Un panel de expertos recomienda a los Estados Unidos que se unan a la COVAX Facility

Un panel de expertos convocados por la National Academy of Sciences instaron a las autoridades de los Estados Unidos a unirse, como obligación moral y como líder del G7 y del G20, al pool internacional de vacunas frente a la COVID-19 y contribuir, de ese modo, con un 10% de las dosis del país para redistribuirlas a los países de baja renta mediante la COVAX Facility, constituida por la OMS, Gavi y CEPI.

La petición se enmarca en un documento dedicado a una distribución equitativa de las vacunas frente a la pandemia. En él, se contempla a los trabajadores sanitarios de alto riesgo por su trabajo y los trabajadores de primera línea como los primeros que deberían recibir la vacuna, seguidos de aquellos de cualquier edad con condiciones médicas subyacentes con alto riesgo de padecer COVID-19 grave y adultos mayores que vivan en lugares donde puedan estar concentrados. El último grupo lo formarían los que vivan en residencias, en casas con muchos convivientes o en prisiones.