Vacuna antigripal y gravedad de COVID-19

CIDRAP se hace eco de un estudio presentado en el European Congress of Clinical Microbiology & Infectious Diseases en el que se ha constatado que las personas que han sido vacunadas frente a la gripe, de dos semanas a seis meses antes de contraer la COVID-19, tenían un menor riesgo de padecer sepsis, accidente cerebrovascular, trombosis venosa profunda e ingresos en cuidados intensivos. 

Los investigadores analizaron 74.754 pacientes de una base internacional de datos que fueron seguidos hasta 120 días después del diagnóstico, divididos entre vacunados y no vacunados frente a la gripe. Subrayan el potencial efecto protector de la vacunación antigripal en los pacientes con COVID-19 frente a quince desenlaces adversos a los días 30, 60, 90 y 120 desde el diagnóstico y que podría beneficiar a aquellas poblaciones que carecieran de acceso fácil a la vacuna frente al SARS-CoV-2.