Vacunación temprana contra el sarampión durante un brote en los Países Bajos: disminución a corto y largo plazo en las respuestas de anticuerpos entre los niños vacunados antes de los 12 meses de edad

8/11/2019

image_pdfimage_print

Brinkman I, de Wit J, Smits G et al. Early measles vaccination during an outbreak in the Netherlands: short-term and long-term decreases in antibody responses among children vaccinated before 12 months of age. Journal Infectious Disease 2019;220;594-602

Estudio observacional prospectivo de cohortes realizado en Holanda a propósito de un brote epidémico de sarampión que tuvo lugar entre mayo 2013 y marzo 2014 con el objetivo de investigar la respuesta inmune humoral a corto y largo plazo al sarampión en relación con el momento de la recepción de la primera dosis de vacuna triple vírica (44 niños de 6 a 8 meses, 31 de 9 a 12 meses y 40 niños de catorce meses).

Para ello, se compararon los anticuerpos neutralizantes y su avidez en varios puntos de corte (14 meses, 14 meses más 6 semanas, 1 año y 4 años). Como datos más importantes destaca que los que recibieron la primera dosis de vacuna triple vírica antes de los doce meses de edad tenían, en el largo plazo, una disminución de los títulos de anticuerpos neutralizantes y de su avidez al compararlos con los niños que recibieron su primera dosis a la edad reglamentaria en Holanda (catorce meses).

Como dato también muy reseñable el 11.1% de los vacunados con la primera dosis por debajo de los nueve meses, los niveles de anticuerpos a los cuatro años cayeron por debajo del punto de corte subrogado de protección clínica. Como los anticuerpos específicos de la mayoría de las madres holandesas proceden de la vacunación, es muy plausible que los anticuerpos transplacentarios no influyen en las respuestas a la inmunización activa de los lactantes a partir de los seis meses de edad. Por tanto, da la impresión que la interferencia procede más de un sistema inmune inmaduro (menor número de células dendítricas y predominio de respuestas Th2).

Concluyen los autores que aunque con la vacunación precoz se obtiene protección temprana se resiente la protección a largo plazo que no se compensa con la segunda dosis de vacuna a los catorce meses. En el largo plazo, la vacunación precoz puede aumentar el número de susceptibles al sarampión.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú