitaria, Medicina Preventiva y Salud Pública e Historia de la Ciencia. Universidad de Alicante. Centro de Vacunación Internacional de Alicante, Sanidad Exterior, Ministerio de Sanidad y Consumo.

Palabra clave: Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, Doña Isabel, Enfermería

Este artículo ha sido publicado en la revista Vacunas, 2007; 8 (3): 160-6 

Descargar tema en pdf

La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna (REFV) dirigida por Francisco Xavier Balmis contó entre sus expedicionarios con una mujer, Doña Isabel, la cuidadora de los niños vacuníferos, un ejemplo pionero en la historia de la enfermería pediátrica española. La vida de esta Francisco Xavier de Balmisgran desconocida ha quedado unida para siempre a la primera campaña organizada de inmunización en la historia de la salud pública. Al vacío de datos biográficos, comenzando por la confusión en torno a su propio nombre, hay que añadir su papel de actriz secundaria en la REFV, a cuyo periplo parece circunscrita su trayectoria vital. Es posible que Balmis al pergeñar el guión de la expedición no la tuviera en cuenta para ofrecerle algunas líneas de diálogo, Doña Isabel no las necesitó, bastó su presencia para infundir energía a un buen número de escenas.

Francisco Xavier de Balmis

Los practicantes y enfermeros de la REFV

Tras la Real Orden de Carlos IV emitida el 6 de junio de 1803, que dispone se organice una expedición científica con el objeto de llevar “el eficaz remedio de la vacuna como preservativo de las viruelas a todas sus posesiones”1, se inician en un tiempo récord los preparativos que permitirán zarpar a la REFV del puerto de La Coruña el 30 de noviembre de 1803. El convoy humanitario, con Balmis a la cabeza como médico y director, se compone de tres cirujanos en calidad de ayudantes, José Salvany y Lleopart, Manuel Julián Grajales y Antonio Gutiérrez Robledo. Las circunstancias del viaje determinaran que Balmis designe al primero de ellos como subdirector. Completan la nómina dos practicantes, Francisco Pastor Balmis y Rafael Lozano Pérez y tres enfermeros, Basilio Bolaños, Pedro Ortega y Antonio Pastor. Junto a ellos viaja la Rectora de la Casa de Expósitos de La Coruña, que tiene a su cargo los 22 niños elegidos para trasladar en sus brazos la vacuna hasta América.

Las obligaciones de cada uno de los miembros de la REFV estaban inicialmente bien diferenciadas, conteniendo el Expediente General sus responsabilidades específicas, llegándose a tipificar incluso el tipo de vestimenta que debían utilizar: “Para la mayor economía y decencia de los individuos de las expediciones, se permita a los Ayudantes usar el mismo uniforme que los de los hospitales del Ejercito, y para los practicantes y enfermeros el de los porteros del Jardín Botánico”2.

Cuando la REFV llega a América se trastocan los planes. Ante la necesidad de llegar al máximo de lugares posibles se produce una primera división, Balmis inicia una ruta que recorrerá México con destino a Filipinas y China, mientras Salvany toma rumbo hacia el sur en un recorrido que le llevará hasta el Perú y que proseguirá Grajales en Chile. A lo largo de estas dos grandes rutas se organizaron pequeñas expediciones para abarcar más territorio que fueron cubiertas por los propios integrantes de la REFV ayudados en numerosas ocasiones por sanitarios locales.

Es incuestionable la excelente labor desarrollada por los practicantes y enfermeros, reconocida tanto a través de los informes que emitieron Balmis y Salvany, como del interés que puso Balmis, una vez acabada la expedición, por sus situaciones personales. Los practicantes fueron seleccionados personalmente por Balmis. Él mismo había iniciado su formación como Practicante primero del Hospital Real Militar de Alicante a la edad de 17 años, plaza obtenida por examen riguroso y que desempeñó durante cinco años (1770-1775) al lado del Cirujano Mayor del mencionado hospital1.

Empleo de Balmis como practicante de cirugía
del Hospital Real Militar de Alicante

 

En aquella época los practicantes recibían formación como aprendices de cirugía, tal fue el caso de Edward Jenner, que entre los 14 y los 21 años trabajó junto al cirujano John Ludlow en Sodbury para después trasladarse al Hospital de St. Georges en Londres donde acabó de formarse con el célebre cirujano John Hunter 3. Al practicante, un paso previo al oficio de cirujano, se le enseñaban operaciones de cirugía menor, aplicación de apósitos y vendajes. También se familiarizaban con la técnica inoculatoria.

En la REFV para los cargos de ayudante se eligieron licenciados en Medicina y Cirugía, mientras que para los de practicante se seleccionó a personas con experiencia en inoculaciones y técnica quirúrgica.

Francisco Pastor Balmis, era practicante “mui instruido en la Bacunación por haverla constantemente practicado a mi lado”, según cuenta Balmis hablando de su sobrino, que durante un tiempo vivió con él en Madrid aprendiendo el oficio de cirujano, antes de elegirlo para formar parte de la REFV1. Cuando la expedición se halla en La Habana, Balmis decide “enviar al practicante D. Francisco Pastor con las correspondientes instrucciones, niños y ejemplares, del tratado histórico de la vacuna desde Campeche a Laguna por ser mas corto y seguro el viaje que desde La Havana a Truxillo”, tomando esta decisión por que de “fiar este encargo a otro facultativo que no tenga la instrucción competente, no podrá aventurarse el éxito que tanto interesa”1.

Al dividirse la expedición, Francisco Pastor permanece junto a su tío. Su labor fue muy reconocida, destacando por sus dotes de organizador durante su misión en Guatemala, “Al ayudante Pastor lo envió Balmis a Guatemala desde La Habana siguiendo la vía Campeche. En el discurso de su viaje vacunó a más de 200.000 personas, estableciendo en la Capital de la Capitanía General un reglamento para su conservación parecido en todo al de Caracas”1.

Teniendo pues la categoría de practicante, su preparación le hacía merecedor de llevar a cabo tareas de ayudante. En México, Balmis informa que ya se ha reunido a la expedición el practicante Francisco Pastor, que ha desempeñado “su comisión con todo acierto”, aunque los inconvenientes han sido muchos. Ha caminado “en un mes mas de 400 leguas” y se halla “convaleciente de su enfermedad”1. Más tarde acompaña a Balmis en el trayecto hasta las islas Filipinas, donde juega un papel importante en la dispersión de la vacuna por el archipiélago. Comisionado junto con Pedro Ortega, llegan hasta las islas Visayas, cuyos nativos eran hostiles a las tropas españolas. Poco antes de su llegada una terrible epidemia de viruela había asolado la zona, la actuación de los dos expedicionarios cortó el brote y en agradecimiento los nativos hicieron las paces con sus enemigos españoles4.

El otro practicante, Rafael Lozano Pérez, seleccionado por Balmis ya que “se ha dedicado a esta nueba inoculación y es cirujano aprobado”, acompañó a Salvany en la ruta andina junto a Grajales y Bolaños, participando en la actividad vacunadora con mérito suficiente para que Salvany solicitara al rey que en señal de agradecimiento lo distinguiera con los honores de Cirujano de Cámara1. Un ejemplo de practicante que pasa a ayudante de cirugía hasta conseguir la categoría de cirujano.

Las obligaciones de los enfermeros eran diferentes, su misión consistía en proveer cuidado a los niños. Como expresa el texto del reglamento elaborado por Balmis, “para el buen desempeño de este cargo, conviene recaiga en sujetos de juicio y prudencia que cuiden del buen orden de los niños, que deben guardar así en el mar como en tierra, de su limpieza y aseo que tanto interesa para conservar la salud y de asistirlos con amor y caridad. No deberán separarse de los niños cuando salten a tierra y cuando salgan al campo, para evitar algún extravío, y hacerles guardar la moderación y buen orden que se requiere en una expedición tan respetable”. Debían favorecer la labor de los cirujanos ayudando a resolver las dificultades que se presentasen. Carecían de formación académica aunque la experiencia adquirida durante la expedición los convirtió en valiosos colaboradores.

Basilio Bolaños, a las órdenes de Salvany, llegó con la expedición a Perú y más tarde acompañó a Grajales en el itinerario hasta el Reino de Chile, embarcando desde Lima hasta Valparaíso. Salvany también quiso que se le agradecieran los servicios prestados por lo que solicitó al rey “le distinga con los honores de Conserje del Real Palacio o bien con otra distinción”1. Pedro Ortega llega con Balmis hasta Filipinas y colabora activamente con Francisco Pastor en la propagación de la vacuna. Fallecerá en Manila antes que los expedicionarios Gutiérrez, Francisco Pastor, Ángel Crespo, Antonio Pastor y la Rectora, vuelvan a México tras completar su actividad vacunadora. Balmis hizo el trayecto de vuelta a España por Cantón y Santa Elena en solitario.

Niños durante el viaje
Niños durante el viaje

A su llegada “recomienda encarecidamente que se proteja a los dos hijos huérfanos de su colaborador D. Pedro Ortega”. Ángel Crespo, que iba a formar parte del grupo inicial de expedicionarios, realizó funciones de secretario de la REFV durante el itinerario mejicano, actuando como un enfermero más en todo el trayecto filipino, obteniendo tras su vuelta a México una pensión. El último enfermero, Antonio Pastor, también familiar de Balmis, siguió el mismo destino que Francisco Pastor. Tras completar la expedición junto a Balmis hasta Filipinas, retornaron a México y 3 años después por mediación de su tío pudieron volver ambos a España4. Queda ahora por revisar la figura de la enfermera que trabajó codo con codo en este colectivo sanitario.

 

Artículos relacionados

Consent and compensation: a social compact for smallpox vaccine policy in the event of an attack

30/10/2006

Consent and compensation: a social compact for smallpox vaccine policy in the event of an attack
Ruth R. Faden, Holly A. Taylor, Naomi K. Seiler. Clin Infect Dis 2003; 36: 1547-1551
Palabra clave: Viruela

Los autores analizan desde el punto de vista de la ética la necesidad de solicitar el consentimiento informado en caso de ataque biológico con viruela. La conclusión es que no sólo es permisible sino moralmente obligatorio solicitar el consentimiento para la vacunación. El Estado debe efectuar una labor educativa sobre la vacuna dirigida al público, debe distribuir la vacuna de forma eficiente y en suficiente cantidad, y asegurar atención sanitaria a los que presenten reacciones adversas. Finalmente debe prever ayudas económicas para los que resulten con discapacidades permanentes o ayudas a las familias que sufran una pérdida por muerte a consecuencia de la vacunación.

Artículos relacionados

Vaccinia DNA in blood after smallpox vaccination

6/10/2006

Vaccinia DNA in blood after smallpox vaccination

Klote MM, Engler RJM; Martin BL, Cummings JF, Wortmann GW, Ludwig G. JAMA 2006; 296: 1350-1351

Palabra clave: Viruela

Dr Savona y sus colegas informan sobre la detección de DNA vaccinia en sangre y en otras muestras mediante la técnica de PCR .Posteriormente, se analiza la diferencia metodológica con los resultados de otros dos ensayos.

Artículos relacionados

Cellular immune responses to diluted and undiluted Aventis Pasteur smallpox vaccine

26/09/2006

Cellular immune responses to diluted and undiluted Aventis Pasteur smallpox vaccine

Rock MT, Yoder SM, Talbot TR, Edwards KM, Crowe JE, Jr. J Infect Dis 2006; 194: 435 – 443

Palabra clave: Viruela

Artículo que relata la respuesta de inmunidad celular desarrollada por la vacuna de viruela de Aventis Pasteur, diluida y no diluida. Un total de 91 adultos no vacunados previamente, reciben vacuna diluida o no diluida (1:10 y 1:5 respectivamente). Un mes más tarde se objetivó una respuesta de CD4 y CD8 similar en ambos grupos. La respuesta celular se correlacionó con la reactogenicidad y mostró diferencias en relación a la dilución de la vacuna. Por otra parte, la dilución de la vacuna tampoco afectó a la cantidad de células T-memoria específicas frente al virus vaccinia, ya que la expresión del receptor de la cadena ? de la interleukina 7, específicamente diseñada para distinguir esta respuesta, tampoco mostró diferencias. Por tanto, la vacuna contra la viruela de Aventis Pasteur confiere una potente inmunidad humoral y celular, incluso diluida.

Artículos relacionados

Prediction of residual immunity to smallpox, by means of an intradermal skin test with inactivated vaccinia virus

26/09/2006

Prediction of residual immunity to smallpox, by means of an intradermal skin test with inactivated vaccinia virus

Kim SH, Bang JW, Park KH, Park WB, Kim HB, Kim NJ, et al. J Infect Dis 2006; 194: 377 – 384

Palabra clave: Viruela

Trabajo realizado en Corea, en el que se desarrolla una prueba intradérmica para evaluar la inmunidad residual frente a la vacuna de viruela. Para ello, 83 sujetos reciben este test, realizado a partir de Lancy-Vaxinia inactivada por calor y dos días más tarde son vacunados con Lancy-Vaxinia. La reacción cutánea se considero positiva de inmunidad residual si presentaba una induración mayor o igual a 4 mm, con una sensibilidad y especificidad del 85 y 97%, respectivamente. Estos resultados fueron netamente superiores a la producción de interferón ? –especifico (32% y 63%, respectivamente) y la producción de anticuerpos neutralizantes (79% y 80%).

Artículos relacionados

image_pdfimage_print
1 2 3 7

Subir al menú